Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un amor que se diluye entre el Consell y la Diputación

Ximo Puig y Carlos Mazón empiezan a evidenciar sus diferencias seis meses después de comprometerse a remar en la misma dirección

Un amor que se diluye entre el Consell y la Diputación

Un amor que se diluye entre el Consell y la Diputación

Hace menos de seis meses Ximo Puig y Carlos Mazón se abrazaban y se daban un afectuoso apretón de manos que sellaba su predisposición por hablar de políticas conjuntas y acortar distancias, dejando atrás los enfrentamientos del pasado entre el Botànic y el expresidente César Sánchez. Poco queda hoy de esa tregua y de la voluntad por entender la política como un pacto. La mecha que en el anterior mandato se prendía con tanta facilidad ha vuelto a encenderse... con notable estruendo. El idilio político entre el jefe del Consell, Ximo Puig, y el presidente de la Diputación, Carlos Mazón se ha diluído por completo. Ahora sólo hay malos modos y, además, un punto de conveniencia política de ambos a la hora de explicitar y verbalizar que no podían ser tan amigos.

El presidente de la Generalitat defiende el Fondo de Cooperación Municipal para mejorar la financiación local mientras Mazón, a falta de un acuerdo, ha decidido seguir la estela de César Sánchez, tirar por la calle de enmedio y boicotear por cuarto año consecutivo ese plan del Consell. Posiciones inamovibles y, por lo tanto, ningún entendimiento. Poco queda de aquella relación de confianza en la que los dos cuidaban las formas e iban con pies de plomo para no tropezar, pese a que el camino era resbaladizo. Aquellos compromisos han terminado por no cuajar y ahora los dos dirigentes están teatralizando una abrupta e inesperada ruptura que comenzó con las críticas de Mazón al modelo federal defendido por Puig durante el Día de la Constitución justo en el momento en el que el jefe del Consell emergía en la política estatal.

En cualquier relación de pareja, hay momentos para el enamoramiento, la convivencia o la adaptación. En muchas ocasiones, también para el desamor. Y justo en ese momento están los dos presidentes. Donde antes había razones para dialogar, ahora solo hay excusas. ¿Es el preludio de una ruptura total? El tiempo dirá se es una cuestión temporal o se extenderá ya durante el resto del mandato.Al inicio de este ciclo, Ximo Puig se marcó el objetivo de visibilizar su presencia en la provincia y, por su parte, Carlos Mazón quiso meter la cuchara en las negociaciones autonómicas en temas prioritarios que pueden afectar a este territorio.

Pero todo ha vuelto a estallar con el Fondo de Cooperación. El Consell ha manejado los tiempos a su conveniencia sin agilizar la comisión bilateral prometida por Puig en su primera reunión. Y El PP sigue intentando mantener un sistema de control del reparto de los fondos evitando entrar en el modelo de criterios objetivos que marca la Generalitat. En este relato también existe una puesta en escena por las dos partes. Mientras en el PP la estrategia marcada ha sido la de convertir a Ximo Puig en la diana de casi todas sus críticas al ser el barón territorial de los socialistas con más poder institucional y uno de los principales apoyos de Pedro Sánchez, el PSPV ha marcado su terreno sin dar la posibilidad a Mazón de negociar este plan.

Es posible, sin elecciones de por medio, que vuelvan a intentar nuevas alianzas a la vez que buscan fotografías juntos con sus idas y venidas. Pero, al menos por el momento, el horizonte dibuja un nuevo conflicto de largo recorrido por un Fondo de Cooperación que el Consell va a convertir en ley para así forzar a la Diputación de Alicante a sumarse al proyecto como ya hacen en Valencia y Castellón. El equipo de gobierno de la institución provincial defendió ayer que huye de las imposiciones y reiteró la falta de voluntad de Ximo Puig por alcanzar un pacto. Por su parte, el secretario autonómico de Cohesión Territorial, Alfred Boix, mostró su sorpresa por el cambio de actitud de Mazón para pedir lealtad y respeto institucional. Y en el trasfondo del conflicto, 141 municipios se volverán a quedar sin ingresar 13,7 millones, la mitad del fondo que le corresponde a la Diputación. Un desamor que le cuesta muy caro a los alicantinos.

Debut del rector de la UA como consejero de una empresa de la Diputación

El rector de la UA, Manuel Palomar, debutó ayer como consejero de Geonet, empresa pública dependiente de la Diputación dedicada a la cartografía y que a partir de ahora también se centrará en relanzar su actividad con un plan de digitalización. El presidente Carlos Mazón presidió ayer la sesión en la que se constituyó el nuevo Consejo de Administración de Geonet, al que se incorporaron cuatro nuevos consejeros; el rector de la Universidad de Alicante y catedrático en el Departamento de Lenguajes y Sistemas Informáticos, Manuel Palomar Sanz, el arquitecto Pablo Fernando Navarro Pérez, el ingeniero técnico industrial Joaquín Martínez Carpena y el ingeniero civil Carlos Francisco Forner Blasco.

Cruce de acusaciones y cartas sin contestar sobre la polémica comisión bilateral

La Diputación asegura que el documento del Consell llegó ayer mismo mientras en Presidencia dicen que les han enviado varios

En el conflicto abierto entre la Generalitat y la Diputación de Alicante sigue habiendo un cruce de acusaciones por la existencia de dos cartas que el secretario autonómico Alfred Boix defiende que han sido mandadas a la Diputación para agilizar los trámites de la comisión mixta acordada.

Este diario tuvo ayer acceso a las notificaciones que el Consell hace con fecha 5 y 16 de diciembre para pedir a la institución provincial el nombre de los cuatro representantes de la mencionada mesa. Sin embargo, el portavoz del PP Eduardo Dolón aseguró ayer por la mañana que no había recibido ningún tipo de documento y, de hecho, también demostró ayer a este diario mediante los registros que esas notificaciones no habían llegado. Sin embargo, a última hora de ayer el equipo de gobierno de la Diputación sí informó de que la carta acababa de llegar , curiosamente con fecha del 28 de noviembre. Según pudo comprobar este diario, en el mencionado documento Alfred Boix habla de la importancia de garantizar la máxima colaboración en el ejercicio de sus respectivas competencias y por ello pide el nombre de las cuatro personas que asistirán a las reuniones de la comisión.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats