Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El congreso del PP juega su carta más alicantina con una ponencia que reivindica el papel de la provincia

El documento político defiende la estructura provincial con valor de institución histórica

Carlos Mazón junto al senador Pablo Ruz, durante la recogida de avales en la ciudad de Elche. A. i.

El congreso provincial del PP va a jugar la carta de intentar alicantinizar al máximo el relato de una organización que empezará una nueva etapa con el mandato de Carlos Mazón, presidente de la Diputación y a partir del próximo 18 de julio también al mando de la cúpula popular alicantina. El documento estratégico que se debatirá en ese cónclave que se celebrará en dos semanas en el Adda, reivindica el papel de la provincia como estructura histórica de gobierno que, además, en el caso de Alicante tiene más peso con elementos de identidad propios. Los populares centran el congreso que entronizará a Mazón como líder provincial del PP en el mensaje ideológico y aparcan las cuestiones organizativa que, como siempre, son las que generan más ruido.

La ponencia será presentada hoy durante una comparecencia en la que está previsto que participen el senador ilicitano Pablo Ruz junto a la alcaldesa de Almoradí y diputada provincial, María Gómez, que son los coautores del texto. Es un documento extenso, alrededor de 60 páginas que ayer mismo todavía se estaba terminando de perfilar, con una visión histórica de la provincia de Alicante como arranque. La propuesta, que ahora se tiene que trasladar a los más de mil compromisarios para el proceso de enmiendas, defiende el papel provincial como un ente administrativo de descentralización que, además, enmarca en un contexto histórico que data de 1833. Ese relato, por tanto, refuerza el rol de la Diputación, la principal baza institucional que va a tener a partir de ahora la nueva dirección provincial con Carlos Mazón unificando la presidencia de la corporación con la del partido. Pero también, a la vez, supone un mecanismo de autodefensa frente a la política del Consell del Botànic. Una gestión que desde las filas populares consideran invasiva, por ejemplo, con las diputaciones.

El documento que marcará la estrategia del PP de Alicante durante este ciclo electoral, además, entiende que ese espacio que reivindica para las provincias tiene, en el caso alicantino, una importancia todavía mayor. El hilo conductor de la ponencia, en este sentido y conforme a los datos de que dispone este periódico, traza una identidad provincial muy marcada. Cita la riqueza natural, señas propias de los alicantinos, dedica una parte a desgranar las fiestas y todo ello lo encaja, ademas, dentro de una realidad cultural. Un escenario muy alicantino que los ponentes terminan de perfilar con un repaso económico a los puntos fuertes del sistema productivo de la provincia. Toda esa visión histórica y política «alicantiniza» el perfil de un congreso que, desde luego y a pesar de que Carlos Mazón quiere por ahora pasar de puntillas por ese asunto, tiene un recorrido muy evidente de cara a la futura renovación autonómica del PP.

Después de dedicar una parte del texto al humanismo y a una acción política que, según la ponencia, debe poner en el centro de la acción política a las personas, el relato del documento se adentra en otras cuestiones como la importancia del municipalismo, un apartado elaborado por María Gómez, alcaldesa de Almoradí. También se abordan cuestiones sobre el medio ambiente o una especie de resumen con las reivindicaciones de cada comarca en materia de infraestructuras que puedan vertebrar el territorio. Además, esta nueva etapa del PP arranca con un compromiso de «ejemplaridad» una vez que ha quedado atrás la etapa de corrupción que sacudió la última etapa en el Consell, escenario que dan por superado.

Será el único texto a debate en el cónclave alicantino, a diferencia del congreso provincial de Valencia, en el que se han elaborado nada menos que tres ponencias, una de ellas de Organización. El PP de Alicante ha optado por evitar los conflictos que siempre genera el debate interno. Al tratarse de un congreso extraordinario, era una cuestión que se podía aparcar. Y así se evitan puntos de fricción en el decorado del cónclave alicantino. Como mucho, Mazón introducirá alguna enmienda para dar carta de naturaleza a la estructurade trabajo de su nuevo equipo. Pero será una cuestión puntual.

Lealtad a la Comunidad Valenciana con una dura crítica a Puig por la Vega Baja

Los populares intentan defender su posición en su principal granero electoral en la provincia

La parte final de la ponencia está dedicada a la relación de la provincia de Alicante con la Comunidad Valenciana y con España. Los populares alicantinos son leales a la estructura autonómica. Es un partido que defiende claramente el modelo territorial marcado en la Constitución de 1978. Pero, en todo caso, el documento elaborado por el ilicitano Pablo Ruz y por María Gómez, alcaldesa de Almoradí y diputada provincial, lanza una durísima crítica contra la gestión del Consell que encabeza Ximo Puig en la provincia de Alicante. Y, especialmente, en la comarca de la Vega Baja, uno de los principales graneros de votos de los populares en la provincia y en toda la Comunidad.

Desde el PP entienden que la acción política de la Generalitat ha sido insuficiente y cuestionan la política de ayudas que ha desplegado la administración autonómica. No introduce esta parte de la ponencia una cuestión menor. Ni tampoco de trámite. Si en alguna comarca de Alicante, precisamente, ha intentando algo diferente el presidente de la Generalitat ha sido en la Vega Baja. Con su presencia durante los días del temporal y, con posterioridad, a través de la puesta en marcha del proyecto «Vega Renhace». A esa falta de ayudas del Consell que denuncia el PP se opone, precisamente, las críticas de la oposición en la Diputación contra Mazón, al que culpan de no haber enviado ni un euro desde el Palacio Provincial. Debate abierto.

Capítulos para exigir el agua y poner en valor el turismo

Como ya ha venido apuntando este periódico en las última semanas, la intención del nuevo presidente provincial del PP, Carlos Mazón, es organizar las secretarías de área de la ejecutiva a través de espacios importantes dentro de la agenda política provincial. Y en ese punto, por ejemplo, quiere introducir responsables de trabajo específicos sobre agua o turismo. La ponencia, precisamente, dedica dos apartados casi en exclusiva a abordar estas dos cuestiones. Del agua, entre otras cosas, hay una exigencia explícita del Tajo-Segura y del Júcar-Vinalopó. Sobre el turismo, la ponencia destaca el valor de este sector que supone una cuarta parte de la riqueza provincial y la obligación de recuperarlo después de esta crisis.

Guiño lingüístico con destino a las zonas castellano parlantes

La ponencia que tendrán que debatir los más de mil compromisarios que tienen derecho a participar en este congreso provincial del PP hurga, además, en una de las cuestiones que más utilizan los populares para atacar al Consell del Botànic: el valenciano. El texto hace una aproximación histórica a los motivos por los cuales en la provincia hay una serie de zonas castellanoparlantes, entre ellas la Vega Baja y una parte del Vinalopó. El documento reivindica la «libertad lingüística» especialmente en esas comarcas castellanoparlantes. Cabe recordar que el PP ha mantenido una oposición frontal en este asunto contra las políticas de normalización del valenciano desplegadas por el Botànic a través del conseller Vicent Marzà.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats