Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El hormigón le gana el pulso a las jardineras en Séneca

El gobierno municipal elimina espacios verdes que separaban la calzada y los carriles bici, alegando problemas por el tránsito de camiones de reparto

Un tramo donde antes había jardineras y ahora hormigón a modo de separación del carril bici.

Un tramo donde antes había jardineras y ahora hormigón a modo de separación del carril bici. héctor fuentes

Más hormigón, menos jardineras. Más gris a costa de menos verde. El Ayuntamiento de Alicante ha decidido eliminar varios espacios reservados para las jardineras que se instalaron hace años, coincidiendo con la reurbanización de Séneca, para darle más «vida» a la zona, para contrarrestar la dureza del asfalto en un centro de la ciudad necesitado de más ambientes amables, a la hora de separar la calzada de los carriles bici habilitados en el entorno de la antigua estación.

Desde el gobierno municipal alegan que la decisión es «estrictamente técnica», es decir, que no existe ninguna connotación política detrás de la supresión de zonas verdes en beneficio de un bordillo de hormigón de apenas unos centímetros de altura que ejerce ahora de única separación entre el espacio reservado para las bicis y la vía por la que circulan los coches. «Los técnicos decidieron eliminar algunas de las jardineras porque dificultaban el tránsito de los camiones de reparto», explica el concejal de Tráfico, el popular José Ramón González, quien resta importancia a la medida al asegurar que han sido en lugares concretos, no una medida generalizada en Séneca.

Por ahora, las jardineras han dado paso al duro hormigón, sobre todo, en la calle Portugal, donde han pasado a mejor vida varias jardineras en beneficio del bordillo. Adiós a espacios verdes.

Desde asociaciones ciclistas como Alacant en Bici han criticado también la medida, coincidiendo además con Podemos en que la supresión de las jardineras debía de haberse tratado en órganos municipales, en alusión directa a la Mesa de la Bicicleta. O, al menos, informado. «Retiran las jardineras que separaban el carril bici en el entorno de Séneca. En la Mesa de la Bicicleta no nos han comentado nada. ¿Alguien sabe el motivo? El mantenimiento será más sencillo, pero también será más fácil que los coches aparquen sobre el carril bici», señalan desde la entidad, en un comentario en redes sociales que generó respuestas de usuarios, en general críticos también con la decisión del Ayuntamiento de Alicante, ahora liderado por un gobierno compartido del PP y Ciudadanos. «Será que sobra verde en el centro de Alicante», señalaba un ciudadano, sumándose al comentario de otro: «Faltaba un poco de mantenimiento, pero a mí me encantaba cómo estaba montado».

Arrecian las críticas

Los internautas, entre sus críticas, también señalaron la falta de cuidado de las jardineras, que sigue siendo evidente en las que todavía siguen a la vista. «Mantenimiento nulo. Al final todo cemento u hormigón. Mal asunto», apuntó otro ciudadano, similar el paso de otro escrito previo: «Yo me hice un arañazo muy feo en una pierna con una rama que sobresalía. Mantenimiento, cero. Como en todo Alicante».

En otra línea, otro usuario reprochaba que el carril bici estuviera delimitado en una zona en la que se debe circular como máximo a 30 kilómetros por hora. La respuesta, en la sucesión de comentarios en la publicación de Alacant en Bici, no se hizo esperar: «En Alicante no se respeta ni el 30 ni el 50». También existen usuarios, según dejaron negro sobre blanco en redes sociales, a los que no gusta la delimitación de los carriles bici, que ahora sin jardineras se limita a un bordillo de apenas unos centímetros de altura y de un palmo de anchura: «¿Y para qué se quiere segregar en un entorno 30? No se hace ni en Copenhague. Mucho más seguro ir por el centra del carril».

Compartir el artículo

stats