Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puig respalda a Soler frente a Oltra: "lo deseable" es que el presupuesto esté listo antes del 30 de octubre

El jefe del Consell defiende que la comisión para preparar las cuentas es un instrumento más y que él "no le daría una relevancia extraordinaria"

Ximo Puig y Mónica Oltra.

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha salido hoy en defensa del conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, en relación con la elaboración de los presupuestos autonómicos, un proceso que ha disparado las tensiones entre los socios del Botànic. Mientras la vicepresidenta primera, Mónica Oltra, viene defendiendo que lo importante es consensuar las cuentas y, si es necesario, alargar el periodo parta su aprobación más allá del 30 de octubre, el jefe del Consell ha respaldado la postura de Soler y ha dicho que todo puede ser pero, desde luego, "deseable no es".

El Gobierno valenciano asiste a la fase preparatoria de preparación de los presupuestos con posiciones del todo enfrentadas entre los socios. La líder de Compromís, Mónica Oltra, comenzó a tensar la cuerda la semana pasada al dar plantón a Vicent Soler en una reunión programada, precisamente, para exponer posturas acerca de cómo se deben hacer los números para el próximo año. Fue algo que ocurrió después de que Oltra conociera que el conseller de Hacienda se había citado ese mismo día al vicepresidente segundo, Héctor Illueca. Aparentemente, las relaciones se recondujeron el pasado viernes, cuando el pleno del Consell acordó por unanimidad implementar cambios sustanciales en la fórmula empleada hasta ahora para acordar el reparto de fondos entre las consellerias. Por primera vez, se impulsaría un foro de debate político, una comisión creada «ad hoc» e integrada por representantes del PSPV, Compromís y Unides Podem en el Consell, que deberán establecer las prioridades globales presupuestarias y consensuar hasta el último euro que se destina a cada departamento. Pero esos puentes de diálogo para acercar posturas han saltado hoy por los aires durante una entrevista en Les Notícies del Matí de À Punt en la que la líder de Compromís ha acusado a Hacienda y, por tanto, a su responsable, de intentar arrinconarla el pasado año y, en definitiva, engañarla con el presupuesto.

Ximo Puig, por su parte, ha intentado esta mañana rebajar el enfrentamiento. En declaraciones a la Prensa, ha descartado que haya tensión en el seno del gobierno valenciano y con la vicepresidenta Mónica Oltra por los presupuestos de 2022: "Todos tenemos la suficiente responsabilidad para saber lo que es importante", ha dicho. En determinados círculos socialistas se ha hecho hincapié en que el jefe del Consell quiere centrar su mensaje y su esfuerzo en cuadrar unas cuentas que apuntalen la recuperación económica para aportar estabilidad tras el tsunami de la crisis del coronavirus, mantener viva la reivindicación por la infrafinanciación y dar la importancia que merece a la gestión de los fondos europeos. De hecho, ha solicitado a los suyos evitar cualquier confrontación con los socios de Gobierno.

Puig ha hecho hincapié en que esta comisión es un instrumento más y que él "no le daría una relevancia extraordinaria" porque lo importante es llegar a acuerdos, presentar los presupuestos "en tiempo y forma" como los seis últimos años y que sirvan para lograr "objetivos reales".

Tras reconocer que siempre hay "fricciones" en la elaboración de las cuentas, ha recordado que la Generalitat tiene recursos limitados y debe "jerarquizar bien las prioridades", algo que son "competencias del conseller de Hacienda".

Dicho esto, ha remarcado que la comisión es un debate en el seno del gobierno y "no de los partidos", lo que ve como una metodología para "consolidar una posición lo más común y fuerte posible". "Es un instrumento dentro del gobierno, como cualquier otro, para acordar y deliberar; puede ser interesante", ha insistido. Preguntado por si da por cerradas las discrepancias con Oltra, Puig se ha limitado a afirmar que todos los miembros del Botànic tienen "la suficiente responsabilidad para saber lo que es importante".

También ha puntualizado que él respeta a sus compañeros de gobierno y nunca hace referencia a sus declaraciones, recalcando que "el respeto es fundamental en la vida pública", que el último pleno del viernes se reunió "con absoluta normalidad" y allí él "por supuesto" aceptó la propuesta de la vicepresidenta de crear la comisión.

Con todo, ha confiado en que no habrá "grandes desacuerdos" en la elaboración de las cuentas porque "se trata de respetar el proceso de investidura y el pacto del Botànic, que es una base sólida". Ha recordado que hay "otros compromisos" como los acuerdos 'Alcem-nos' de reconstrucción con sindicatos y patronal y que el presupuesto de 2022 tiene "mayor dificultad" porque incluirá fondos europeos.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats