Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

Las Cortes se activan tras casi dos meses al ralentí para negociar el pacto de reconstrucción

Los socios del Botànic rectifican y registran un escrito para retomar el periodo de sesiones e iniciar la comisión que abordará un acuerdo autonómico frente a la crisis

Las Cortes se activan para negociar el pacto de reconstrucción

Apenas 24 horas después de que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, se sentara con los líderes parlamentarios para empezar a explorar un pacto de reconstrucción autonómico frente a la crisis del coronavirus, los socios del Botànic rectificaron la posición que habían mantenido esta misma semana y registraron un escrito para reabrir las Cortes Valencianas, el escenario elegido a través de una comisión para trazar los detalles de ese acuerdo. La izquierda ha tenido cerrada y controlada la poca actividad en el Palau dels Borja desde primeros de marzo. Como se recordará, la misma semana que se decretó el estado de alarma, las Cortes suspendieron la sesión prevista esos días y, tras bloquearse el periodo de sesiones, apenas se ha reunido la Diputación Permanente -el órgano que se puede convocar en periodos de inactividad parlamentaria- para comparecencias de Puig y la obligada convalidación de decretos.

Esta misma semana, la izquierda había decidido, después de casi dos meses, que el parlamento siguiera con bajas revoluciones. De hecho, estaba citada de nuevo la Diputación Permanente para los días 6,7 y 8 de mayo con cinco comparecencias de consellers pero sin plenos ordinarios. Eso significaba que ni había control al gobierno autonómico ni tampoco actividad ordinaria de las comisiones. Algo impensable en un momento de máxima emergencia social. Un botón de muestra: la comisión sobre la catástrofe del pasado septiembre en la Vega Baja, por ejemplo, se ha mantenido paralizada durante este tiempo. El PP amagó con recurrir a los tribunales para rebrir el parlamento. Pero en la decisión de iniciar esta «nueva normalidad» en el hemiciclo del Palau dels Borja ha pesado, sobre todo, el papel capital que en Presidencia de la Generalitat conceden a la negociación del pacto político de reconstrucción con amplio consenso no sólo de los grupos parlamentarios sino, especialmente, de la sociedad civil.

A última hora de la tarde, los tres síndics del Botànic -Manolo Mata, del PSPV; Fran Ferri, de Compromís; y Naiara Davó, de Podemos- registraron un escrito en el que solicitan suspender la Diputación Permanente para retomar el periodo ordinario con fecha 12 de mayo. El presidente Puig ya avanzó que durante la próxima semana deben cuadrar los contactos para poner en marcha la comisión que debe abordar el pacto de reconstrucción, cuya negociación debe agilizarse y contar con un documento de conclusiones en julio. El socialista Mata reafirmó el compromiso del Botànic para «continuar luchando contra la pandemia» y buscar ese «gran acuerdo». Para Ferri, la «la democracia no está en cuarentena» y tras el inicio del plan de desescalada hay que «avanzar en la normalidad de funcionamiento». Naiara Davó, de Podemos, aseveró que el Botànic dará «ejemplo» como a su juicio han hecho hasta ahora «manteniendo un ritmo de trabajo alto, con comparecencias del presidente del Consell y de varios consellers».

Oltra intenta sacar cabeza y eleva el tono político como portavoz del Consell

El Ejecutivo autonómico aprueba en su sesión semanal ayudas por otros 3,3 millones contra la Covid-19

En una sesión del Consell adelantada por la jornada festiva del 1 de mayo, la vicepresidenta Mónica Oltra elevó el perfil político de su habitual comparecencia semanal. A la líder de Compromís se le ha reprochado en esta crisis un tono discreto que ella ha rebatido asegurando que su disposición siempre ha sido solucionar los problemas y tratar de establecer mecanismos para que desde los municipios pudieran combatir la pandemia. Lo cierto, sin embargo, es que desde hace unos días, la vicepresidenta ha vuelto a colocarse en el centro después, en gran medida, de la entrevista que concedió a este periódico en la que proponía repensar el modelo turístico, una afirmación que levantó ampollas entre los empresarios.

Su comparecencia ayer sirvió para evidenciar ese intento de la vicepresidenta de sacar cabeza. Habló de la desescalada, de nuevo defendió a los trabajadores turísticos y rechazó un enfrentamiento con la patronal, ofreció propuestas para ampliar el espacio de los hosteleros, habló de financiación para rebatir a Bonig... Su estado natural. Todo ello en un pleno del Consell en el que se aprobaron acuerdos por 3'3 millones para medidas contra la pandemia, como la adquisición de tabletas informáticas y rúteres para estudiantes, o la compra de material de protección para los institutos de Medicina Legal y sedes judiciales.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats