Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alcoy

Sanidad obliga a implantar válvulas contra la legionela en los vestuarios del polideportivo

El Ayuntamiento, siguiendo las instrucciones de la Conselleria, ha adaptado 74 duchas y 42 lavabos en el Francisco Laporta dentro del protocolo preventivo

Las válvulas y nuevas tuberías instaladas en las duchas de uno de los vestuarios del polideportivo Francisco Laporta.

Las válvulas y nuevas tuberías instaladas en las duchas de uno de los vestuarios del polideportivo Francisco Laporta. juani ruz

El Ayuntamiento de Alcoy ha instalado válvulas contra la legionela en los vestuarios del polideportivo Francisco Laporta. Ha sido a instancias de la Conselleria de Sanidad, dentro del protocolo preventivo de la bacteria que se aplica en la ciudad. La medida, que se complementa con inspecciones periódicas, afecta a 74 duchas y 42 lavabos.

Pese a que el protocolo preventivo de la legionela en Alcoy se ha flexibilizado tras cinco años sin brotes de legionela, la ciudad todavía está sometida a una vigilancia especial que implica la adopción de una serie de medidas destinadas a reducir los riesgos de proliferación de la bacteria.

La última iniciativa en este sentido ha sido la instalación de válvulas mezcladoras en los vestuarios del polideportivo Francisco Laporta, el mayor de la ciudad, para cumplir con las exigencias de la Conselleria de Sanidad. La medida, que ha requerido de una inversión de 36.747 euros por parte del Ayuntamiento, afecta a 74 duchas y 42 lavabos, y se suma a la actuación del mismo tipo llevada a cabo meses atrás en los vestuarios de los campos de fútbol del propio polideportivo.

Con estas válvulas, según la información facilitada, se consigue que no haya tramos de tuberías superiores a cinco metros de longitud, como marca la normativa, de manera que se pueda asegurar una circulación de agua adecuada y una temperatura mínima superior a los 50 grados, lo que evita el desarrollo de la bacteria.

El concejal de Deportes, Miguel Juan Reig, señalaba que efectivamente esta actuación «es una exigencia de la Conselleria de Sanidad que hemos cumplido no solo para cumplir con la normativa y por el riesgo de que pudiese procederse en un momento dado a la clausura de los vestuarios, sino sobre todo para garantizar la salud de la gran cantidad de personas que acuden al Francisco Laporta para practicar deporte».

La instalación de estas válvulas se complementa con las inspecciones periódicas que personal de la Conselleria realiza para controlar que no aparece la bacteria.

Cabe recordar que fue en 1999 cuando la ciudad registró el primero de una serie de 19 brotes que acabarían cobrándose más de 300 afectados, en lo que supuso una crisis sanitaria de primer nivel. Las diferentes medidas preventivas llevadas a cabo durante este período permitieron ir controlando la situación, hasta el punto que desde 2014 no se ha vuelto a registrar ningún episodio epidemiológico, más allá de algún caso aislado.

Esta circunstancia ha permitido flexibilizar el protocolo preventivo de la legionela, lo que ha traído como consecuencia la reapertura de las fuentes y surtidores, que permanecían clausuradas. Ello no es óbice, sin embargo, para que se siga sometiendo a la ciudad a una vigilancia especial, y que se apliquen medidas como la de los vestuarios.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats