Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribunales

La pandemia obliga a suspender el primer juicio de prisión permanente en la provincia

La sala donde se iba a juzgar a la acusada de matar a un niño en Elda no garantizaba las distancias de seguridad entre los miembros del jurado y ha tenido que remodelarse

La acusada es trasladada al juzgado de Elda para una comparecencia.

La acusada es trasladada al juzgado de Elda para una comparecencia. Áxel Álvarez

La crisis sanitaria por la pandemia del coronavirus ha obligado a la Audiencia de Alicante aplazar el juicio por el primer caso de prisión permanente revisable en la provincia: la acusada de estrangular a un niño autista de ocho años en Elda y que tenía en régimen de acogida su pareja sentimental. El motivo del aplazamiento es que la sala donde se celebrará la vista oral no guardaba las condiciones para garantizar las distancias mínimas de seguridad entre los miembros del tribunal popular que deberá pronunciarse sobre la culpabilidad de la acusada. La Audiencia dictó un escrito a la Dirección General de la Conselleria de Justicia para que pusiera los medios para asegurar la protección de la salud de todos los jurados. Aunque la sala ya se ha adaptado, el juicio ya se había suspendido durante estos meses de parón y contaba con nueva fecha para el mes de octubre.

La vista oral estaba señalada entre el 8 y el 15 de junio, y se ha pospuesto para octubre, entre los días 19 y 23. La magistrada Virtudes López, que presidirá el tribunal del jurado, había reclamado más espacio para garantizar la distancia mínima de seguridad entre los nueve miembros del jurado más los dos suplentes, de acuerdo con las instrucciones para juicios con tribunal popular marcadas por el Consejo General del Poder Judicial. Estas medidas se debían adoptar no sólo cuando estuvieran en la sala siguiendo el juicio, sino también para las deliberaciones y las necesidades de comida y alojamiento.

Las fuentes de la Audiencia consultadas por este diario señalaron que durante estos meses se ha acondicionado la sala actual donde se celebran este tipo de juicios para poder reubicar a los miembros del jurado.

Los hechos que se deberán juzgar ocurrieron el 30 de agosto de 2017 en el domicilio de Elda donde convivían la acusada, que padece una discapacidad auditiva, y su pareja sentimental. El menor se encontraba compartiendo unos días en la vivienda con su padre de acogida, en virtud del régimen de visitas acordado por la Generalitat. La Fiscalía sostiene que a causa de los celos que sentía la acusada hacia el pequeño, lo estranguló con una camiseta y después simuló que ella y el pequeño habían sido atacados por unos desconocidos, que habrían intentado violarla a ella.

Se trata del primer caso en el que se pide la pena de prisión permanente revisable en la provincia de Alicante desde la aprobación de esta polémica medida en 2015. El Ministerio Público ha optado por la pena máxima dada la vulnerabilidad de la víctima.

No es el único juicio con jurado popular que ha tenido que retrasarse desde el inicio de la pandemia. En mayo tenía que haberse juzgado otro crimen: la muerte a golpes de un hombre de 82 años del que estaba acusado un peluquero del barrio de San Blas de Alicante. El móvil del homicidio habría sido una deuda de 4.000 euros que la víctima había prestado al acusado. La Audiencia Provincial de Alicante ha tenido que aplazar otros dos juicios por crímenes de violencia de género por la falta de instalaciones para el jurado.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats