Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una red de narcos rapta a dos de sus miembros al creer que robaron un alijo que tenía la Policía

La droga fue incautada en Teulada y condujo a la detención en la Marina Alta y en la Costa del Sol de 18 personas de una organización de tráfico internacional de estupefacientes

Traslado de uno de los detenidos.

Traslado de uno de los detenidos. Información

La Guardia Civil y la Policía Nacional han detenido a 18 personas al desmantelar una peligrosa organización criminal de tráfico internacional de hachís con dos ramas asentadas en la Marina Alta y en la Costa del Sol. La rama malagueña presuntamente llegó a secuestrar a dos de sus miembros, pertenecientes a la rama alicantina, al creer que se habían apropiado de 400 kilos de hachís, droga que en realidad había sido intervenida por la Policía Local de Benissa en una furgoneta y estaba bajo una investigación de la Guardia Civil.

Uno de los secuestrados estuvo retenido más de veinte días y exigieron un rescate de más de 300.000 euros por su liberación. En uno de los registros realizados a los detenidos en la provincia de Málaga se intervinieron unos 220.000 euros en efectivo, dinero que la Guardia Civil sospecha que podría estar relacionado con el pago del rescate del hombre secuestrado.

Según informó ayer la Guardia Civil y la Policía en un comunicado, la investigación se inició en la provincia de Alicante a mediados del pasado mes de abril, en pleno estado de alarma. Los investigadores tuvieron conocimiento de la posible existencia en la provincia de una red dedicada al tráfico de drogas y las primeras pesquisas, llevadas a cabo por el Equipo Roca de la Guardia Civil de Calp, se centraron en la Marina Alta y Baja, donde residirían algunos de los investigados iniciales. Después descubrieron que estaban relacionados con personas asentadas en la Costa del Sol, Marruecos y Francia.

Las investigaciones han desvelado que la organización contaba con una rama asentada en la Costa del Sol, en concreto en Estepona y Benahavís, donde residían los principales cabecillas. Esta rama se encargaba de la adquisición directa de la droga en Marruecos y estaba compuesta por individuos altamente peligrosos y también estaba siendo investigada por el Greco Costa del Sol de la Policía Nacional.

Esta rama de la organización disponía de armas semiautomáticas que fueron incautadas en los registros y los cabecillas tenían numerosos contactos con sicarios y con todo tipo de delincuentes.

Almacenamiento

En la provincia de Alicante se encontraba asentada la otra rama, concretamente en Gata de Gorgos, Teulada, Moraira y Calp. Sus miembros se encargaban del almacenamiento del hachís que recibían de la rama malagueña y de su posterior transporte hasta Francia.

Los investigadores descubrieron que la organización desmantelada había realizado contactos para comprar lanchas rápidas valoradas en más de 200.000 euros para su uso en el transporte de droga.

La red se dedicaba al transporte internacional de droga pero también traficaba al menudeo con hachís y otras drogas. De hecho, se desmantelaron tres puntos de venta de droga en Gata de Gorgos, Teulada y Calp. En el municipio calpino el punto de venta era una peluquería.

Durante la investigación los agentes pudieron comprobar la tensión existente entre ambas ramas. Los cabecillas, asentados en Málaga, sospecharon que la rama alicantina les podía haber hecho un «vuelco» de droga -el supuesto robo de los 400 kilos de hachís-, por lo que no dudaron en secuestrar a uno de los miembros asentados en la comarca de la Marina cuando se desplazó a la Costa del Sol y le tuvieron retenido más de veinte días con el fin de garantizarse el pago de la droga supuestamente desaparecida durante uno de los transportes. Además exigieron el pago de un rescate de más de 300.000 euros.

El secuestrado finalmente fue puesto en libertad después de que algunos miembros de la rama malagueña se desplazaran hasta Calp en pleno estado de alarma y se llevaran retenido a otro segundo miembro del grupo para que éste les facilitase pruebas fehacientes del lugar en el que efectivamente se encontraba la droga, que no era otro sitio que las dependencias de la Guardia Civil. Esta persona fue liberada dos días después en la zona de Almería.

12 en prisión

A principios de junio se detuvo a los 18 implicados y 12 ingresaron en prisión. Varios detenidos fueron asistidos por los abogados Francisco Miguel Galiana, Alicia Grau y Roberto Sánchez. Se realizaron 8 registros simultáneos en la provincia de Alicante y dos en la de Málaga, un operativo en que el que participaron más de 80 agentes, entre los investigadores (Roca Calp, Edoa Alicante y Greco Costa del Sol) y agentes de apoyo.

Además de incautar más de 400 kilos de hachís, se intervinieron diversas armas de fuego semiautomáticas con munición, más de 220.000 euros en efectivo y 6 vehículos de alta gama.

La investigación ha sido llevada bajo la supervisión del juzgado de Instrucción número 1 de Dénia.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats