Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis climática

España, cada vez más expuesta a las tormentas de polvo

El aumento global de las sequías inunda la atmósfera de partículas en suspensión y alimenta los episodios globales de calima

Crisis climática España, cada vez más expuesta a las tormentas de polvo El aumento global de las sequías inunda la atmósfera de partículas en suspensión y alimenta los episodios globales de calima Dos personas observan la Alhambra de Granada desde el Mirador de San Nicolás durante el episodio de calima del pasado mes de marzo, uno de los más intensos registrados en las últimas décadas. Dos personas observan la Alhambra de Granada desde el Mirador de San Nicolás durante el episodio de calima del pasado mes de marzo.

La crisis climática no entiende de fronteras. Es más, en ciertos aspectos, el avance de esta crisis recuerda al efecto mariposa, uno de los principios más conocidos de la teoría del caos. De la misma manera que (según teoriza este principio) el aleteo de una mariposa podría desatar un tornado en la otra punta del globo, la alteración del clima de una región del planeta puede tener un impacto a miles de kilómetros de distancia. "Si aumentan las sequías en África, es de esperar que en España tendremos cada vez más intrusiones de polvo", explica Sara Basart, investigadora principal del Barcelona Dust Regional Center, uno de los tres centros de todo el mundo dedicados al seguimiento de las corrientes de polvo. 

Hace casi una década que la Organización Meteorológica Mundial (WMO) desplegó una pequeña red para, por un lado, intentar rastrear diariamente este fenómeno y, por el otro, estudiar su posible evolución en un futuro marcado por la crisis climática. Barcelona, junto a Pekín y Barbados, es una de las tres ciudades de todo el mundo encargadas de esta tarea. "El polvo es un fenómeno que no entiende de fronteras. Y aunque muchas veces no se ve a simple vista, su intrusión afecta a la calidad del aire y puede tener efectos perjudiciales para la salud", explica Basart en una entrevista con El Periódico de Catalunya. 

"Si aumentan las sequías en África, es de esperar que en España tendremos cada vez más intrusiones de polvo"

Sara Basart - Científica

decoration

Desde el centro de pronóstico de polvo de Barcelona, impulsado en colaboración con la Agencia Estatal de Meteorología de España (AEMET) y el Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS), un equipo de científicos trabaja en estudiar las tormentas de polvo y arena del norte de África, Oriente Medio y Europa. "La mayoría de intrusiones de polvo que llegan a España se originan en el Sáhara, principal emisor de polvo de todo el planeta. Pero también hemos observado que el aumento de las sequías severas en algunas zonas del mundo están causando tormentas de polvo más intensas", comenta la investigadora. 

Desde el centro de pronóstico de polvo de Barcelona, impulsado en colaboración con la Agencia Estatal de Meteorología de España (AEMET) y el Barcelona Supercomputing Center-Centro Nacional de Supercomputación (BSC-CNS), un equipo de científicos trabaja en estudiar las tormentas de polvo y arena del norte de África, Oriente Medio y Europa. "La mayoría de intrusiones de polvo que llegan a España se originan en el Sáhara, principal emisor de polvo de todo el planeta. Pero también hemos observado que el aumento de las sequías severas en algunas zonas del mundo están causando tormentas de polvo más intensas", comenta la investigadora.

El avance global de las sequías también está disparando este fenómeno en otras regiones del mundo. En Irak, por ejemplo, se ha observado un importante incremento de las tormentas de polvo asociado con la sequía de algunas partes del río Eufrates y otras zonas que antaño eran más húmedas. En España, asimismo, también se han observado episodios de tormentas de polvo desencadenados por la aridez del suelo en algunas regiones. "En Murcia, por ejemplo, hay zonas inundadas que al secarse pueden empezar a emitir polvo", destaca Basart. 

Un joven hace deporte en la playa de Aguadulce, Roquetas de Mar (Almería). EFE

Crisis global

Complicado decir si el avance de la crisis climática ha provocado que las tormentas de polvo vayan a más. Sobre todo porque, según explica Basart, no hay información clara sobre cómo circulaba el polvo atmosférico siglos atrás. "Todavía no sabemos con total certeza si las tormentas de polvo están aumentando, pero sí sabemos que las proyecciones globales indican que las sequías globales irán a más. El aumento de las zonas áridas podría aumentar el impacto de las tormentas de polvo en todo el mundo", comenta Basart. 

Los pronósticos elaborados desde el centro de control de Barcelona muestran que España vive intrusiones de polvo durante todo el año. En Canarias, la entrada de polvo es constante. En el resto de la Península, los episodios más intensos se concentran en épocas como la primavera y el verano. De hecho, la llegada de las olas de calor, en su mayoría caracterizadas por la intrusión de una masa de aire cálido sahariana, suelen venir acompañadas de enormes cantidades de polvo en suspensión. "Este fenómeno puede tener graves implicaciones para la salud. Sobre todo para las personas con enfermedades cardiorrespiratorias y alergias", comenta Basart. 

"No podemos controlar los patrones de viento, pero sí podemos mejorar la gestión del suelo para mitigar las condiciones de aridez del terreno"

decoration

"No podemos controlar los patrones de viento, pero sí podemos mejorar la gestión del suelo para mitigar las condiciones de aridez del terreno. Esto pasa, por ejemplo, por evitar el abandono de zonas agrícolas y hacer una mejor gestión del agua", comenta la científica, quien también recuerda que (tormentas de polvo a parte) el avance de la crisis climática también está impulsando migraciones y conflictos sociales en todo el mundo. "La moraleja es siempre la misma. El cambio climático es un fenómeno global, así que ningún país por su cuenta puede solucionarlo. Necesitamos acuerdos internacionales y el compromiso de todos los países para hacer frente a esta crisis", reivindica Basart.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats