Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medina: «A los médicos de familia nos preocupan los mayores, hay mucha soledad»

Por vez primera, la Sociedad Valenciana de Medicina Familiar tiene al frente a una mujer

María Ángeles Medina ejerce como médico de familia en el Consultorio Auxilia Alberto García de Elche. Antonio Amorós

P Primera mujer al frente de la Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria. ¿Ya era hora verdad?

R Sí, me siento agradecida. Le tengo muchísimo aprecio a los presidentes anteriores, pero ya tocaba que en una profesión como la medicina y una especialidad en particular como la Medicina de Familia y Comunitaria donde el 79% somos mujeres, fuera una mujer presidenta. Y ya está, nada más. No soy feminista, pero soy defensora de conservar todos los temas de género y nuestro enfoque será de genero en todos los aspectos. Sin más, puede ser una noticia en sí misma, pero no le quiero dar más valor. Soy yo, ya está.

P ¿Existe un techo de cristal en su profesión y en su especialidad?

R Sí. En parte no siempre es porque no se nos ofrecen puestos de responsabilidad, que sí se nos ofrecen, pero muchas compañeras priorizan la familia u otros aspectos y no acaban de verse en puestos de gestión. Pero sí se les ofrece y cada vez somos más las que aceptamos ese reto.

P La Atención Primaria vive en los últimos meses una situación candente por las carencias y recortes que sufren, ¿cuáles van a ser sus prioridades?

R Queremos redirigir la Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria hacia una sociedad científica. Hasta ahora consideramos que ha estado muy vinculada a problemas laborales. Qué duda cabe que el ejercicio de nuestra profesión, en su plena magnitud desde el punto de vista científico, está vinculado a la realidad de los problemas laborales. Sin embargo, queremos que concurran otros actores que tienen voz más allá de una sociedad científica, que son colegios de médicos y sindicatos de médicos. Queremos separar. De hecho, nuestro primer objetivo es fundar y liderar un foro de médicos de Atención Primaria de la Comunidad Valenciana, con representación de sociedades científicas médicas de Atención Primaria, que somos los médicos de familia y los pediatras, sindicato médico, Confederación Estatal de Estudiantes de Medicina y la Organización Médica Colegial. El foro sirve para la defensa de la Atención Primaria. La parte bonita de ese tridente de colegio, sindicatos y sociedad científica somos nosotros. Queremos volver a ilusionar a los médicos de familia que están hechos polvo y dejemos que otros se metan a negociar en una mesa sectorial los temas de contrataciones o de permisos sindicales.

P Llega Navidad y volverá a haber problemas para encontrar a médicos de familia para trabajar en centros de salud, ¿a qué se debe esta falta de profesionales?

R No somos atractivos. Hay que mejorar los contratos que se ofrecen a los médicos, la ratio de pacientes y que nos de más tiempo por paciente. El escenario laboral tiene que ser el que el paciente necesita y nosotros sabemos hacer. La gente está envejecida y necesitamos mucho tiempo para abordar eso y trabajar en equipo y con la comunidad, y todo eso lleva un tiempo porque sabemos hacerlo.

P Cada vez son más frecuentes las consultas por problemas mentales, ¿qué pueden hacer los médicos de familia para paliar esta situación?

R Las consultas por malestar psicológico son un problema de primera magnitud en las consultas de los médicos de familia. Obviamente, la solución no está en nuestras manos pues depende mucho del difícil entorno socioeconómico que nos rodea, pero desde nuestra perspectiva de prevención y promoción de la salud y especialistas en la atención comunitaria, sí que tenemos mucho que aportar para prevenir trastornos mentales comunes. Son necesarios recursos para llevar a cabo estas actividades preventivas y comunitarias y unas consultas dimensionadas al tiempo que el paciente necesita para tratar temas tan delicados como los derivados de la angustia, la depresión y la ansiedad.

P Como sociedad científica, ¿cuál cree que son los problemas de salud de la población que merecen ahora mismo más atención?

R Estamos preocupados por nuestros mayores. El modelo de familia ha cambiado y hay mucha soledad entre los ancianos y nuestros hospitales de agudos no es el mejor sitio para ellos. Los médicos de familia somos los especialistas de la cronicidad, somos «los médicos en la cabecera», y sabemos y queremos atender de forma integral a nuestros mayores con la dignidad y el respeto que merecen las generaciones que tanto trabajaron para lo que hoy es su futuro.

P Se habla mucho de los problemas de salud de los mayores, ¿qué hay de los jóvenes de entre 20 y 30 años?, ¿cuáles son sus problemas?

R El problema es que no vienen a nuestras consultas. Es una franja de edad excelente para llevar a cabo lo que más nos gusta, que es la prevención y promoción de la salud. El examen de salud del adulto de los 25 años nos da ya una radiografía de lo que después puede venir derivado de estilos de vida no saludables. Los jóvenes se guían por los youtubers y somos los médicos de familia los que deberíamos ser los influencers de su salud.

P ¿En todos los años que usted lleva como médico de familia, cómo ha cambiado el perfil de los pacientes?

R A mí me gusta más hablar de personas. Los pacientes hoy son sin duda mejores en general, más informados y formados. Es cierto que no disponíamos entonces de un registro de agresiones ni de hiperfrecuentación y parece que ahora todo es peor, pero en mi opinión el nivel de cultura sanitaria es mejor y eso colabora a que la relación entre médico y paciente se enriquezca, hay mucho margen de mejora todavía pero queremos ser constructivos y ser los actores que favorezcan el cambio de paradigma de perfil de paciente/persona/ciudadano/cuidador.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats