La Torre o Castillo de Aigües es un Bien de Interés Cultural que se encuentra en la cima de un cerro al Sureste del pueblo. Durante el siglo XV se debió construir como monumento defensivo, según los resultados obtenidos en la intervención realitzada en el interior de la misma en el año 2000. Dicha intervención demostró la existencia de un sótano en la parte inferior de torre, una especie de almacén de forma rectangular con una bóveda ligeramente apuntada realizada en yeso. En la esquina sudoeste había una pequeña estructura moderna que rompía parte de dicha bóveda y una fosa séptica probablemente de la Guerra Civil.

La torre es una construcción de planta rectangular, realizada toda ella en mampostería y que, en su origen, debió tener dos alturas, como se observa en un grabado de la Geografía de Cavanilles (1795). No obstante, con el paso del tiempo el Castillo de Aigües quedó reducido a la torre del homenaje actual, pasando a pertenecer a la familia nobiliaria de Alfonso Martínez de Vera.

En la actualidad recibe visitas de vecinos y ciudadanos de los pueblos limítrofes. También es utilizada para llevar a cabo las embajadas moras y cristianas en las fiestas del pueblo a finales de agosto. Para facilitar la recuperación de la Torre, el ayuntamiento ha solicitado una subvención a la Consellería de Cultura, con el fin de conseguir que dicho monumento pueda ser visitable, dotándole de un uso social fundamental para el municipio de Aigües.