Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los expertos solo ven dos vías para que las Hogueras consigan ser Patrimonio de la Humanidad

Catedráticos e investigadores recomiendan sumarse a la declaración de las Fallas o crear una candidatura conjunta con las fiestas de San Juan que celebra la provincia

Amor-Dolor, obra ganadora de este año

Amor-Dolor, obra ganadora de este año Héctor Fuentes

Solicitar a las Fallas, y que éstas lo acepten, sumarse a su declaración como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, concedida por la Unesco en enero de 2017; o bien crear una candidatura fuerte sumando todas las fiestas de San Juan que se celebran en la provincia como fenómeno artístico y sociocultural que tiene su origen en siglos atrás para celebrar el solsticio de verano. Son las dos vías que varios expertos de la Universidad recomiendan seguir al Ayuntamiento y a la Federación de Hogueras, que en los próximos meses iniciarán los trámites para conseguir este título, que se sumaría a los de Fiestas de Interés Turístico Internacional (desde 1983) y Bien de Interés Cultural Inmaterial (2014).

Las Hogueras también tienen la posibilidad de intentarlo por sí solas pero los expertos hablan de un camino largo, arduo y complejo. Las Fallas de València tardaron seis años en conseguirlo, desde que en 2011 el pleno del Ayuntamiento aprobara una moción dando inicio al expediente.

El catedrático de Historia Medieval de la Universidad de Alicante, Juan Antonio Barrio, que forma parte de la comisión que trabaja en la candidatura de los castillos de Santa Bárbara, San Fernando y la muralla de Tabarca como Patrimonio de la Humanidad, cree que las Hogueras perdieron una oportunidad de oro al no sumarse a las Fallas. «Los técnicos de la Generalitat recomiendan que las candidaturas tengan varios socios. Si las noticias que tengo son ciertas, las Hogueras decidieron no sumarse a las Fallas y éstas iniciaron el camino en solitario».

La coordinadora del área de Antropología de la Universidad, María Pilar Espeso, abundó en que en su momento se habló de hacer una candidatura conjunta de las Fallas y las Hogueras (una de las mejores formas de entrar en la lista), «pero no se llegó a ningún acuerdo. Lo más interesante ahora sería explorar las posibilidades de una ampliación de candidatura, mucho más fácil que conseguir una nueva». Este camino es el que recomienda el catedrático pero tampoco lo ve sencillo. «Es complejo porque las Hogueras tienen que querer sumarse y que las Fallas acepten». El que las Fallas de València sean Patrimonio de la Humanidad no significa que las Hogueras no lo puedan conseguir. En diciembre de 2015 las Fallas de Andorra se adelantaron con un proyecto firmado por Francia y España que retrasó la opción valenciana.

La solicitud que presenten el Ayuntamiento y la Federación de Hogueras debe estar respaldada por un elevado número de asociaciones, instituciones y personalidades de reconocido prestigio, explica María Teresa Riquelme-Quiñonero, investigadora del área de Antropología Social, que considera «complejo» solicitar la inclusión de las Hogueras en la lista de Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. Sin embargo, también piensa que aunque las declaración de las Fallas sea muy reciente, las Hogueras reúnen los criterios de la Unesco, y «quizás deberían trabajar para preparar un expediente mucho más exhaustivo que haga hincapié en los aspectos que diferencias estas celebraciones destacando las singularidades».

Por ejemplo, indica, la antigüedad, ya que se remontan al siglo XIX aunque este año festejen su 90 aniversario; el motivo de su celebración, que es el solsticio de verano; las hogueras como monumentos artísticos efímeros; el oficio de artista; la figura de la mujer en la Fiesta y el papel de las bellezas y damas de honor, siendo la figura más representativa la de la Bellea del Foc; el patrimonio literario formado por llibrets, y el teatre foguerer; el patrimonio de las collas de dolçaines y las bandas de música; la indumentaria propia y la pirotecnia. Así como el trabajo conjunto de la sociedad por mantener vivas las fiestas y sus lazos con otras ciudades, como Orán, donde se han plantado hogueras. «Es un profundo trabajo de investigación y de recolección de cartas de apoyo que podrían empezar en breve con la idea de presentar la candidatura en unos años».

El Ayuntamiento y la Federación de Hogueras quieren iniciar ya los trámites. El alcalde, Luis Barcala, destaca que las fiestas «acumulan tradición, señas de identidad propias, y elementos históricos de la cultura alicantina. Si a todo ello se le suma su internacionalización, las Hogueras se convierten en una candidata perfecta para ser declaradas por la Unesco como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad». Algo que abordan en sintonía con la Federación de Hogueras por la dimensión que la Fiesta ha adquirido en su 90 aniversario. El presidente de la entidad festera, Manuel Jiménez, destaca que las Fallas y las Hogueras tienen conceptos y fechas distinta de celebración, cada una se dedica a un santo diferente y tienen idiosincrasia propia. «Las Hogueras se celebran en la calle, son abiertas. Están dedicadas al solsticio de verano, el estilo de los monumentos es distinto, las Belleas no van igual vestidas que las Falleras. Aunque una fiesta nació a raíz de la otra, no tienen nada que ver».

El catedrático Barrio les anima a iniciar el expediente. «Alicante debe pedirlo, el patrimonio inmaterial es más fácil de conseguir que el material. Les animo a ello»."En el ámbito de la Fiesta, y después de que se pusieran en marcha todo el conjunto de actividades para celebrar el 90 Aniversario, ésta fue una de las principales preocupaciones. De hecho ya hubo una primera toma de contacto con la Federación de Hogueras, que proseguirá próximamente. La sintonía con la Federación es perfecta en busca de ese bien común. Existe una total disposición municipal para iniciar los trámites necesarios que ayuden a esa deseada Declaración. Un buen punto de partida es el 90 Aniversario que estamos celebrando por la dimensión que han adquirido las Hogueras en todos estos años. Acumulan tradición, señas de identidad propias, y elementos históricos de la cultura alicantina. Si a todo ello se le suma su internacionalización, las Hogueras se convierten en una candidata perfecta para ser declaradas por la UNESCO como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad".

Compartir el artículo

stats