Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desbloquean las obras de mejora de CV-820 entre San Vicente y Agost

El Consell reactiva los trabajos de construcción de dos rotondas para evitar giros peligrosos en la zona de El Moralet, paralizados desde julio

Los trabajos en la CV-820 entre Agost y San Vicente ya se han reanudado y marcha a buen ritmo.

Los trabajos en la CV-820 entre Agost y San Vicente ya se han reanudado y marcha a buen ritmo. J.A.RICO

Las obras para mejorar la seguridad en la carretera entre San Vicente y Agost y evitar giros peligrosos se reactivan. Tras cuatro meses paralizados los trabajos por un problema con la sustitución de unas conducciones de agua, la Generalitat hace varias semanas que ha reanudado las labores en la CV-820, donde se van a instalar dos rotondas en la zona de El Moralet.

Las obras arrancaron entre mayo y junio, pero a las pocas semanas se detuvieron debido a la necesidad de que la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio se coordinara con el Ayuntamiento de Alicante para la reposición de las tuberías de la red de agua potable que se iban a ver afectadas por las obras.

Tras solucionar este fleco, las máquinas han regresado a la zona y la previsión es que las labores estén terminadas en el plazo de cuatro o cinco meses, según explicaron a este medio fuentes de la Conselleria. El proyecto de «Mejora de la seguridad vial en la carretera CV-820», afecta al tramo entre los puntos kilométricos 1,810 y 2,950, de El Moralet, en el término municipal de Alicante, y tiene por objeto la mejora de la seguridad vial en toda esta zona mediante la ralentización del tráfico (que verá limitada su velocidad a 60 km/h) y la ordenación de los accesos, eliminando por completo los giros a izquierdas, y evitando de ese modo los accidentes frontales y frontolaterales, según explicaron desde la Conselleria. Un vial de gran importancia al ser la conexión de Agost con el área metropolitana de la capital.

Las labores se detuvieron nada más iniciarse por un problema con la sustitución de unas conducciones de agua

decoration

La obra, con un presupuesto adjudicado de 873.637,02 euros, contempla la construcción de dos glorietas a modo de puerta de entrada en cada extremo de la travesía que, además de reordenar los accesos a las urbanizaciones próximas (Camí de l’Ermita por el este y Moralet por el Oeste), moderarán la velocidad de circulación de los vehículos. La actuación mantiene el ancho de la plataforma actual, pero se inserta una mediana central de 60 cm de ancho, en el tramo que une las dos glorietas, a costa de la reducción del ancho de los arcenes.

Se prevé también la ejecución de dos paradas de autobús con marquesina así como el ajardinamiento y alumbrado de las glorietas. Además, se introducen a lo largo del tramo, como elementos de control de la velocidad, ligeras ampliaciones de la mediana a modo de chicanes, con reducción de los arcenes. Las chicanes se han dispuesto a distancias regulares de modo que se mantenga una velocidad uniforme en todo el tramo objeto de la actuación. Finalmente, con la actuación se renovará la capa superficial de firme para mejorar la rugosidad y textura, y la seguridad de la circulación.

Esta es la segunda intervención de importancia de la Generalitat en esta carretera desde 2017. Entonces se eliminó una peligrosa cuneta entre San Vicente y Novelda, mediante la sustitución de 20 kilómetros de cunetas en V excavadas en tierra o roca por otras de seguridad revestidas de hormigón, con una suave pendiente.; una actuación que fue muy celebrada sobre todo por los ciclistas, ya que estas acequias suponían un grave peligro para su integridad, aunque aún queda algunos tramos por suprimir.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats