Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tres detenidos por supuestos malos tratos a jóvenes con autismo en un centro de El Campello

La Guardia Civil arresta al director, al coordinador y a otro empleado de las viviendas tuteladas de la asociación Educatea tras las denuncias de una familia y conselleria - Tres personas más están siendo investigadas

El centro de viviendas tuteladas Educatea de El Campello Héctor Fuentes

Operación con al menos seis implicados por supuestos malos tratos a jóvenes con autismo en un complejo de viviendas tuteladas de la Generalitat. La Guardia Civil detuvo el pasado miércoles al menos a tres personas en una intervención por presuntas vejaciones y agresiones a residentes en un centro de El Campello, según informaron este jueves fuentes del Instituto Armado.

El operativo se llevó a cabo el miércoles en un complejo de siete plazas ubicado en una casa de campo que gestiona la asociación Educatea, emplazado en la zona norte de El Campello, que está subvencionado por la Conselleria de Igualdad y Políticas Inclusivas, y que cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de El Campello, según consta en su página web. El centro se encuentra en la zona de La Porxà, junto a la carretera N-332 a la altura del acceso a la Coveta Fumà.

Según indicaron fuentes de la Benemérita, fueron apresados el director del centro Educatea, el coordinador de empleados y otro trabajador. Además, hay otros tres investigados, por lo que la cifra de arrestados podría ser mayor, ya que las pesquisas se mantienen abiertas. Al cierre de esta edición se desconocía si los apresados han quedado ya en libertad o aún no habían pasado a disposición judicial.

Este caso se inició antes del verano, cuando al parecer algún trabajador y familiares reclamaron una inspección de la Generalitat por unas supuestas agresiones físicas y verbales, así como vejaciones, que presuntamente sufrían algunas de las personas con autismo que residen en este centro campellero. La inspección detectó maltratos a residentes, por lo que se puso en conocimiento de la Fiscalía, que ya había abierto una investigación por otra denuncia de una familia. Todo esto ha desembocado este miércoles en las tres detenciones, según explicaron fuentes cercanas al caso. Este medio trató sin éxito de contactar ayer con Educatea.

Desde la Conselleria explicaron a este medio que están colaborando en todo con la Guardia Civil y los tribunales, facilitando toda la información e informes con los que cuentan . Y agregaron que mantienen «contacto estrecho» con familiares por si necesitan alguna actuación o una alternativa habitacional. De cualquier forma el centro por ahora sigue abierto, aunque la Generalitat está pendiente por si se produce un cierre para garantizar alternativas a los residentes.

Trastornos

La asociación Educatea «pretende dar respuesta a las necesidades de un grupo creciente de adolescentes y adultos jóvenes con trastornos del espectro autista (TEA) que presentan comorbilidad psiquiátrica y problemas de conducta grave», según refleja su página web. Y en sus viviendas tuteladas por la Generalitat Valenciana en El Campello «ofrece a nuestros residentes un contexto lo más parecido a un entorno familiar que les permite, mediante la convivencia terapéutica, avanzar de forma positiva para conseguir sus objetivos personales». Desde agosto de 2018 el centro está concertado con la Generalitat.

Este complejo de siete plazas está ubicado en una parcela de 2.700 metros cuadrados en la que existe una vivienda principal de 240 metros que dispone de 5 dormitorios, 2 salones comedor, cocina, 3 cuartos de baño, y una zona de talleres. En el exterior hay un porche y terraza. Dispone de una parcela con espacio para realizar actividades de paseo, uso de bici, y pequeño huerto, así como una amplia piscina vallada.

Oltra: «El refuerzo en la inspección permite detectar estos casos»

La consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, explicó ayer que «una inspección de oficio» de su departamento detectó «una serie de presuntos maltratos a residentes, y lo puso en conocimiento de la Fiscalía, que ya estaba trabajando también porque le había llegado por otras vías la posible situación de malos tratos», colaborando la Generalitat en todo con la Fiscalía. Oltra destacó que el aumento en el personal de inspección, que ha pasado de siete personas en 2015 a 34 ahora, «permite detectar estos casos». Y agregó que se ofreció a las familias cambiar de centro, prefiriendo continuar en las viviendas de El Campello con el personal que allí sigue trabajando allí.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats