Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cs, PP y Vox tachan las cuentas de San Vicente para 2022 de continuistas y sin inversiones

PSOE y EU presentan su propuesta de presupuestos de 45 millones de euros que respaldan Podemos y Compromís - Los partidos de derecha creen que no asumen los retos del municipio

Los representantes de PSOE y EU, en la presentación de las cuentas el miércoles pasado. | INFORMACIÓN

San Vicente del Raspeig celebrará el próximo lunes 17 de enero un pleno extraordinario para la aprobación de sus presupuestos de 2022 que ascienden a 45,1 millones de euros, casi tres millones más de los que disponía el año pasado. Unas cuentas que van a ser aprobadas por segundo año consecutivo una vez iniciado el año. Los grupos de la oposición conocían este lunes la propuesta del equipo de gobierno bipartito PSOE-EU durante la comisión de Hacienda previa a la sesión plenaria. Son muy distintas las visiones en los siete grupos que componen el ayuntamiento sanvicentero. Mientras los partidos de izquierdas, Podemos y Compromís, que han mantenido reuniones con el equipo de gobierno y que con toda probabilidad van a volver a apoyarlos con sus votos, ven con buenos ojos estas cuentas, de las que destacan su talante social; para el bloque de partidos de derecha, Ciudadanos, Podemos y Vox, son continuistas y no vienen a solucionar los problemas de los sanvicenteros.

Para el portavoz del PP, Óscar Lillo, las cuentas son «más de lo mismo», con una falta total de proyección de lo que San Vicente quiere, sin inversiones porque se centran en un pabellón paralizado y en las viviendas sociales donde este año apenas ha habido movimientos». Para Lillo el problema está en la ejecución de las cuentas y se remite a los años anteriores. El edil advierte que el incremento de ingresos y gastos se debe a las aportaciones de otras administraciones y al contrato-programa que implica la contratación del personal destinado a servicios sociales y que puntualiza «ahora hay que ver cómo dotan esas 18 plazas con personal».

Desde Ciudadanos, la concejal Mariela Torregrosa considera que se trata de «unos presupuestos conformistas, poco ambiciosos, sin medidas contundentes de apoyo a los sectores más afectados por la pandemia e irreales en cuanto a las inversiones que se proponen, teniendo en cuenta que todavía están pendientes de iniciarse la mayoría de los proyectos que se aprobaron con los remanentes del año anterior». Ha lamentado que «un año más, el equipo de gobierno no ha intentado sacar adelante estos presupuestos con una amplia mayoría, buscando el consenso, tal y como sí hemos visto que se está haciendo en otros ayuntamientos o en la Diputación».

Por su parte, para el portavoz de Vox, Adrián García, se trata de unos presupuestos «continuistas en líneas generales, que no sirven para afrontar los grandes retos que San Vicente tiene planteados cara al futuro como la seguridad, habitabilidad, movilidad, o limpieza, y por supuesto la falta de personal. Quedan de nuevo postergados por un gobierno que lo fía todo a la inauguración del nuevo pabellón como su única impronta de estos últimos años».

Navarro y Leyda destacan su talante «progresista y social»

Podemos y Compromís ven más cosas positivas que negativas en las cuentas municipales. Aunque también advierten de que esta semana van a seguir pidiendo al equipo de gobierno mejoras y compromisos firmes como seguir aumentando el parque de viviendas sociales o la que ya es una eterna petición de Compromís en cada presupuesto con un bono joven y bono oro para el transporte, entre su lista de exigencias. El portavoz de Podemos, David Navarro, destaca que San Vicente lleva siete año sin subidas de impuestos; y señala que «son progresistas y sociales» y que aumentan un 33% el apoyo en servicios sociales. Ramon Leyda, de Compromís, considera que son unas cuentas «justas y equilibradas que atienden las prioridades de San Vicente.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats