Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UE estudia actuar contra Londres por «violar» el Protocolo de Irlanda

Las autoridades de Bruselas y Dublín censuran el anuncio de Johnson de modificar unilateralmente el acuerdo sobre las fronteras de la isla

Boris Johnson, a la izquierda, durante su visita al puerto de Middlesbrough, ayer.

Boris Johnson, a la izquierda, durante su visita al puerto de Middlesbrough, ayer.

El Protocolo de Irlanda del Norte enfrenta de nuevo a Londres y Bruselas. La UE ha vuelto a acusar al Reino Unido de violar la ley internacional y amenaza con tomar medidas legales después de que el Gobierno de Boris Johnson haya anunciado su intención de modificar unilateralmente el Protocolo aprobado con muchas dificultades para sacar el acuerdo comercial del brexit.

El Parlamento Europeo respondió ayer negándose a fijar una fecha para la votación del acuerdo comercial entre la UE y el Reino Unido, en protesta por los cambios ilegales que pretende hacer el Ejecutivo británico. La ratificación estaba prevista para el 24 de marzo y ahora puede aplazarse hasta la fecha límite, a finales de abril. Si para entonces ese trámite no se ha completado y no se ha aprobado una aplicación provisional del acuerdo, el tratado comercial que entró en vigor el 1 de enero puede suspenderse. En ese caso el Reino Unido y la Unión Europea se encontrarían comerciando con tarifas y cuotas en los términos de la Organización Mundial de Comercio. «Estamos dispuestos a utilizar esa arma», declaró a Reuters el presidente del Comité de Comercio de la Eurocámara, Bernd Lange. «Es el último recurso. Lo que realmente deseamos es una desescalada».

"Estamos dispuestos a utilizar esa arma", declaró el presidente del Comité de Comercio de la Eurocámara, Bernd Lange

decoration

Así, la nueva querella estalló el miércoles cuando en una declaración en la Cámara de los Comunes el ministro para Irlanda del Norte, Brandon Lewis, indicó que el Ejecutivo británico se propone prorrogar hasta octubre el periodo de gracia en los controles fronterizos que debe finalizar el 31 de marzo. Una medida que afecta a las mercancías procedentes de Gran Bretaña con destino a Irlanda del Norte. La UE entiende que esa decisión se debe tomar previa consulta, y conjuntamente, pero Johnson, según su portavoz, considera que una decisión así respeta lo estipulado en el protocolo.

No es la primera vez

«Esta es la segunda vez que el Gobierno del Reino Unido está dispuesto a violar el derecho internacional», denunció el vicepresidente de la CE, Maros Sefcovic. El pasado septiembre Johnson aprobó la ley de mercado interior, que otorgaba a los ministros poderes para suspender unilateralmente los controles aduaneros o determinar la concesión de ayudas a empresas en Irlanda del Norte. La UE llegó a amenazar con emprender acciones legales y finalmente Johnson archivó las modificaciones. Mientras, en la República de Irlanda, las intenciones de los británicos provocan una reacción furiosa. «Este no es el comportamiento apropiado de un país respetable», declaró el viceprimer ministro, Leo Varadkar.

Porque a fin de evitar una frontera física entre las dos Irlandas, en las negociaciones del brexit se acordó que la región británica norirlandesa continuará formando parte del mercado único comunitario. Eso exigió nuevos controles fronterizos en el mar de Irlanda que están implicando una gran carga burocrática. Dificultades a las que se han sumado ahora otro aviso de los paramilitares lealistas. En una carta dirigida a los primeros ministros de Londres y Dublín y al vicepresidente Sefcovic, los lealistas anuncian la retirada temporal de su apoyo al Acuerdo de Viernes Santo en rechazo al Protocolo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats