Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fenoll cobraba la basura al peso pero la báscula de su planta de Calp no estaba homologada

Una auditora de cuentas designada por el juzgado declara que no se podía verificar si los tickets correspondían a lo que transportaban los camiones

El exdiputado Juan Roselló, a su llegada al juzgado. | PILAR CORTÉS

Los camiones con la basura de Calp llegaban a la planta de transformación que Ángel Fenoll tenía en la localidad pero, aunque el servicio se cobraba al peso, no había ni un sistema de pesaje adecuado a la normativa ni existían tickets de las pesadas. Esta fue una de las afirmaciones que de boca de un auditor de cuentas citado como perito se escucharon este jueves en el juicio que por la trama de las basuras de Calp, una de las piezas del caso Brugal, se está celebrado en la Audiencia de Alicante.

Pero no fue la única que dibujó la falta de control de que adolecía este servicio que, según Anticorrupción, le causó un quebranto al Ayuntamiento de Calp de más de cuatro millones por el trucaje en el peso de los residuos. Por estos hechos se sientan en el banquillo ochos personas, entre ellas el exalcalde de la localidad Francisco Morató, el exdiputado Juan Roselló y su cuñado Francisco Artacho, además del empresario de Orihuela y su hijo.

Otra auditora abundó en la idea de ese descontrol al declarar que los camiones que transportaban los residuos no se pesaban cuanto llegaban a la planta de Colsur, la de Fenoll en Calp, sino en la de Proambiente, que es la que el empresario tiene en la localidad murciana de Abanilla. Sin que tampoco pudiera verificarse si toda la basura que se facturaba al Ayuntamiento procedía de Calp, según precisó a preguntas de los abogados del Consistorio calpino, acusación particular en este proceso.

Otro economista citado por los fiscales que en su momento realizó un informe sobre las certificaciones emitidas por el Ayuntamiento precisó ante el tribunal que no eran todo lo correctas que debían pero que tampoco podía hacer mucho con las herramientas de que disponía: un instrumento estadístico que partía de que cada ciudadano consumía al día 150 litros de agua y generaba un kilo y medio de basura. «Con eso salían muchas toneladas de las que se certificaban, pero no disponían de otro modo de hacerlo», concretó.

«El servicio se prestaba, la diferencia estaba en las toneladas», resumió el auditor a quien no le constaba, dijo, que todos los camiones que llegaban a la planta contuvieran las basuras de Calp.

Las sesiones se reanudan después del puente con el visionado de las cintas de video y la audición de las grabaciones de audio que fueron localizadas en una caja fuerte del domicilio de Fenoll.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats