Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nueve años al acusado de atracar e intentar violar a una joven en la puerta de su casa

La sala considera probado que el procesado abordó a la víctima con un cuchillo y que la besó y le hizo tocamientos tras quitarle la cartera

El acusado a su llegada al juicio. | ALEX DOMÍNGUEZ

El acusado a su llegada al juicio. | ALEX DOMÍNGUEZ

La Audiencia de Alicante ha condenado a penas que suman nueve años de cárcel a un hombre acusado de haber atracado e intentado violar a una joven de 27 años en la puerta de su casa en Alicante, según la sentencia a la que ha tenido acceso este diario. Los hechos ocurrieron a la una de la madrugada del pasado 6 de septiembre de 2020 cuando la joven entraba en el portal de su casa en las proximidades del castillo de San Fernando de Alicante.

El fallo considera probado que el acusado puso un cuchillo en el vientre de la víctima para atemorizarla, ante lo que ella le entregó inmediatamente la cartera con 100 euros y la tarjeta de crédito. El procesado se la guardó en el bolsillo y le contestó «a mi me da igual el dinero, nos lo vamos a pasar bien esta noche», mientras seguía esgrimiendo el cuchillo. El procesado la arrinconó contra un vehículo y se quitó su mascarilla y la de la víctima para darle un beso en la boca, mientras le hacía tocamientos libidinosos. La víctima aprovechó que ambos cayeron al suelo para gritar pidiendo ayuda, ante lo que el acusado se dio a la fuga.

El procesado, junto a otro amigo, intentó hacer compras con la tarjeta robada, que no pudo consumar al desconocer el pin. Solo pudieron hacer una compra de 20 euros en una tienda de alimentación, motivo por el que la Audiencia le ha condenado a penas de multa por un delito leve de estafa.

La sala ha dado credibilidad al testimonio de la víctima, en el que no se han encontrado fisuras, ni contradicciones y en el que ha pesado el hecho de que la Policía consiguió identificar al acusado como la persona que estuvo intentando hacer compras en distintas tiendas de 24 horas de la ciudad. Durante el juicio, el acusado negó todos los hechos. Un testimonio exculpatorio al que los jueces no han dado credibilidad alguna en la sentencia y ven probados buena parte de los hechos que la Fiscalía relataba en su escrito de acusación y que pedía doce años.

La sala señala que el acusado usó un cuchillo para tratar de intimidar a la víctima, motivo por el que ven probada la existencia de delitos de agresión sexual y robo con violencia. La sala señala que no ha podido aplicar una pena más alta porque considera que inferir de los hechos era el acceso carnal resulta contrario al principio de presunción de inocencia. Por este motivo, le impone cinco años y seis meses de cárcel por el hecho de haber besado y realizado tocamientos a la víctima a punta de navaja.

El tribunal ha valorado la «gran peligrosidad criminal» del acusado por la gravedad de los hechos y la abultada hoja de antecedentes que constaba en su historial. La sentencia recuerda que el acusado estuvo en prisión por otros hechos delictivos entre febrero y julio de 2020 y cometió estos hechos pocos meses de su puesta en libertad. Unas circunstancias por los que el tribunal ha descartado imponer la extensión mínima de las penas.

El fallo le impone una orden de alejamiento por el que no podrá ni acercarse ni comunicarse con la víctima durante siete años. Asimismo, una vez cumplida la pena, también estará un total de seis años en régimen de libertad vigilada. El fallo impone una indemnización de 6.000 euros para la víctima en concepto de daño morales, que los jueces han visto suficientemente acreditados.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats