La isla portuguesa de San Jorge (Azores), en alerta por la intensa actividad sísmica desde el pasado sábado y con riesgo de erupción, tiene todo listo por si hubiera que evacuar a las 5.500 personas del concejo de Velas, la zona más afectada por los temblores.

Así lo explicó este viernes el alcalde de Velas, Luís Silveira, que ofreció una rueda de prensa junto con el presidente de Las Azores, José Manuel Bolieiro, y el presidente del Centro de Información y Vigilancia Sismovolcánica del archipiélago (CIVISA), Rui Marques.

"Están definidos los corredores de las seis freguesías (pueblos) del concejo de Velas hasta los edificios" que recibirían a las personas que tengan que ser evacuadas, afirmó el regidor.

Desde el pasado miércoles, la alerta volcánica en la isla San Jorge alcanzó el nivel V4, que es el inferior al que se declara (V5) cuando se desata la erupción volcánica, informa Efe.

Paisaje de San Jorge, en Azores Tripadvisor

El número de seísmos en lo que va de viernes está muy por encima de lo normal y en las últimas horas la población ha sentido un total de cinco.

Bolieiro explicó en la rueda de prensa que la isla ha sido reforzada con cuatro médicos, cinco enfermeros y un psicólogo, por si hubiera un seísmo de mayor magnitud o una erupción volcánica.

En principio, las 5.500 personas que tuvieran que ser evacuadas de Velas se alojarían en el otro concejo de la isla, Calheta, donde residen alrededor de 3.000 personas.

El Gobierno de Azores ha reforzado por mar y aire los conexiones de San Jorge con la isla de Pico, a 15 kilómetros, y Protección Civil desaconseja los desplazamientos no esenciales para San Jorge para evitar obstáculos adicionales en un eventual socorro a la población.

La isla de San Jorge, con 54 kilómetros de largo y 6,9 kilómetros de ancho, forma parte del Grupo Central del archipiélago luso de Azores ubicado en aguas del Atlántico, a más de 1.600 kilómetros de la costa del Portugal continental.

cgg/icn