Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Estado mantiene los últimos metros de la N-340 en Alcoy para hacer la rotonda del acceso norte

El Ministerio de Transportes hace efectivo el traspaso de la travesía al Ayuntamiento e instala señales en los límites de su red - El Consistorio estudia ya algunas actuaciones en el trazado

Hito instalado en la N-340 en Alcoy para marcar el inicio de la red estatal de carreteras. JUANI RUZ

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana ha mantenido la titularidad de los últimos 100 metros de la travesía de Alcoy de la N-340, para así ejecutar la rotonda del acceso norte. La construcción de este enlace fue un punto decisivo para acordar el traspaso del trazado de la carretera al Ayuntamiento y, ahora, el hecho de que este corto tramo siga estando a cargo del Estado corrobora que el Gobierno central asumirá esta obra.

La continuidad de la titularidad estatal de los 100 últimos metros de la travesía ha quedado acreditada hace apenas unos días, con la instalación por parte del Ministerio de dos hitos que delimitan claramente hasta dónde llega la red nacional. Estos mojones de nuevo cuño han sido colocados a la altura de los últimos edificios de viviendas de la calle València y señalan el punto kilométrico 797,207 de la N-340. Así, se mantiene en la Red de Interés General del Estado toda la superficie donde irá la nueva rotonda, en lugar de comenzar un poco más allá, en el límite municipal entre Alcoy y Cocentaina. Son solo unos escasos metros, pero no se trata de una cuestión baladí.

Nueva señal en el puente de Fernando Reig que acredita su pertenencia al Estado. | JUANI RUZ

Tal y como publicó este periódico, el acuerdo del traspaso de la travesía de la N-340 al Ayuntamiento de Alcoy, firmado el pasado mes de julio, incluyó el compromiso del Ministerio para ejecutar una rotonda en la entrada norte a la ciudad. Se trata de un punto muy conflictivo para el tráfico, ya que al volumen de circulación urbana y al que se dirige hacia Cocentaina o procede de esta localidad se une el acceso al polígono Cotes Baixes. La infraestructura viene siendo demandada con insistencia por parte de la ciudadanía y los empresarios alcoyanos. Su construcción, que en un principio iba a correr a cargo del Consistorio, se ha ido demorando además. La inversión prevista es de 900.000 euros, íntegramente de las arcas estatales.

El Estado sigue haciéndose cargo de toda la superficie donde se construirá la rotonda del acceso norte

decoration

El vicealcalde de Alcoy y concejal de Obras y Movilidad, Jordi Martínez, explica que el proyecto constructivo de la rotonda se remitió al Ministerio en junio, por lo que el próximo paso para la ejecución de la obra debería venir por parte del Estado. Desde la firma del acuerdo de traspaso, según confirma a este periódico el edil, no se ha producido ningún movimiento, aunque dadas las fechas esto entra en lo previsible. Se espera que a partir de septiembre se pueda ir avanzando.

Facultad para acometer obras

En cualquier caso, la instalación de los mencionados hitos en la calle València, uno a cada lado de la calzada, indicando el principio y final de la red estatal de carreteras deja claro que ya se ha hecho efectivo el traspaso de la travesía al Ayuntamiento de Alcoy. También se han instalado señales informando de esa misma delimitación en el otro extremo del tramo transferido, en la rotonda del acceso sur a la ciudad, así como en cada extremo del puente de Fernando Reig. Cabe recordar, en este sentido, que según el acuerdo de cesión el Estado conserva la titularidad del viaducto, para así asumir su mantenimiento.

El Ministerio de Transportes ha instalado hitos que marcan el punto exacto a partir del cual la N-340 sigue siendo de su titularidad

decoration

Así pues, el Consistorio tiene ya plenas facultades para llevar a cabo las reformas que crea oportunas en la antigua travesía, puesto que lo que hasta ahora era el trazado de la N-340 ha pasado formar parte del viario municipal de Alcoy. Es decir, calles tan significativas como Alicante -popularmente, «la Beniata»-, Els Alçamora, la Alameda de Camilo Sesto, Juan Gil-Albert y València han pasado a tener la misma condición que cualquier otra vía urbana de la ciudad. Es presumible que a medio plazo vayan acometiéndose obras, adaptando la regulación del tráfico a las características de una vía plenamente urbana.

El concejal de Movilidad señala que, por el momento, la única actuación que ya se contempla con cierta seguridad es la habilitación de un paso de peatones a la altura del barrio de San Pancracio, en la Beniata. No obstante, Martínez señala que a lo largo del tiempo es previsible que «se vayan presentando varias cuestiones», y que «como tenemos disponibilidad, las iremos proyectando». La cesión de la travesía había sido reivindicada por el Ayuntamiento desde la finalización de la autovía A-7 en 2011. Sin embargo, aspectos como la exigencia municipal de que el Estado acometiera antes mejoras como la futura rotonda norte fueron aplazando el acuerdo.

Lo último en INF+

Compartir el artículo

stats