El invierno se despide este fin de semana de la provincia de Alicante con días fríos, lluviosos e, incluso, con nieve como la que cayó ayer en las comarcas de la montaña provocando un desplome térmico de diez grados, lejos de los 30 grados que se alcanzaron en la ciudad de Alicante a finales de enero, según el balance hecho público por la Agencia Estatal de Meteorología. La jornada de ayer fue lluviosa y con nevadas, recogiéndose de media más de 50 litros por metro cuadrado en la Marina Alta, con Xábia como la localidad con más lluvia. En la Vega Baja, sin embargo, no llovió mucho y en Alicante, aunque llovió durante todo el día, lo hizo de forma suave, salvo en momentos puntuales, con registros de 20 litros/m². Desde el Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, Jorge Olcina explicó que «no se trata de una gota fría sino de un embolsamiento de aire gélido que nos trae frío hasta el domingo». 

La nieve vuelve al interior de la provincia de Alicante JUANI RUZ

El interior de la provincia de Alicante registró una intensa nevada. La bajada de la cota a los 600 metros, según el Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, tiñó de blanco las comarcas de l’Alcoià y El Comtat, y el Alto Vinalopó a horas del inicio de la primavera. Las predicciones meteorológicas apuntaban en un primer momento a que los copos se dejarían ver únicamente en las cumbres más altas, pero desde el mediodía también nevó con fuerza en poblaciones como Banyeres, Benifallim, Tollos, Agres, Alfafara, Beneixma y Alcoy.

Así nieva en Alcoy y Beneixama a dos días de comenzar la primavera INFORMACIÓN

 En el caso de Banyeres, la nieve cuajó, el Ayuntamiento tuvo que suspender las clases de la tarde y recomendó o a los vecinos que circularan con precaución. En Alcoy, desde el consistorio se activó el dispositivo de emergencias poco antes de que los copos empezaran a caer con cierta intensidad en el casco urbano. En urbanizaciones como El Baradello, Barxell y Montesol la nieve también cuajó. «No es normal que nieve en marzo pero este año está siendo todo muy raro», subrayó el climatólogo Jorge Olcina. 

En Torrevieja no llovió mucho, pero se produjo un tromba marina. Está lloviendo muy bien, de forma constante pero no torrencial, lo que viene muy bien para el campo con la recuperación de los acuíferos. Los chubascos fueron intensos por la mañana en una zona muy focalizada del litoral del Baix Vinalopó, entre Elche y Santa Pola, donde se superaron los 50 l/m2 en la zona de Valverde. También estos fueron generalizados en la zona de Xábia, con registros superiores a los 50 litros. 

17

Lluvia y ambiente frío en Alicante para recibir el puente de San José PILAR CORTÉS

Por otro lado, la primavera astronómica, que comienza este sábado a las 10.37 horas será probablemente más cálida y seca de lo normal, después de un invierno que, pese a la histórica «Filomena», ha tenido un carácter cálido, húmedo y, que sobre todo ha estado marcado por los contrastes, según ha informado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET). Todo tras un puente de San José pasado por agua. La portavoz de la AEMET, Beatriz Hervella, precisó en la rueda de prensa estacional que será «probablemente» más cálida de lo normal en el conjunto de España pero hay una mayor certeza de que esto será así en el este de la Península y en Baleares. En cuanto a las precipitaciones, ha añadido que previsiblemente será más seca de lo habitual en el noroeste peninsular aunque para el resto del país no hay una señal «clara».

Además, estima que entre abril y junio se produzca el escenario más probable es que en la Península y Baleares la temperatura media del trimestre quede «al menos 0,5º» por encima de lo normal, aunque en algunas zonas esta anomalía será superior.

Otra de las características propias del invierno 2020-2021 ha sido «los extremos» registrados a lo largo de la estación, pues en enero se produjeron dos olas de frío, de las que la segunda, posterior a la histórica nevada provocada por la borrasca «Filomena» se prolongó durante ocho días y dejó valores de menos de -25º y varios récord de frío. «Fue la segunda ola de frío más importante del siglo XXI por duración e intensidad, tras la registrada en diciembre de 2001 y convirtió, a la primera quincena de enero, en la segunda más fría de la serie», para a continuación llegar una segunda quincena, «la más cálida de la serie desde 1966». De hecho, ha añadido que en esos días se batieron «numerosos» récord de calor, con 29,8º en Alicante, que es la temperatura más alta registrada hasta la fecha en cualquier mes de enero en la red de estaciones de AEMET.

Meteorología avanza que la primavera que arranca este sábado será cálida y muy seca en toda la provincia

El invierno 2020-2021 ha sido por lo tanto muy cálido y seco. La temperatura media ha sido 9.3 º que es 0.9 º superior a la del promedio normal (8.4 º) y la precipitación media, 87.6 l/m2, es un 31% inferior que la del promedio climático del periodo 1981-2010 (127.7 l/m2). Lo más destacado del invierno prácticamente ocurrió durante el mes de enero, un mes extremo en temperaturas, con una primera mitad de mes muy fría, la segunda más fría de la serie tras el mismo periodo de 1985, y una segunda mitad de mes extremadamente cálida, la más cálida de la serie. Los días 28 y 29 de enero, en pleno invierno, fueron los más cálidos de la estación y, a las puertas del inicio de la primavera astronómica, aún siguen siendo los más cálidos del año 2021.

La madrugada del día 12 enero fue la más fría de los últimos años en la Comunidad. La temperatura mínima registrada en Ademuz, -15.5 º, es la más baja registrada en la Comunidad Valenciana desde enero de 2006. Y sólo dos semanas después de esos días tan fríos se llegaron a rozar los 30 º en el observatorio de Alicante: 29.8 el día 29, que es la temperatura más alta registrada en enero en este observatorio desde que hay registros. Además de en Alicante, en un gran número de observatorios se registró la temperatura máxima más alta en un mes de enero los días 28 y 29.

En precipitación lo más significativo también ocurrió en el mes de enero, ya que dos terceras partes de la precipitación registrada en el invierno se acumuló entre los días 6 y 10 bajo la influencia de la borrasca atlántica nombrada por AEMET como Filomena. Esos días se produjeron precipitaciones generalizadas, que fueron de nieve en el interior de las tres provincias. Tanto diciembre como febrero fueron meses secos. 

Fuera del trimestre invernal marzo está teniendo un carácter térmico próximo a los valores medios normales, aunque desde hoy y hasta el inicio de la próxima semana las temperaturas serán invernales, según la Aemet.