Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Oltra enmarca en la normalidad los relevos del Consell y se ve "respaldada" para seguir como vicepresidenta

Puig convoca un Consell extraordinario para esta tarde para cesar a Tamarit como secretaria autonómica y allanar el camino para la toma de posesión de los nuevos consellers el lunes. La portavoz del Gobierno valenciano asegura que no se producirán más relevos en las consellerias de Compromís tras la precipitada salida de Marzà

La vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, acude al último pleno del actual Consell. Manuel Bruque/EFE

El presidente de la Generalitat , Ximo Puig, ha convocado al filo del mediodía del viernes una reunión extraordinaria del Consell que se celebrará a última hora de la tarde. En el orden del día figura el cese de alto cargo, un paso necesario para formalizar el relevo en la Conselleria de Educación, Cultura y Deporte. La hasta ahora secretaria autonómica de Cultura y Deporte, Raquel Tamarit, asumirá la cartera que deja Vicent Marzà. Para poder formalizar el trámite, el Gobierno valenciano tiene que cesarla primero como alto cargo para que, de esta manera, Puig pueda nombrarla consellera el próximo lunes. Con esta formalidad se abre la veda formalmente a la remodelación del Ejecutivo valenciano, que está previsto que se consume a lo largo de este fin de semana, cuando se hagan públicos los relevos en la cuota socialista del Botànic.

En la antesala de una remodelación global en el Ejecutivo valenciano, la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, enmarcó este viernes los cambios en un escenario de "normalidad". De normalidad y, también, de "estabilidad" para afrontar la recta final de una legislatura que concluirá, a lo sumo, en un año. La portavoz autonómica siguió a pies juntillas la estrategia trazada por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que, por encima de todo, trata de proyectar unidad en el marco de una crisis de Gobierno que, finalmente, ha tenido un alcance mayor del esperado, puesto que no afectará solo a la cuota socialista del Botánic, como estaba previsto inicialmente, sino también a Compromís. El precipitado abandono del conseller de Educación, anunciado el miércoles, en un momento en el que los valencianistas aseguraban que no harían ningún tipo de cambio en su estructura reveló que, en realidad, Oltra ha permanecido fuera de control sobre un movimiento de semejante calado porque, al menos en este caso, fue Marzà quien le marcó los tiempos a la lideresa de la coalición. Con todo, la también consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, que no atraviesa, precisamente, su mejor momento, al encontrarse al borde de una posible imputación, pretendió mostrar fortaleza y subrayó que se siente respaldada tanto por el Consell como por su partido. Por tanto, y al menos por el momento, subrayó la idea de que se queda donde está, como número dos de la Generalitat.

La portavoz del Ejecutivo, en su comparecencia semanal tras el pleno del Consell, trató de proyectar sintonía con el presidente de la Generalitat y aseguró que Puig, antes de hacer pública su pretensión de dar un nuevo "impulso" al Ejecutivo a través los cambios en las consellerias que manejan los socialistas, se lo comentó. Pero es él quien debe manejar los plazos y Oltra mostró respeto ante esa toma de decisiones que, según recordó, se precipitó tras la salida de Manolo Mata como síndic del grupo parlamentario socialista en las Cortes. "A veces, estos tetris no son fáciles", opinó la vicepresidenta, que negó en rotundo que esta ola de cambios supongan un fin de ciclo del Gobierno del Botànic, tal y como se enfatiza desde las filas de la derecha tal en un intento de desgastar al tripartito. Además, y en lo que atañe a la coalición de la que es coportavoz, aseveró que no se prevén más relevos en el primer escalón de la Generalitat. Por tanto, el ascenso de la hasta ahora secretaria autonómica de Cultura y Deporte, Raquel Tamarit, como consellera de Educación, es, en principio, el único recambio en la cuota de Compromís en el Gobierno valenciano.

"Si pensara que es insuficiente, habría hecho otro movimiento, Suelo hacer lo que creo", destacó OItra. Todo después de que incluso la síndica en las Cortes, Papi Robles, o el conseller de Economía, Rafa Climent, sostuvieran hasta hace unos días no se contemplaban cambios en las consellerias encabezadas por Compromís, algo que no se cumplió tras la inesperada renuncia de Marzà, quien, no obstante, mantendrá su escaño en las Cortes mientras concentra sus esfuerzos en trabajar en clave orgánica. El diputado por Castellón está integrado en la ejecutiva de Més, formación mayoritaria en la coalición Compromís, como coordinador político, siendo mano derecha de la secretaria general, Àgueda Micó. Todo en un momento en el que la izquierda está inmersa en un proceso de debate sobre posibles coaliciones de cara a los próximos ciclos electorales. De hecho, Compromís ya ha dado los primeros pasos con la firma del conocido como Acuerdo del Turia, con el que estrechan lazos con Más País, Chunta Aragonesista, Més por Mallorca y Verdes Equo. Y Marzà, liberado ahora del peso de Educación, podrá emplearse a fondo en este tipo de cuestiones, que marcarán el rumbo de ahora en adelante.

Así las cosas, y según se desprendió de las palabras de Oltra, seguirán al frente de las consellerias Rafa Climent; Mireia Mollà, en Agricultura; y la propia vicepresidenta como responsable de Igualdad y Políticas Inclusivas, además de la nueva incorporación, Tamarit, en Educación. Esa última es una jugada que en términos de táctica política no ha pasado desapercibida.  Cabe recordar que la designación de esta última por la ejecutiva de Compromís para ser sucesora de Marzà se adoptó tras un pulso en el que el todavía conseller de Educación puso sobre la mesa el nombre del actual portavoz de los valencianistas en la Diputación de Alicante, Gerard Fullana, de su máxima confianza, si bien, finalmente se impuso el otro nombre, el de la candidata que mantiene estrechos lazos con el diputado nacional Joan Baldoví, con quien fue concejala en Sueca cuando éste era alcalde. No son pocos los que ven en Baldoví el recambio más sólido en caso de que Oltra caiga en desgracia si se complica su situación judicial. 

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats