Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La infrafinanciación obliga a recurrir a 72.000 millones del FLA desde 2012

El pago de estos mecanismos engrosa la losa de la deuda

La infrafinanciación obliga a recurrir a 72.000 millones del FLA desde 2012

Aunque con la propuesta de la reforma de la financiación del Ministerio de Hacienda el avance es evidente, la situación en las arcas de la Comunidad Valenciana no ha cambiado todavía. La propuesta es de momento un borrador para el que todavía falta camino hasta que se convierta en realidad. En el mientras tanto, los parches a partir de los considerados como mecanismos extraordinarios continúan como la principal vía de oxígeno en las cuentas valencianas.

Cuando se hayan ingresado los 9.658 millones de euros del FLA (Fondo Liquidez Autonómica) de 2021 (de los que 650 son del Fondo React UE), la Comunidad Valenciana habrá recibido 72.500 millones en la última década en mecanismos extraordinarios de liquidez otorgados desde el Gobierno central. Son algo más de 7.000 millones de media cada año desde 2012 en ingresos extra. El problema es que cada vez que se abren las puertas para que entren estas inyecciones de dinero del Estado suena la caja y se apuntan futuros gastos a la cuenta de la deuda.

El reparto del Fondo de Liquidez Autonómico de la última década es una radiografía idónea de cómo el sistema de financiación afecta a determinadas comunidades. Entre ellas y de forma más evidente, la valenciana. El FLA y otro tipo de mecanismos extraordinarios como el Fondo Social o el de Facilidad Financiera son líneas de crédito puestas en marcha por el ejecutivo de Mariano Rajoy como forma de dotar de liquidez a las arcas autonómicas en los momentos más delicados tras la crisis de 2008.

Así, en número absolutos, la Comunidad Valenciana es la segunda que más fondos de este tipo ha recibido desde el año 2012, 72.508 millones de euros, solo por detrás de los 105.542 millones recibidos por Cataluña. Sin embargo, si se hace la comparación según población, la ciudadanía valenciana es la que más fondos ha recibido de esta vía por habitante: 14.372 euros por los 13.762 euros por cada catalán.

No es casualidad tampoco que Andalucía sea la tercera autonomía que más fondos ha recibido por esta vía y que la quinta (pese a no ser de las que más peso presupuestario tiene) sea la Región de Murcia, autonomías que coinciden con la valenciana en la reivindicación de un nuevo sistema de financiación al considerar que el actual les maltrata.

De hecho, Andalucía, Murcia, Cataluña y la Comunidad Valenciana, las cuatro comunidades mediterráneas, se llevan tres de cada cuatro euros que han llegado a las cuentas autonómicas a partir de estos mecanismos extraordinarios desde 2012. Su situación se contrapone con la de otras comunidades que se sienten cómodas con el actual sistema como Madrid, Asturias, Castilla y León y Galicia que son las que menos han necesitado de estos fondos. Con las consecuencias que, además, ello conlleva.

Pagar los intereses

El inconveniente del dinero extra que ingresa en las arcas de la Generalitat Valenciana a partir de estos mecanismos del Estado es que no es gratis. A diferencia del que llega en forma del propio sistema de financiación, el FLA es un crédito y como todo crédito, este se ha de devolver y con los intereses correspondientes. Este parche se ha convertido en un problema que ha contribuido a que el servicio de la deuda supere los 7.400 millones de euros y se convirtiera en la segunda mayor conselleria para 2022, solo por detrás de la de Sanidad.

La Comunidad Valenciana tiene, según datos de la Conselleria de Hacienda a 30 de junio, una deuda de 51.747 millones de euros de los que 42.599 millones, el 82 %, corresponden al fondo de financiación de comunidades autónomas. Es por ello que una de los frentes de batalla para la reforma del nuevo sistema de financiación es que este afronte la deuda histórica que corresponde con la generada por la infradotación de recursos por parte del Estado.

De hecho, a finales de septiembre durante el Debate de Política General, los tres partidos del Botànic, PSPV, Compromís y Unides Podem, presentaron una resolución en la que reclamaban al Gobierno no solo a afrontar la «reforma inmediata» del sistema de reparto sino a que se establezca un mecanismo transitorio para la Comunidad Valenciana hasta que se reforme el modelo y se suspenda el pago de los intereses de la deuda generada por el FLA y otros instrumentos similares.

Los fondos extra suben un 78 % en los últimos cinco años

La Comunidad Valenciana ha recibido este 2021 9.658 millones de euros a partir de los mecanismos extraordinarios de liquidez. Esto supone un incremento del 78 % respecto a la cantidad asignada en 2017 cuando gobernaba Mariano Rajoy. Aquel año, el segundo más bajo en la serie en cuanto a fondos recibidos tras el de 2013 (4.053 millones), se recibieron 5.409 millones. Tras este, la cifra comenzó a subir hasta alcanzar el máximo registrado en este 2021 superando los 8.760 millones de 2015.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats