Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

EXPERTOS

Cómo conseguir que el amor dure siempre

El escritor Álex Rovira da las claves de una de las energías más poderosas en un nuevo libro: "El ser humano se mueve por amor"

¿El amor puede durar para siempre?

¿El amor puede durar para siempre? SHUTTERSTOCK

  • QUÉ ES EL AMOR
  • LOS ERRORES
  • EL SER HUMANO Y EL AMOR

Inspira canciones, películas, pinturas... es fuente de sentimientos encontrados, causa de felicidad y dolor, de la mayor de las plenitudes y de la más profunda de las tristezas. Inspira la vida. El amor es una de las energías más poderosas del Universo, uno de los motores del mundo y, por ende, del ser humano. El amor lo impregna todo, lo envuelve, lo sacude y lo lleva hasta los extremos para sacar lo que cada persona porta en lo más profundo de su ser. Y sí, puede durar toda la vida.

Por lo menos esto es lo que asegura el escritor y empresario Álex Rovira (Barcelona, 1969) en su último libro, 'Amor'. Un manuscrito cargado de realidades que la mayoría conocemos, pero que muchas veces ignoramos por miedo, por cobardía, por costumbre... El amor es una de las empresas más difíciles y a la vez más placenteras en las que se puede embarcar una persona, pero son decenas los factores que hacen que este estado se dirija hacia un lado o hacia otro.

¿QUÉ ES EL AMOR?

Álex Rovira define el amor.Vídeo: Miriam Cos

"Para saber si uno está enamorado hay que diferenciar la fase incipiente, la que comúnmente se llama enamoramiento", desgrana el experto, que con su nuevo tomo completa una trilogía en la que también ha querido hablar de la alegría y la suerte. "El amor puede durar toda la vida, pero hay que trabajarlo. La fase puramente hormonal, en la que tú conoces a alguien, la idealizas y la fabricas, como mucho dura entre seis meses y un año. Luego viene el principio de realidad. Hay que ir trabajando el amor y los pilares que lo sostienen, que son varios", añade.

Porque la necesidad de sentir, de empaparse de sensaciones cuando se conoce a otra persona, hace que muchos estén en un equívoco en cuanto al amor, provocando malas elecciones y, en definitiva, corazones rotos. "Para que una pareja funcione tiene que haber acoplamiento de caracteres, confort relacional, es decir, que en la cotidianidad estemos bien, en casa estemos bien, en los viajes estemos bien... También se necesita un acoplamiento afectivo sexual, es decir, tiene que haber un encuentro en la piel más allá del diálogo, de la palabra. Un erotismo, una fantasía, una lujuria, un deseo, una ternura. Además, deben existir unos valores compartidos, una visión de proyecto de vida compartido y, finalmente, una sensación de plenitud", concreta el experto.

"El amor es plenitud, es gracia, es euforia, entusiasmo, placer, consciencia, diálogo, debate, sentido existencial. El amor bien conducido es el elemento que da sentido a la vida"

Álex Rovira - Empresario y escritor

Según Rovira, si estos principios fundamentales no se cumplen en una relación esta no durará para siempre, a no ser que, como en muchísimas ocasiones de la vida, la pareja entre en lo que él mismo denominada como "la paz barata". "Esto es lo mismo que caer en la inercia. Se produce cuando seguimos así porque más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer y, además, da mucha pereza cambiarse de piso, cambiarse de tal... hay muchas parejas que se establecen en esto, funcionan como parejas, pero pasan de pareja a amigos y luego ya ni eso. Están ahí como almas en pena que conviven en un mismo espacio". Pero que esto sea algo habitual no quiere decir que no pueda haber parejas que, trabajando y construyendo, acaben sus vidas unidos.

¿QUÉ ERRORES SE COMETEN EN EL AMOR?

Álex Rovira habla de los errores en el amor.Vídeo: Miriam Cos

Más allá de que se cometan errores, la típica afirmación de que el amor es dolor para Rovira es totalmente incierta. "El desamor es dolor, pero el amor es plenitud, es gracia, es euforia, entusiasmo, placer, consciencia, diálogo, debate, sentido existencial. El amor bien conducido es el elemento que da sentido a la vida. Cuando vivimos es porque queremos amar algo o a alguien. Vivimos para amar y para esto hay que actuar creativamente y en concordancia", sentencia.

Rovira, que pese a no ser psicólogo profesional se ha curtido en estudios y lecturas, además de investigar para desarrollar este libro, también habla de los nuevos modelos sociales y culturales a la hora de embarcarse en el mundo del amor. Aparte de que este sentimiento, en esencia, siempre sea el mismo, la propia sociedad ha cambiado las formas en llegar a él, como, por ejemplo, a través de las redes sociales. Pero, ¿es este un amor real?

Redes sociales

"Hay una evolución histórica y cultural en cómo se estructura el vínculo. Por ejemplo, las redes sociales han introducido un patrón de relación distinto. El otro día leí un dato que me sorprendió que decía que, dependiendo del país, hasta una de cada tres parejas se conocen a través de aplicaciones", dice, para añadir que "en las redes sociales se proyecta un imago, una imagen, un yo irreal, y lo que hace que el amor prevalezca es el yo experiencia, no el yo idea. En las redes hay mucho narcisismo, y esto es muestra de una profunda falta de autoestima. Implica egocentrismo y egoísmo. Cuando en una red social te enamoras de la imagen de alguien que solo te muestra la cara visible de la luna, a la hora de entrar de ese yo idea a ese yo experiencia puede haber muchas frustraciones".

¿EL SER HUMANO SE MUEVE POR AMOR?

Álex Rovira desgrana por qué el ser humano se mueve por amor.Vídeo: Miriam Cos

Para Rovira, es importante que, en términos generales, no solo hablando del amor de pareja, este sentimiento sea algo que se enseñe y desmenuce pedagógicamente hablando, ya que muchas personas construyen sus relaciones a partir de otras pasadas que venían desde el dolor. "Hay que amar más y, sobre todo, amar mejor. No solo es una cuestión de intensidad, sino de profundidad".

-¿Era necesario escribir un libro sobre el amor?

-No sé, pero yo me lo he pasado bomba escribiendo este libro. El amor me fascina desde pequeño. Cuando oía a alguien que le decía te quiero a otra persona pensaba: ¿Qué quiere decir? ¿Te quiero para mí? ¿Te quiero cuidar? A partir de ahí llevo muchos años investigando, leyendo y viéndolo en mi trabajo durante los procesos de cambio en empresas. La dimensión de los afectos debe trasladarse en el ámbito de las organizaciones, hay un exceso de deshumanización y lo estamos pagando. Estamos muy mal. No deja de sorprenderme, ya no solo en la pareja, sino que en los sistemas humanos se tenga tan poco en cuenta esta variable, cuando al final cada vez más - los 'millenials' lo dicen claramente-, un salario adicional es estar a gusto con el equipo de trabajo. Salario de sentido existencial. El amor lo impregna todo y hay que reflexionar sobre ello.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats