Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pepe Blanco en la Lonja

Una de las peores críticas que se le puede hacer a una sociedad es que no sepa valerse de los logros que sus ciudadanos han realizado. Esto es lo mismo que dejar su trabajo en el olvido, aunque se rememore sus nombres en plazas, calles, homenajes... ¿Pero qué significan sus obras en la lectura actual de la cultura o de la ciencia? El olvido es una seña de identidad de Alicante, por lo que siempre estamos empezando de cero, de ahí cierta actitud poco madura o ingenua con respecto a la cultura. El estudio y promoción de nuestros autores es una reclamación que el sector de las artes visuales viene realizando a las instituciones desde hace mucho tiempo, quizá por ello estamos viendo ya algunas exposiciones retrospectivas sobre autores alicantinos. Y algunas se han realizado con muy buen criterio, aunque no hayan tenido una proyección más allá de la ciudad de Alicante. Estos días en la Lonja podemos ver una exposición sobre el arquitecto Pepe Blanco (Alicante, 1938-2003). Un proyecto que fue el más votado por el jurado constituido en la primera convocatoria pública, organizada por la Concejalía de Cultura de Alicante, para la programación de las salas de exposiciones municipales. Un jurado, cuya composición ha sido criticada por las asociaciones de críticos y artistas, por no cumplir con los principios básicos de las buenas prácticas, al estar constituido en su mayoría por técnicos, políticos, teóricos o críticos, pero ningún artista. El propio concejal de Cultura ha tenido que rectificar esto en las bases de las próximas convocatorias. Aún suponiendo que esto sea irrelevante, que no lo es en absoluto, vemos que la elección de esta muestra sobre Pepe Blanco es más el deseo de recuperar a personas, que seguro tienen una demostrada trayectoria profesional, que la apuesta por establecer unos criterios para investigar las obras más significativas. La exposición de la Lonja está basada casi en su totalidad en la obra de dibujo, pintura, y hace una mínima referencia a su obra arquitectónica, apenas una maqueta. Sin duda Pepe Blanco desarrolló una investigación plástica, lo que le venía por la propia disciplina de la arquitectura, pero la obra resultante difícilmente puede competir en el ámbito de las artes plásticas. A veces se pierde la perspectiva de lo que es ser artista, de la implicación que esto significa.

Si, en vida, este autor no promovió una dinámica expositiva como artista, dedicándose profesionalmente a la arquitectura, sin embargo en esta exposición se ha querido dar valor a esta obra plástica. Y sorprendentemente no se nos muestra la relación fundamental que se establece entre el dibujo y la creación de la arquitectura, el trabajo de ilustración y de boceto que muestran la evolución de las ideas del arquitecto.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats