30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Por retrasos con el proyecto

Los vecinos de Rabasa temen que las obras en el barrio no se ejecuten

La reurbanización del entorno debe licitarse antes de finalizar el año - Atasco en Contratación, donde deben desbloquearse las sostenibles pendientes

Una vecina camina por unas de las calles del barrio incluidas en el proyecto de reurbanización.

Una vecina camina por unas de las calles del barrio incluidas en el proyecto de reurbanización. pilar cortés

Ocho años llevaban los vecinos de Rabasa reclamando una reurbanización completa del barrio, con una actuación sobre las aceras, las paradas de autobús para hacerlas accesibles en una zona con población de edad avanzada y una mejora en el alumbrado público, entre otras medidas. La reivindicación dio sus frutos. El bipartito (PP y Cs) accedió a incluir el proyecto dentro de las inversiones sostenibles de 2019, que se financian con el remanente de tesorería del pasado año y que cuentan, entre otras, con una exigencia para llevarse a cabo: deben licitarse antes de finalizar este año. Sin embargo, los días pasan y el temor entre los vecinos se multiplica, una sensación que se acrecenta ante el silencio del equipo de gobierno, tras el impulso inicial dado por Miguel Ángel Pavón (Guanyar). «Preguntamos y nadie se compromete a que el proyecto se vaya a aprobar. Hay un silencio que nos hace sospechar. Pasan los días y tememos que después de tenerlo tan cerca nos quedemos sin los 2,5 millones para unas obras muy necesarias», explica Rafael Martí, portavoz de la Asociación de Vecinos de Rabasa, donde ya valoran acciones de protesta para exigir la inversión prometida en un año electoral.

La reurbanización de Rabasa es una de las principales actuaciones pendiente de los 38 proyectos incluidos en las sostenibles de este año, entre los que también se encuentran el tramo pendiente de carril bici en el acceso sur (3 millones de euros) y la reurbanización de Padre Esplá (2,5 millones), entre otros. Aún así, la lista de proyectos pendientes es larga y la cuenta atrás está ya activada. Las iniciativas que no se liciten antes de finalizar el año no se ejecutarán. Y ese es el temor de los vecinos del barrio alicantino. «No tenemos ninguna noticia. Hemos preguntado al alcalde, al que le pedimos que se comprometiese a garantizarnos que la obra se iba a realizar, y con los concejales implicados», prosigue el portavoz vecinal, quien señala que un problema en la tramitación no ha hecho más que agudizar la sensación de alarma. «Nos ha llegado que se envió mal la documentación de Urbanismo a Contratación, lo que no ha hecho otra cosa que retrasarlo todo», añadió ayer el representante. Ese error fue confirmado ayer por fuentes municipales, que admitieron que hubo un fallo a la hora de enviar la documentación, aunque concretaron que ese trámite «ya está subsanado».

Ahora, se está a la espera de que Contratación dé luz verde al proyecto. El nuevo problema es que en el área dirigida por Manuel Villar se acumulan, entre otros, todas las inversiones sostenibles que deben licitarse en las próximas dos semanas si el gobierno local no quiere «perder» ese dinero. Las partidas que finalmente no se destinen a proyectos incluidos en las sostenibles de este 2019 se dedicarán a reducir la deuda municipal, según se refleja en la ley actual y confirman fuentes del Ayuntamiento de Alicante.

A preguntas de este diario, el bipartito municipal señaló ayer que confía en que el proyecto vea la luz tal y como esta previsto, a través de las inversiones sostenibles que este 2019 tenían un presupuesto global de 27,8 millones. Sin embargo, la realidad se conocerá antes del 31 de diciembre. El proyecto, según fuentes municipales, no se aprobará en la Junta de Gobierno prevista para hoy, ya que no está incluido en el orden del día pero tampoco está previsto que se aborde por urgencia. Así que se deberá aprobar en alguna de las próximas reuniones ordinarias, que cambiarán de fecha ya que habitualmente se celebran los martes y los próximos coinciden con Nochebuena y Nochevieja. No obstante, no se descarta que se convoque una Junta de Gobierno extraordinaria en la recta final de este 2019 para aprobar los proyectos financiados como inversiones sostenibles que finalmente se vayan a ejecutar. Los vecinos de Rabasa esperan que, entre ellos, esté el de reurbanización de su barrio.

Compartir el artículo

stats