Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Compromís elige nueva síndica con el reto de contener la fractura

Iniciativa mantiene la apuesta por Aitana Mas pero evitará la votación

La diputada Papi Robles y futura síndica de Compromís en las Cortes. | INFORMACIÓN

Salvo sorpresa mayúscula, las diputadas y diputados que conforman el grupo de Compromís en las Cortes elegirán hoy a Papi Robles como sustituta de Fran Ferri al frente de la portavocía. La designación llegará a tiempo (Ferri deja el acta el viernes) y todo parece apuntar que con buenas formas, aunque sin acuerdo previo y después de unos días de mucha tensión acumulada y en los que sobrevuela el fantasma de la fractura. Sea cual sea el resultado de la votación (en el caso de que la haya), la imagen de cohesión que ha presidido el grupo desde la llegada del Botànic al poder queda tocada y la división interna parece difícil de ocultar. El inesperado relevo del síndic de Compromís ha acabado destapando las divergencias en el seno de la coalición, pero también dentro del partido mayoritario (Més Compromís), que clausuró su congreso hace unos meses sin haber logrado un cierre de filas completo.

De hecho, la reunión de hoy viene precedida de 72 horas de incendio después de que trascendiera que finalmente el conseller Vicent Marzà se queda en el Consell y tras una reunión de la ejecutiva de Més Compromís en la que, ayer, sí, se buscó contener la fractura interna tras dos días de pasear sus tripas.

Y es que el fin de semana había sido duro. De un lado, el mensaje interno de la secretaria general de Més, Águeda Micó, acusando a alguien de Compromís de «traición» por «filtrar» la decisión del viernes sobre Papi Robles y, de otro, el comunicado de la corriente de Bloc i País exigiendo dimisiones por no haber sido consultados y en el que se abogaba por el relevo a favor de la diputada Mònica Àlvaro.

Sin embargo, ambas cuestiones quedaron aparcadas en una reunión en la que se ratificó la propuesta de Papi Robles sin votos en contra y en la que, según las fuentes consultadas, se escucharon algunas voces críticas, pero de forma muy contenida, centradas en el daño que la gestión del relevo ha causado al proyecto, fundamentalmente, por el excesivo tiempo en solventarlo. Un proceso que, además, ha dejado tocado al conseller Marzà.

Cabe apuntar que Bloc i País quedó en su momento fuera de la ejecutiva, por lo que ayer no se habló de dimisiones. Con todo, Àgueda Micó hizo un gesto de cara a quienes le reprochan que la decisión de apostar por Papi Robles se haya tomado sin consenso (sin consultar a todas las voces destacadas de Compromís) y mantuvo, según el comunicado remitido, que se trata sólo de una propuesta y que será el grupo quien hoy decida. «Las decisiones en el grupo parlamentario siempre han sido tomadas por consenso y, por lo tanto, mañana (por hoy) también lo será», añadió. El partido subrayó que con Papi Robles se logra equilibrar las fuerzas a nivel territorial, al tiempo que se tiene en cuenta sus votos en primarias.

Sin embargo, a Iniciativa del Poble Valencià, minoritario en la coalición, pero con mucho peso por ser en el que milita la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, no le convencen estos argumentos. De hecho, desde Iniciativa se mantenía ayer que la sustituta natural a Ferri es la adjunta Aitana Mas. Y subrayaron que el relevo no debe afrontarse en términos de cuotas sino buscando la opción más idónea cuando apenas queda año y medio para elecciones. El partido de Oltra era reacio a que Marzà (quién en un futuro podría aspirar a presidenciable por Compromís) saliera del Consell y que Més Compromís decidiera sin consenso previo su sustituto en la conselleria. Cabe apuntar que Marzà, que en un principio aspiraba a dar el salto a las Cortes, no ha explicitado sus intenciones con los pesos pesados de Compromís, algo que ha causado malestar tanto en los veteranos de Més como en Iniciativa.

Así las cosas, Aitana Mas, según las fuentes consultadas, tiene previsto defender ante los suyos su candidatura aunque, también en Iniciativa, tratan de bajar el tono y afirman que no quieren forzar una votación. Además, son conscientes de que la tienen perdida de antemano ya que los diputados de Més son mayoría en el grupo. Tampoco Mònica Àlvaro buscará el enfrentamiento y, pese al comunicado de su corriente, las fuentes consultadas indicaron que su interés es que el grupo esté unido.

Por su parte, ayer el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, aseguró que era una «buena noticia» que Marzà no haya dejado el Gobierno, mientras que el alcalde de València, Joan Ribó, celebró la propuesta de Papi Robles porque «está vinculada a la ciudad».

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats