Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Guadalupe Arana López

Salvar la sanidad pública para salvarnos todos

Entrada a las Urgencias del Hospital General de Elche

Entrada a las Urgencias del Hospital General de Elche

El coronavirus ha puesto a prueba, como nunca, a la sanidad pública en nuestro país. Y, a pesar de los continuos recortes por parte de los diferentes poderes que han gobernado, puede decirse, sin género de dudas, que gracias a ella el impacto de la actual pandemia ha sido mucho menor de lo que podría haber llegado a ser.

El colectivo de personas mayores ha sido muy castigado por esta pandemia. Especialmente aquellos internos en residencias de ancianos a los que, de hecho, se les negó la posibilidad de acudir a un centro sanitario, atendiendo a unos deplorables «protocolos de actuación» que, en algunas comunidades autónomas seleccionaban quién merecía o no llegar a un Hospital. Inaceptable.

Lo que ha sucedido debe servir de ejemplo para que no se repita. Se anuncia que la Conselleria de Sanitat está estudiando reducir, casi un 50%, la plantilla de refuerzo que se contrató por el covid-19, lo que podría afectar a casi 4.000 profesionales. Es cierto que, con la vacunación especialmente, se está mejorando mucho la situación, pero también es cierto que se ha demostrado que la Sanidad valenciana necesita refuerzos en medios y en personal superiores a lo que había al inicio de la pandemia. Recientemente se publicaba que el gasto sanitario público por habitante, en nuestra Comunidad está por debajo de la media española, siendo la cuarta comunidad autónoma por la cola en el mismo. La epidemia no está vencida todavía y, además, ahora reaparecen los problemas pendientes y agravados por este año y medio de impacto.

El covid-19 ha impedido atender debidamente otras patologías que han visto agravada su situación. La restricción de visitas presenciales al médico de cabecera, la dilación en atender llamadas, el aumento de listas de espera, etcétera, afectan a todos y, especialmente, a la gente mayor. Hay que recuperar la atención perdida y antes de que sea tarde.

Y, en áreas de salud como la que se encuentra Elx, se debe acabar con las diferencias de trato según se dependa del Hospital General o el del Vinalopó y nosotros apostamos por la gestión pública de la Sanidad. Con la salud no se puede hacer negocio. Hemos apoyado la reversión a la Sanidad Pública del Hospital de Torrevieja para que, tal y como se ha hecho en Alcira, se integre en la red de gestión pública como mejor solución. Por eso no nos gusta lo que se anuncia de crear una empresa pública para absorber al personal de dicha concesión, deben integrarse en el conjunto de la plantilla. Y así debe ser cuando se plantee la reversión del Hospital del Vinalopó para 2025: que pase a la gestión pública. Creemos que así mejorará y se homogenizará la atención en nuestro municipio.

En las actuales circunstancias aún es más incomprensible la tardanza de Conselleria en reforzar la atención sanitaria en nuestro municipio: el segundo centro de salud de Altabix debería estar en obras, su necesidad es evidente. También hay que mejorar los medios en las distintas partidas rurales, cuyo crecimiento en población no se está viendo acompañado con igual crecimiento en dotaciones sociales. Remodelar San Fermín para hacerlo un verdadero centro de salud también es una asignatura pendiente.

Llamamos a la defensa y la potenciación del sector público en la Sanidad que, en esta pandemia, ha vuelto a demostrar su importancia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats