Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

No se diga bien estoy sin añadir hoy por hoy

La asociación vecinal localiza hasta 40 puntos con baches peligrosos en más de 15 urbanizaciones TONY SEVILLA

Crónicas al atardecer:

«Es locura hacer planes para el mañana porque no conocemos el

término de nuestra vida, y afirmaba que ignoramos qué ha de ser de nosotros en el

instante inmediato».

Séneca, el estoico.

Esta idea nos recuerda que los males y desgracias suelen venir de improviso; y que lo que hoy es alegría mañana puede ser pesar, ya que en ocasiones se descubre lo complicado que puede resultar recibir un traspaso heredad o transmisión de entidad jurídica vecinal cuando se habla especialmente de la responsabilidad que adquiere al recibir la dirección de una entidad federativa de asociaciones vecinales que no es otra cosa que una simple ONG: organización no gubernamental e independiente, al margen de cualquier gobierno y no partidaria; lo que no quiere decir que no sea política. Puesto que, como todos conocen, las Asociaciones Vecinales son organizaciones soberanas e independientes que nacen y se desarrollan desde la voluntad, libres y democráticas de los vecinos en los diferentes barrios, pueblos y ciudades.

Así, pues, la reciente reflexión viene a evocar la preocupante situación que en la actualidad atraviesa el Movimiento Vecinal -salvo honrosas excepciones- ya que los integrantes de las distintas entidades vecinales han debido hacer algo mal porque no se ha sabido acercar, involucrar e integrar al importantísimo valor que representa la juventud en el asociacionismo vecinal, reivindicativo y participativo. Puesto que en el presente sistema democrático-liberal establecido en España todavía se encuentra ocupado por asociaciones vecinales compuestas por personas veteranas: mujeres y hombres especialmente maduros y con edades elevadas que se permiten continuar instalados en sus egocéntricas poltronas presidencialistas.

No permitiendo además que personas jóvenes renueven cargos responsables en las asociaciones vecinales para que la savia nueva constituyan, con distintos sistemas organizativos y novedosas, nuevas directrices de progreso en sus respectivos entornos objeto mejorar los barrios que los han visto nacer bajo el espíritu renovador y tecnológico que tanto trabajo y esfuerzo representa a las viejas glorias combativas y reivindicativas que en un lejano pasado caracterizó al histórico asociacionismo vecinal. Pero que desgraciadamente y a tenor del edadismo de personas, el paso del tiempo y el avanzado progreso tecnológico han dejado fuera de juego a la mayoría de viejas asociaciones que atesoran muchas experiencia pero una inadecuada formación administrativa, y unas no menos precaria formación automatizada, tecnológica e informatizada.

Así que el contemporáneo análisis del vecindario y de las asociaciones vecinales llevan aparejado ineludiblemente el transitar por los senderos territoriales para la definición del municipio –tesis ausente hasta el momento- ya que nos avoca a los distintos de la ciudad. Es decir, distritos que hace tiempo deberían estar organizados (aunque nunca es tarde si la intención es buena) a tenor de la enorme cantidad de vecindario que alberga la ciudad: asociaciones vecinales, comunidades de propietarios, plataformas y agrupaciones de electores. Sin embargo, una altra cosa seria si parlàrem de les Juntes Municipals de Partides del Camp d’Elx, que ¡sí! Efectivamente están constituidas y, cómo no, también desarrolladas.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats