Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alarma en Francia por la muerte de dos menores en peleas de bandas

El Gobierno refuerza la presencia policial después de que dos jóvenes de 14 años fallecieran en reyertas sucedidas con 24 horas de diferencia

Un coche de policía patrulla el lugar donde  el martes se produjo uno de los apuñalamientos. | EFE-EPA/YOAN VALAT

Un coche de policía patrulla el lugar donde el martes se produjo uno de los apuñalamientos. | EFE-EPA/YOAN VALAT

El balance es dramático: dos adolescentes de 14 años asesinados en dos días en reyertas entre bandas rivales. Ambas tragedias comparten el mismo escenario: el departamento de Essonne, al norte de París.

La madrugada del pasado lunes, una adolescente fallecía por la puñalada que recibió en el abdomen tras interponerse en una refriega a las puertas de su instituto. La joven, benjamina de cuatro hermanos, «acababa de ser admitida para integrar una clase de relevos», un sistema de apoyo escolar creado para combatir la deserción y la marginación en las escuelas. Tras el suceso, seis menores, de entre 13 y 16 años, incluido el presunto autor del crimen, fueron detenidos por las autoridades en el marco de una investigación por «asesinato de un menor» y «violencia en reunión».

Solo 24 horas más tarde, otro joven de 14 años murió tras recibir una cuchillada en el tórax en una trifulca que reunió a más de una treintena de adolescentes, miembros de bandas enfrentadas procedentes de las comunas Epinay-sous-Sénart y Quincy-sous-Sénart. En la misma refriega, otro menor de 13 años fue herido de gravedad, víctima de un corte en la garganta.

Tras este nuevo altercado, seis menores fueron detenidos y un séptimo, de 15 años, el presunto responsable de la puñalada mortal, se presentó horas más tarde en comisaría. La refriega habría sido grabada en vídeo, una prueba que ayudará a las autoridades a esclarecer los detalles del suceso.

Problema en pleno ascenso

Si bien los dos casos no estarían, a priori, relacionados, como explicó la fiscalía de Évry, la funesta secuencia ilustraría una problemática en pleno ascenso. Según el ministerio público, los enfrentamientos entre adolescentes, «con rivalidades entre bandas y armas» de por medio, se producirían todas las semanas en el conflictivo departamento. «Este drama se produce en un contexto en el que los incidentes entre jóvenes y las peleas entre bandas han aumentado en número, intensidad y gravedad [...] ningún sector es inmune a este tipo de fenómenos y dramas», comentó Eric Jalon, prefecto de Essonne, a la televisión ‘BFMTV’.

Frente a la escalada de violencia, el prefecto anunció su intención de reunir el próximo lunes «a los alcaldes de los diez municipios más afectados por este fenómeno [de enfrentamientos entre bandas] en el departamento», así como a las empresas de transporte y a los responsables de la Educación Nacional, para dotar a «cada uno de estos sectores de un verdadero dispositivo antireyertas».

A la espera de la puesta en marcha de estos eventuales mecanismos de prevención, el mismo prefecto aseguró que el martes pidió a la gendarmería «que reforzara la vigilancia y el control en la zona de Saint-Chéron, Dourdan y los municipios vecinos para evitar la propagación de este fenómeno a corto plazo».

Por su parte, el ministro del Interior, Gerald Darmanin, informó de su intención de desplegar a «un centenar de policías y gendarmes» y reunir, este mismo fin de semana, a los prefectos de los departamentos de Île-de-France ya que «es efectivamente en [esta región] donde se produce el 90% de las peleas entre jóvenes». La repetición de estas trifulcas, un fenómeno que, a su parecer, «se multiplica [...] debido al mimetismo de las redes sociales y la mensajería cifrada», representa ya un «desafío de seguridad» para Francia.

En la periferia de París

Según las cifras del Ministerio del Interior, 357 reyertas entre bandas fueron contabilizadas en todo el territorio nacional en 2020, y 186 de ellas fueron registradas en los barrios limítrofes de París. El departamento de Essonne contabilizó 99 enfrentamientos, una cifra nada desdeñable que supone un incremento del 80% respecto al año anterior, cuando las autoridades contabilizaron 55 altercados de estas características.

En otras palabras, los enfrentamientos entre bandas rivales «gangrenan Essonne y ponen a los menores en primera línea», resumió el martes la fiscal Caroline Nisand a la luz de los acontecimientos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats