Opinión

El nuevo Mercado Central Municipal, futuro icono de Elche

Es el momento de aúnan esfuerzos y voluntades para definir y finalizarlo como referente futuro de la ciudad con la máxima participación de la ciudadanía, entes y colectivos.

Mercado Central de Elche, en una imagen de archivo

Mercado Central de Elche, en una imagen de archivo / Antonio Amorós

Los placeros debe de ser conscientes que ellos no pueden imponer las directrices del nuevo Mercado, La realidad es que existe un nuevo proyecto en el que ellos son preferentes para elegir ubicaciones y espacios y se le respetan todos los derechos existentes y de futuro.

El parking no es una cuestión esencial, como no lo es en la actual ubicación ni como no lo tienen la mayoría de los grandes supermercados de la ciudad. El centro histórico, así lo determinan todos los informes medioambientales y técnicos, en especial el de ICOMOS, que fue determinante para la rescisión del fiasco anterior, lo desaconsejan como tampoco se puede seguir haciendo sufrir a los comerciantes de la Plaza de las Flores con más obras de este tipo, ya se han perjudicado bastante y muchos cerrados, por unas obras que ya se predecían inviables, como continúan siéndolo. 

Alternativas para mejorar los aparcamientos existen de pago en los actuales del MAHE y de Blas Valero, al que se debe de sumar el de José María Buck tan pronto sea posible. Así como el del centro de Congresos, y las compras en este tipo de mercados no se hacen para ir en el coche y cargar. Para ello está el reparto a domicilio si es necesario.

Lo importante en estos momentos tras tantos años de desastrosos planteamientos inviables es resolver el proceso actual, mejorándolo en todos sus servicios y equipamientos necesarios para el uso principal de mercado, desde estudios de regulación de cargas y descargas que es lo importante, hasta un listado de parkings y plazas disponibles por el entorno, así como modernizar de una vez el mercado, como icono de la ciudad. 

La venta telemática mediante cámaras a distancia y reparto a domicilio, debe ser una prioridad en la calidad de prestación de futuros servicios.

Así como plantearse primero que tengan opción mediante concurso público abierto todos los antiguos placeros y nuevos que deseen incorporarse a este. La selección o criterios de puestos singulares, de carácter tradicional, ecológicos, innovadores y productos locales deberían ser la esencia del nuevo mercado. Incorporando estos la venta gastronómica por los propios placeros, como se realiza en otros mercados de éxito, como Valencia, Barcelona o Madrid y tantos otros,, ya que la configuración de espacios será mucho menor que el antiguo original y demanda existe y habrá más que suficiente. Reservando espacios municipales para las distintas asociaciones gremiales del Camp de Elx, Almazaras de aceites,, granadas, dátiles, melón, quesos, etc, que son referentes gastronómicos locales.

Es el momento de que el nuevo gobierno de verdad sea consecuente con desear que este pragmático proyecto una vez realizado el cambio de usos con su vuelta a los orígenes, pero modernizado cumpla los mejores preceptos y apoyos para integrar la participación de tantos entes, asociaciones y colectivos que han logrado evitar con gran esfuerzo colectivo la privatización del mercado, para explotar un parking de 3 plantas y un supermercado, contra los informes técnicos municipales, que lo venían desaconsejando en repetidas ocasiones y así ha sido corroborado por las distintas instancias, de Cultura, Patrimonio, medio ambiente y tráfico.

Es el momento de aunar esfuerzos y voluntades para definir y finalizar este icono como referente futuro de la ciudad con la máxima participación de la ciudadanía, entes y colectivos.