Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hogueras de San Juan 2018

Luceros tiembla de nuevo

En el ecuador del concurso, la mascletà de la pirotecnia valenciana Fuegos Artificiales del Mediterráneo hace retumbar la emblemática plaza

En apenas tres participaciones en Hogueras, la pirotecnia Fuegos Artificiales del Mediterráneo ya se ha ganado el favor del público alicantino. Y es que la empresa valenciana ofrece lo que tanto gusta en la plaza de Luceros: una mascletà compacta, sin excesivo fuego aéreo y con un final rotundo, de los que se hacen incluso largos por la potencia sostenida en el tiempo. Así fue ayer. Tras dos jornadas de transición, con mascletás de las que se olvidan rápido, Luceros volvió a temblar, de verdad, y el público lo agradeció, y mucho.

El disparo arrancó, una vez más en el concurso de este año, con una típica traca valenciana. Superado el prolegómeno de «autor», la mascletà se desplazó al cielo alicantino, con una fase aérea, dividida en cuatro partes, con efectos variados, que concluyó con un remate cuando el disparo se acercaba a los dos minutos. A partir de ese instante, el fuego se trasladó al suelo, aunque siempre con un simple acompañamiento aéreo.

Y ahí, ya sobre el asfalto, la intensidad fue ganando presencia, poco a poco, de menos a más, como exige el manual pirotécnico.

Lo realmente bueno, lo mejor, llegó con el definitivo terremoto, que enlazó de manera armónica con la fase anterior, sin esos saltos que tan poco gustan entre los que saben. Durante casi veinte segundos, Luceros empezó a retumbar con el remate sobre el asfalto, dividido en dos alturas. Luego llegó el colofón de verdad, en el aire, con un bombardeo también de menos a más, continuo, potente, que concluyó, ya de forma definitiva, con un último golpe, y doble.

El disparo, con todo, se quedó a apenas un suspiro de no entrar en el concurso oficial de Hogueras, en el que por ahora no ha habido ninguna descalificación una vez superado el ecuador. A los valencianos les sobraron cuatro segundos, tras optar por una mascletà compacta, de unos 91 kilos (lejos de los 150 que permiten las bases)

Muy aplaudida

Que la mascletà gustó se adivinó enseguida, nada más silenciarse la pólvora. Luego en los corrillos posteriores, el público no dudó en destacar la mascletà por su conjunto, sobre todo a partir de la mitad, con un final de los que gustan a los alicantinos en Luceros: potente, largo, de los que para empezar llenan de fuego el asfalto de Luceros y luego acaban, sin saltos ni parones, aumentando la intensidad, en un bombardeo aéreo rotundo. Así fue ayer. Tal cual.

Rebasado el ecuador del concurso, dos mascletás se sitúan entre las favoritas del público y el jurado: la de ayer y la del pasado domingo, de los alicantinos Hermanos Ferrández, que para muchos fue la mejor mascletà que se ha disparado en años en Luceros.

Por delante quedan, todavía, cuatro mascletás más en el concurso más largo de la historia de Hogueras, al que se suman, además, los cuatro disparos de los dos primeros fines de semana que no compiten por la victoria final. Hoy es el turno de otros valencianos, Turis, que darán el testigo a Girorina. El fin de semana, en el que se espera un aluvión de visitantes en la ciudad de Alicante, el concurso de mascletás acabará con el disparo de los alicantinos Ferrández (Redován) y del pirotécnico local, Pedro Luis Sirvent, que se impuso en el concurso del pasado año.

Un traslado al hospital

Durante la mascletà de ayer, los agentes de la Policía Local, a los que estaba dedicado el espectáculo pirotécnico, acompañados de sanitarios, tuvieron que entrar en la zona de autoridades para atender a una mujer que había sufrido un desvanecimiento. Según fuentes municipales, la atención acabó en el traslado al hospital. Además, hubo dos atenciones más.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats