Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Baleària pagará los daños causados en los coches rescatados por el aire del ferri encallado

Algunos vehículos sufren arañazos en la carrocería y las llantas al sacarlos "volando" del barco

Lo de hacer volar 70 coches entrañaba sus riesgos. Además, fue una operación exprés. En siete horas, la naviera Baleària había sacado de su ferri Pinar del Río, encallado en la bocana del puerto de Dénia, todos los vehículos excepto una caravana y dos motos. Ayer, a las 14.30 horas, la caravana, con la que una pareja de Palma pretendía ir al festival Rototom de Benicàssim (plan que se fue a pique), «surcó» los aires. Fue el último vehículo izado por la enorme grúa.

Durante la tarde del miércoles y la mañana de ayer, los dueños de los coches acudieron a recogerlos. Y más de uno se llevó una desagradable sorpresa. Algunos vehículos salieron con «rasguños» del rescate por los aires. Las sujeciones arañaron la carrocería y las llantas. Son desperfectos de chapa y pintura.

Antonio Fernández López, que regresó en el Pinar del Río con su pareja de unos días de vacaciones en Ibiza, fue uno de los propietarios de coches que se lo encontró con «arañazos». «Los tiene en una de las manivelas, en las puertas y en las llantas. También tiene la rejilla de delante metida para adentro», explicó ayer a este diario.

Este pasajero del ferri encallado (a bordo iban 393) dijo que la naviera le ha asegurado que correrá con los gastos de la reparación. Antonio es de Granada y, cuando regrese a su ciudad, llevará el coche al taller, lo revisará un perito y luego los mecánicos arreglarán las muescas del rescate por los aires. «La empresa nos ha prometido que pagará los desperfectos. No son importantes. Pero tenemos derecho a que nos devuelvan el coche tal y como estaba», indicó.

Antonio iba en cubierta fumando cuando el buque encalló la noche del pasado viernes en la escollera norte de Dénia. Fue junto a su pareja de los últimos en salir del ferri (pasadas las dos de la madrugada). Al saltar a tierra, se lastimó el tobillo y acabó en el hospital de Dénia. En el centro sanitario, los enviaron al hostal Llàcer de la Xara y, a diferencia del resto del pasaje, que hizo noche en la estación marítima, si pudieron él y su pareja dormir en una cama. Al día siguiente, recuperaron las maletas. La compañía les pagó un taxi hasta el aeropuerto de Alicante. Luego les ha proporcionado un coche de alquiler.

Ahora que los vehículos ya están fuera de la bodega de carga del Pinar del Río, comienza el reflotamiento en sí. El barco se ha quitado un peso de encima. Pero este último capítulo es el más intrincado de todos. El ferri está encallado y bien encallado en las afiladas rocas de la escollera norte de Dénia.

El capitán marítimo de Alicante, Cayetano Pérez, avanzó ayer que durante este fin de semana Baleària, la empresa especializada en reflotar buques, Ardentia Marine, y los expertos de Capitanía Marítima terminarán de «esbozar» el plan para rescatar el ferri y remolcarlo a puerto. «Hay que hacer muchos y complejos cálculos y manejar distintas hipótesis. Tenemos todos experiencia, pero no hay nunca dos casos iguales», advirtió.

Con el temporal y la operación de sacar los coches con una grúa, se han perdido dos días. El ferri se reflotará ya la próxima semana. Tiene el patín de estribor muy dañado y compartimentos inundados. Pérez subrayó que hay que afinar mucho en «calcular la estabilidad».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats