Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francisco Esquivel

El jugador número 12

Mbappé posa con la camiseta que anuncia su renovación hasta el 2025. @PSG_INSIDE

Dado que a finales de los sesenta el Telediario abría con Londonderry y con las vicisitudes de Bernadette Devlin puesto que dentro no pasaba nada digno de mención y con mayor motivo si pasaba, me aficioné a las retransmisiones deportivas. Cuando no era Santana, me estremecía viendo parar a Perramón o a Julio Jiménez imponerse en cualquier escalada, que era lo nuestro. Escalar y escalar a ver si así llegábamos a algún sitio.

   Ello me llevó a cruzar la adolescencia de la man0 de firmas seductoras que poblaban las páginas especializadas en todo ese ramillete de competiciones como las de Fragoso del Toro, Antonio Valencia, Fernando Vadillo, Julio César Iglesias que, junto a otras del diario local, te abrían un arsenal de sensaciones. Cerca de cincuenta años atrás publiqué el primer texto que me proporcionó un pellizco similar al que se produce a día de hoy. Nada más dar con los huesos en una redacción vino El butanito al Aula Magna de Derecho, que estaba a reventar. Al igual que ocurriría con el paso de las ediciones al plantarme ante Alberti, Raimon o el temido carácter de Di Stéfano, me dispensó un trato que ni que se hubiera presentado a entrevistarlo Larra redivivo. Eran años en los que el presidente de un club dedicaba su tiempo libre a intentar cortar la cabeza de quien osaba criticarle. Juro que no lo he soñado.

   Justo hace una semana, y entre un torrente de soberbias tesis, me topé con esta información en una de esas cabeceras: «El Madrid planifica el futuro con Mbappé y guardará silencio hasta después de la final. El club cuenta con el sí del jugador. Ofertas sin confirmar, mensajes borrados, bofetones de la madre al Barcelona... todo eso y más no han logrado alterar el pulso». Y he aquí al mismo payo, pero el domingo: «La traición que perseguirá a Mbappé toda su vida». Lo que no entiendo es que el oficio ande en crisis. También hay que tener valor para llamar periodismo a esto.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats