Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tráfico de drogas

Las rutas de la heroína de Afganistán a Pontevedra

La mayor parte de esta droga llega en coches desde Holanda o Alemania

Registro de una casa de Ribadumia en una operación de heroína. INAKI ABELLA DIEGUEZ

En el submundo del narcotráfico, Arousa (Pontevedra) es conocida por ser el cobijo de numerosas organizaciones dedicadas al tráfico de cocaína y hachís. Pero también hay bandas que se dedican al comercio de heroína, como ha quedado demostrado con la tercera fase de la operación desarrollada este martes por la Policía Nacional de Pontevedra, y que ha supuesto la detención de entre tres y cuatro personas.

Los expertos alertan de que en países como Turquía, Irán o Afganistán nunca se produjo tanta heroína como en la actualidad, y esa sobreproducción tiene consecuencias directas en las calles del mundo occidental. Las fuerzas policiales lo saben, pues de año en año levantan más actas por posesión de heroína en la calle; los servicios de salud también, pues tratan a un número de personas cada vez mayor adictas a esta sustancia.

Y, sin embargo, no existe percepción social de que haya exceso de heroína en el mercado. Eso podría deberse a que el consumo es ahora diferente: se administra menos mediante pinchazos, y se toma más fumada. Eso hace que los estragos físicos que padecen los consumidores sean menos evidentes. Pero eso no significa que no existan.

Los servicios sanitarios llevan tiempo alertando de que los derivados del opio ya no provocan los escandalosos destrozos sociales de los años 80 del siglo pasado, pero que sin embargo siguen causando una pandemia silenciosa de nuevas adicciones, dado que la heroína ya no es patrimonio exclusivo de personas muy enfermas, casi ajenas a la sociedad.

Heroína interceptada en 2016 en Pontevedra en un Porsche procedente de Países Bajos. / FDV

Las autoridades judiciales también se hacen eco de esta preocupante realidad. La primavera pasada, la Fiscalía Antidroga de la Audiencia Nacional alertaba de que los grupos asentados en Galicia habían convertido a esta comunidad en “centro logístico” de la heroína, conclusión que ha refrendado la Fiscalía General del Estado en su última memoria.

Desde Países Bajos

La heroína que se produce en Asia central entra en Europa en camiones que conducen a menudo chóferes búlgaros. Las mafias de este país son las que controlan la distribución de la droga, que en una gran parte termina en Países Bajos o Alemania. Desde estos países, grupos albaneses, kosovares, turcos o turco-holandeses organizan los cargamentos que recogerán bandas más pequeñas, entre ellas las asentadas en Galicia.

El transporte desde Europa central se hace generalmente en coches con caletas, que son compartimentos ocultos específicamente preparados para este tipo de viajes. Una vez en Galicia, el estupefaciente se reparte por toda la península.

Esto no significa que no existan otras vías de entrada, por ahora minoritarias, como Portugal o incluso directamente desde Turquía y Afganistán.

Se estima que el precio en el mercado negro de esta sustancia ronda los 25.000 euros por kilo, unos 10.000 menos que la cocaína.

Es una droga que también deja ganancias sustanciosas, puesto que se corta más que la cocaína, de modo que de un kilo se pueden obtener más dosis (“micras”), que en la calle pueden costar unos 10 euros. Eso sí, los alijos suelen ser de pocas decenas de kilos, y todavía no se han visto los cargamentos de cientos o incluso miles de kilogramos de la cocaína o el hachís.

Los detenidos el martes pasan hoy a disposición judicial en Cambados

El comisario provincial de Pontevedra, Juan José Díaz Jiménez, confirmó ayer que la operación contra el tráfico de heroína que se está llevando a cabo en estos momentos en O Salnés es la “tercera fase” de un operativo que lleva ya “casi un año” en marcha. Además, indicó que probablemente “vaya a haber otras fases en el futuro”. Díaz Jiménez hizo estas declaraciones durante una visita oficial que cursó al Ayuntamiento de Pontevedra, tras su nombramiento oficial. El comisario indicó que no puede dar más datos de un dispositivo que “aún está en marcha” y se “está ejecutando”, sobre el que además pesa el secreto de sumario decretado por el juzgado de Cambados. En todo caso sí confirmó algunos datos que ya trascendieron como el hecho de que en esta tercera fase hay tres detenidos, hasta sumar un total de 12 a lo largo de todo el año en el que se vinieron ejecutando las dos anteriores fases del operativo que desarrolla la Udyco de la Policía Nacional. Fuentes oficiales habían cifrado los arrestos en cuatro a última hora de la tarde del martes, lo que podría indicar que una de estas personas ya ha sido puesta en libertad en sede policial.

“Los tres detenidos se suman a un total de 12 a lo largo de todo el año en el que se vinieron ejecutando las dos anteriores fases del operativo que desarrolla la Udyco”, manifestó el máximo responsable de la Policía Nacional. Está previsto que estos tres detenidos pasen a disposición judicial esta mañana en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Cambados, que es el que coordinó las actuaciones. Los registros de esta tercera fase se realizaron entre las siete de la mañana y el mediodía del martes, en seis municipios de la provincia: Ribadumia, Meis, Meaño, Sanxenxo, Barro y Ponteareas. En cuanto a la sustancia con la que supuestamente traficaban los implicados en esta operación, la heroína, el comisario provincial sí informó que los datos que maneja la Policía Nacional señalan que “en toda España y parte de Europa se está produciendo un pequeño repunte de la heroína” y que se está “introduciendo esta sustancia”.


Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats