Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alfred Boix y Adrián Ballester analizan la crisis entre el Consell y la Diputación

El Secretario Autonómico de Cohesión Territorial del Consell y el diputado del PP y Portavoz del Equipo de Gobierno de la Diputación opinan sobre el reparto del plan de ayudas a los municipios

Alfred Boix y Adrián Ballester analizan la crisis entre el Cosell y la Diputación.

Alfred Boix y Adrián Ballester analizan la crisis entre el Cosell y la Diputación.

Mantener con vida una relación ya desgastada por las críticas y los reproches es una tarea difícil... pero no imposible. El jefe del Consell, Ximo Puig, y el presidente de la Diputación, Carlos Mazón, han evidenciado sus desencuentros por el federalismo y, sobre todo, por el programa del Consell de ayudas a los municipios, el denominado Fondo de Cooperación. Poco queda de aquellos afectuosos abrazos y del compromiso de remar en la misma dirección. Los últimos conflictos entre los dirigentes evidencian los altibajos de una relación institucional inestable en la que nadie da su brazo a torcer y en la que, de cualquier manera, los grandes perjudicados son los 141 ayuntamientos de la provincia.

El idilio comenzó a quebrarse el Día de la Constitución cuando Mazón recriminó personalmente a Puig que abogara por un Estado Federal, al creer que es una ocurrencia que pone «más barreras» entre los españoles. Fue el preludio de una ruptura que finalmente se consumó cuando el dirigente provincial decidió no aprobar el Fondo de Cooperación Municipal del Consell en sus presupuestos de 2020. La buena relación entre los dos dirigentes pasaba en todo momento por la aplicación de este programa para que la institución provincial se comprometiera a abonar 13,7 millones de euros a los municipios alicantinos con criterios objetivos. Puig y Mazón habían acordado previamente crear una comisión bilateral para tratar los asuntos más espinosos, pero con este foro de reuniones en el aire, el equipo de gobierno provincial echó el primer gran pulso político al Consell al negarse a colaborar, pese al anuncio de Puig de aplicar el fondo por ley.

Este anunció sentó como un jarro de agua fría al presidente autonómico, que lo entendió como un nuevo boicot. Esta misma semana el Consell pedía a la Diputación el nombre de los cuatro representantes que acudirán a las reuniones bilaterales, aunque Mazón insiste en la necesidad de crear la comisión prometida y elogia a Mónica Oltra para poner de uñas a los socialistas. Dos de los principales colaboradores de Puig y Mazón analizan la situación de conflicto que se ha creado con el Fondo de Cooperación y que alimenta sus diferencias.

1 ¿Cuál ha sido el motivo por el que Ximo Puig

Boix: Lo importante son los ciudadanos y los municipios, que son las administraciones más próximas a ellos. Nosotros estamos dispuestos a trabajar con la Diputación de Alicante, como no puede ser de otra manera. Eso sí, desde la lealtad institucional.

Ballester: Creo que no hay una falta de sintonía. El movimiento se demuestra andando y desde el 3 de septiembre que tuvieron su primera reunión aún estamos esperando la creación de la comisión bilateral. Por contra, con la vicepresidenta Mónica Oltra ya se han producido tres reuniones y una planificación clara.

2 ¿Por qué cree que la Diputación no incluye en sus presupuestos el Fondo de Cooperación Municipal para otorgar ayudas bajo unos criterios objetivos a los ayuntamientos de la provincia?

Boix: El presidente de la Diputación, Carlos Mazón, no quiere dejar en evidencia la anterior gestión de su predecesor, Cesar Sánchez. Lo razonable es que los ayuntamientos tengan el Fondo de Cooperación como lo tienen los de Castellón y los de Valencia, de forma que existan unos criterios objetivos para distribuir los recursos del Fondo de Cooperación Municipal de la Generalitat sin discrecionalidad alguna. Quizá es que el Partido Popular ha sido muy dado a distribuir desde las instituciones los recursos no siempre de forma objetiva y quiere seguir haciéndolo así.

Ballester: Si el Fondo de Cooperación no está es porque en nuestra estructura de presupuestos ahora mismo no tiene encaje. Somos la Diputación de la Comunidad Valenciana más maltratada por la Generalitat y que más servicios de la administración autonómica realiza. Sólo con que asumiera la Generalitat las competencias de Salud Mental como hizo con el resto de diputaciones hace años, podríamos entrar en el Fondo de Cooperación.

3 ¿Por qué Presidencia de la Generalitat no agiliza los trámites para crear la comisión bilateral y llegar a posibles acuerdos como sí hizo la vicepresidenta Mónica Oltra?

Boix: La Generalitat siempre está dispuesta a trabajar y a colaborar. Esto no puede ser la excusa para no dar el dinero que los ayuntamientos necesitan. No puede ser que los árboles nos impidan ver el bosque y que los municipios de Alicante se queden sin unos recursos importantísimos para ellos. Lo dije, el Fondo no se negocia, se presupuesta. Por otra parte, estábamos a la espera de que la Diputación de Alicante designara a sus representantes en la comisión bilateral porque, de lo contrario, no podíamos convocarla ni ponerla en marcha.

Ballester: Esa pregunta debería hacérsela al presidente de la Generalitat y a su equipo. Al día siguiente de recibir la petición que quedó registrada el pasado miércoles, tenían los nombres de las personas que iban a estar trabajando en esta comisión.

4 ¿Están las comarcas alicantinas marginadas por ser la Diputación la única de la Comunidad Valenciana que no aplica este plan del Consell con lo que los municipios dejan de recibir por lo tanto 13,7 millones de euros?

Boix: Evidentemente. No es tolerable que, por ejemplo, Oliva tenga el doble de dinero que Pego, o Albaida que Muro, simplemente por la división provincial y por una cuestión de decisión política.

Ballester: Desde luego que no. La Generalitat está hablando de un fondo de cooperación cuando estando a final de año todavía debe el 50% de dicho fondo a los ayuntamientos. Es la única comunidad autónoma con un fondo que pide a las diputaciones dinero. Cuestión que es absurda, porque la Diputación en sí misma es un fondo de cooperación que se reparte entre los municipios.

5 ¿Qué pasará si las Cortes finalmente aprueban una ley para obligar a la aplicación el Fondo de Cooperación?

Boix: Los ciudadanos en las elecciones deciden cómo se componen las Cortes Valencians y si se hace una ley, habrá que acatarla. Esto, con independencia de que la Generalitat está dispuesta a hablar con todos para que esta ley sea la mejor posible.

Ballester: Si las Cortes nos imponen el Fondo de Cooperación sin pactarlo con la Diputación acudiremos al Constitucional. Obligar a las diputaciones a participar en el Fondo podría vulnerar el principio de autonomía financiera de los entes locales y provinciales. Las cosas se hacen negociando y hablando, no mediante imposiciones unilaterales.

6 La defensa de Puig del federalismo el día de la Constitución también generó el malestar de Mazón. ¿Son todos estos enfrentamientos una puesta en escena de ambos partidos para marcar posiciones?

Boix: La apuesta por poner en marcha instrumentos federalizantes es lógica y razonable. Es la única manera que tenemos para luchar de forma eficaz contra las dos tentaciones que acechan hoy a España: el secesionismo y el centralismo. La Constitución tiene ya 40 años y si queremos avanzar hacia la modernidad, habrá que pensar en adecuarla a los nuevos tiempos. No hay otra salida.

Ballester: La defensa del federalismo es absurda. En Europa se habla de la unificación y la creación de unos Estados Unidos Europeos mientras que Ximo Puig quiere trocear la nación española en mininaciones. Estamos en el siglo de la globalización.

7¿Cómo volver a encauzar las relaciones después de la batería de críticas y reproches lanzadas entre los dirigentes de las dos instituciones?

Boix: La Generalitat mantiene unas relaciones normalizadas con todas las instituciones. La confrontación es algo inútil. Estoy convencido de que avanzaremos.

Ballester: Con diálogo todo se puede conseguir. Entendemos que Ximo Puig ha entrado en razón y quiere colaborar ahora que nos ha propuesto una serie de reuniones bilaterales. Tanto el presidente Carlos Mazón como el gobierno de la Diputación, buscamos una colaboración entre las instituciones. Tienen nuestras puertas abiertas si quieren trabajar de forma conjunta.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats