30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Otro chalé del acantilado de Xàbia se apropia de la senda de una «pesquera»

Los dueños de la vivienda han tapado la vereda tradicional y han construido unas escaleras privadas para tener un acceso privado al mar

Otro chalé del acantilado de Xàbia se apropia de la senda de una «pesquera»

Otro chalé del acantilado de Xàbia se apropia de la senda de una «pesquera»

Los chalés de lujo de los acantilados de Xàbia le sacan partido a las antiguas pesqueres (las sendas de los acantilados). Las abrieron los agricultores que se descolgaban por los cortados para hacer pesca de supervivencia (con el campo no les llegaba para sacar adelante a sus familias). Pero el urbanismo se las ha apropiado. Los dueños de viviendas que se asoman a la espectacular costa del Portitxol, el Cap Negre, Ambolo o la Granadella han convertido las veredas en accesos privados al mar.

Ahora los propietarios de un chalé del Cap Negre han aprovechado que uno de los muros de su empinada parcela se ha venido abajo para anular el tramo de senda que pasaba junto la vivienda. Al tiempo, han construido una escalera de piedra que enlaza directamente con la trocha que llega hasta la base del acantilado. Ya tienen un acceso exclusivo al mar. Eso sí, esta senda tiene tramos muy peliagudos. Hay una escalera de madera que empieza a estar carcomidas.

Esta «usurpación» de una pesquera tradicional se une a la denunciada hace un par de meses en Ambolo por el Institut de Recerca Oceanogràfica de Xàbia (IROX). Los dueños de otro chalé colgado del acantilado construyeron una escalinata privada con barandilla para bajar cómodamente hasta el mar. El ayuntamiento de Xàbia ha abierto un expediente de infracción urbanística. Estas obras invaden el dominio público marítimo-terrestre.

Las pesqueres son uno de los patrimonios más singulares de la Marina Alta. Esa a veces temeraria pesca desde salientes de los acantilados o desde cañizos que los pescadores colocaban para crear una endeble plataforma sólo se practicaba en Xàbia y el Poble Nou de Benitatxell.

La pesquera del Cap Negre que ahora está en un tris de desaparecer (se ha tapado el tramo de senda que bordeaba el chalé ya no hay acceso público) descubre un litoral de excepcional belleza. Abundan las pequeñas cuevas marinas. El Cap Negre cierra por el sur la bahía del Portitxol.

26 «pesqueres» tradicionales en riesgo de desaparecer

Un informe elaborado por los propios técnicos del ayuntamiento advertía de que 26 «pesqueres» (las antiguas sendas de los acantilados) estaban en peligro de desaparecer ya que tocaban suelos urbanos y parcelas privadas. El ayuntamiento aceptó la alegación del IROX (Institut de Recerca Oceanogràfica de Xàbia) de incluir la protección de estas sendas en el nuevo plan general estructural.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats