Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Callosa de Segura

Una treintena de familias viven con el peligro de que se hunda su calle

La vía en la que viven tiene grietas y socavones y amenaza con venirse abajo

Para ver este vídeo suscríbete a Información o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Con angustia y desesperados. Así vive una treintena de familias de un humilde barrio de la ladera de la Sierra de Callosa de Segura. Cada vez que salen o entran a sus casas temen que su calle se venga literalmente abajo. Las grietas inundan esa vía, San Bruno, desde hace meses, sin que hasta el momento se le haya puesto una solución. «Cuando pasamos se escucha a hueco, como si debajo no hubiera nada y es que está vacío, no hay tierra, y tememos que cualquier día se venga abajo la calle», lamenta María Fulleda, vecina del barrio. Varias casas en ruina amenazan también con venirse abajo, como la calle. Llevan ocho años quejándose en el Ayuntamiento sobre el mal estado del muro en el que se apoya la calle.

El deterioro de la zona se está acelerando y es más que evidente, tanto que las lluvias de hace unos días han provocado un socavón en la calzada que ha hecho ceder un muro que en estos momentos está en el aire. Solo unas vallas impiden acercarse al socavón, pero los vecinos tienen que pasar a solo unos centímetros para poder entrar en sus viviendas. La peligrosidad estriba en que en esta zona las viviendas se estructuran en terrazas, y si la calle San Bruno cede, existe el peligro que afecte con piedras y tierra a la dos calles de abajo. «Parece que no importamos, en las casas salen grietas, se cae la escayola, es desesperante», lamenta esta vecina. Los vecinos reclaman al Ayuntamiento una solución definitiva para su calle, a quienes reprochan olvidarse del problema ya que aseguran que en septiembre el equipo de gobierno se comprometió a realizar un proyecto global de la zona. «Si caen las casas de arriba y la calle, será un efecto dominó», teme.

Escritos

Los vecinos ya no saben qué hacer para evitar que cualquier día pueda ocurrir una tragedia. A pesar de haber registrado escritos en el ayuntamiento y de asistir al pleno ordinario de febrero de 2020 insistiendo en una situación del deterioro más que evidente la respuesta, dicen, no ha ido más allá del «es complicado y estamos trabajando en una solución, que es lo que siempre nos dicen». La callé está cediendo, el muro está en el aire y hay una casa con peligro de caer al vacío y poder arrastrar a las demás. Los vecinos piden una solución de urgencia en apuntalar de manera correcta y segura la calle.

La edil de Urbanismo, Rocío Cuadrado asegura que es «una prioridad» darle una solución a esos vecinos que se ha retrasado por la DANA y el estado de alarma. La edil anunció a este diario que el Ayuntamiento va a actuar de emergencia planteando el derribo de las dos viviendas declaradas en ruina desde hace algunos años y que impiden acceder hasta el muro de soporte de la calle que se encuentra dañado. «Vamos a plantear encauzar el agua que baja de la sierra para que no siga provocando más desperfectos ni en la calle ni en las viviendas y vamos a estudiar como consolidar el muro en esa zona», explicó.

Será una solución momentánea porque la calle necesita de una actuación integral que el Consistorio le ha solicitado a la Generalitat hace un mes. «Esperamos que sean consciente de la gravedad del problema y nos ayuden porque no podemos esperar más», dijo la edil. El Ayuntamiento ha reclamado a la Conselleria de Vivienda una solución habitacional para esos vecinos, que tendrían que ser desalojados para actuar de manera integral. «Se lo pedimos en septiembre al conseller Dalmau y siguen sin responder».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats