Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

Crisis del coronavirus: Malestar de cargos de Cs en la provincia por el acercamiento de Toni Cantó a Ximo Puig

La estrategia pone en el foco a sus compañeros en instituciones alicantinas en las que Ciudadanos comparte gobiernos con el PP

El síndic de Ciudadanos, Toni Cantó, durante una sesión parlamentaria en las Cortes Valencianas. información

El acercamiento de Toni Cantó a Ximo Puig en la comisión de reconstrucción autonómica y sus constantes ofrecimientos para formar gobiernos de concentración tanto en el Consell como en las administraciones locales han abierto la espita de la tensión en Ciudadanos. «¿Cómo le podemos ayudar?», le preguntó el propio Cantó de forma gráfica y explícita hace solo unos días al jefe del Consell en una sesión de control parlamentario. Una colaboración en la que también insistió durante la entrevista que concedió el pasado fin de semana a este periódico. Mientras el síndic de la formación naranja pone en valor en las Cortes Valencianas la línea marcada por Inés Arrimadas desde Madrid a través de los pactos en la prórroga del estado de alarma con Pedro Sánchez, en el Ayuntamiento de Alicante y la Diputación siguen adelante con una cierta estabilidad los gobiernos del PP y Ciudadanos. El encaje es realmente complicado si la operación se extiende a medio plazo, admiten desde el partido.

Los movimientos del síndic parlamentario y en breve portavoz autonómico del partido han encendido las alarmas, de hecho, entre cargos alicantinos de la formación. Acentúan las discrepancias entre los partidarios del viaje al centro y los que temen que ese cambio golpee de rebote la gestión en estas dos administraciones, las dos principales en las que Ciudadanos participa en gobiernos en toda la Comunidad Valenciana. Mientras Cantó mantenga la interlocución cada vez más próxima con los socialistas en València, los focos se fijarán sobre el escenario alicantino. Según explicaron fuentes de Ciudadanos, las diferencias en el seno del partido se han agudizado en plena crisis sanitaria y diferentes cargos ya han mostrado su malestar por la estrategia de Cantó al considerar que puede debilitar a una organización que tiene la mayoría de pactos firmados con el PP. Desde el entorno de Cantó ya han lanzado varias veces «globos sonda» sobre estos acuerdos, pinchados casi de inmediato.

El síndic de Ciudadanos ha propuesto en varias ocasiones gobiernos de concentración con el PP, el PSPV y Ciudadanos, pidiendo además a sus compañeros de la Diputación y el Ayuntamiento de Alicante que intenten llegar a acuerdos con los socialistas. El pasado domingo, Cantó aseguraba en este medio que «espero que mis compañeros hagan lo mismo y les inviten -en alusión al partido de Ximo Puig- a pactar por la reconstrucción de Alicante. No se entendería que no intentemos ponernos de acuerdo». Aunque las aguas bajan revueltas, las voces discrepantes se mantienen en privado y guardan las formas en público. Confían en que los movimientos sean puntuales, que la situación se estabilice tras del coronavirus y que ese escenario no tenga réplicas que afecten la estabilidad de los gobiernos en la provincia.

En este sentido, la diputada en el Congreso, Marta Martín, aseguró que todo «lo que ha dicho Toni Cantó lo dice él» haciendo hincapié en que es momento de hablar únicamente de medidas para salir de la crisis. «La política es ayudar a la gente, lo demás no toca», apuntó. También el portavoz de Cs en la Diputación, Javier Gutiérrez, afirmó que nunca se han planteado el «tacticismo político» y apostilló que las relaciones con el PP en las instituciones son fructíferas: «No nos planteamos nada que no esté relacionado con la batalla del covid-19». La vicealcaldesa de Alicante, Mari Carmen Sánchez, añadió que «el deber de todo partido es echar una mano» y en ese punto enmarcó las ofertas a Puig.

El escaparate de la comisión parlamentaria de reconstrucción

El acercamiento que está impulsando Toni Cantó a los socialistas en la Comunidad Valenciana viene de antes, incluso, de los pactos de Inés Arrimadas con Pedro Sánchez para la prórroga del estado de alarma. De hecho, se remontan al movimiento que se produjo hace unos meses en el Ayuntamieto de Torrent cuando desde Ciudadanos llegaron a un acuerdo para apuntalar al alcalde del PSPV en esa localidad, una de las más importantes del cinturón urbano de València. Esa alianz ya generó en su momento un debate interno sobre el rumbo que tomaba la organización en la Comunidad Valenciana. Posteriormente, sin embargo, el gran escaparate de la estrategia de Toni Cantó ha sido la comisión de reconstrucción parlamentaria. En ese órgano, y mientras el PP mantiene una oposición frontal al gobierno, Ciudadanos ha llegado a acuerdos con el Botànic sobre la composición de la mesa o, incluso, sobre el calendario de los trabajos. Todo ese proceso culminó la semana pasada con la intervención de Toni Cantó en las Cortes en la que le preguntó a Puig con toda la intención y carga política: «¿En qué le podemos ayudar».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats