Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

Dos proyectos alicantinos entre los siete que impulsa el Consell contra el Covid-19

Se trata del respirador de la fundación del investigador Javier García y un método para detectar el virus de una clínica de reproducción asistida

El equipo de Celera con el respirador artificial.

Dos proyectos alicantinos han entrado en la primera fase de los que va a impulsar la conselleria de Innovación para luchar contra el Covid-19. De momento son siete los que han obtenido el visto bueno del departamento de Carolina Pascual, que lanzó un llamamiento a investigadores y empresas y ha recibido 265 propuestas. Estas siete son los que se han considerado de aplicación inmediata en la atención sanitaria.

Uno de los proyectos es el respirador artificial que ha desarrollado la fundación de Javier García, Celera, y que ya ha sido homologado por el Ministerio de Sanidad por lo que su aplicación es inmediata. El catedrático de la Universidad de Alicante y Premio Jaume I, junto con ingenieros de su fundación y médicos, ha desarrollado un respirador mucho más barato -cuesta unos 2.000 euros cuando uno comercial ronda los 50.000 e incluso ahora su precio podría duplicarse- y sencillo en su fabricación aunque se trate de alta tecnología. El código para su fabricación es abierto.

Y el otro proyecto alicantino consiste en una nueva forma para detectar el virus utilizando la citometría de flujo y el láser. Esta herramienta, explica Diana Valero, del departamento de Inmunología de la clínica iGLS, que se dedica a la reproducción asistida. Además de detectar el virus podrían detectar en muestras biológicas la respuesta inmunológica en pacientes graves y en asintomáticos y analizar su respuesta inflamatoria.

Valero cree que en uno o dos meses podrían tener desarrollada la técnica y su punto fuerte es que los reactivos que utilizan son diferentes a los de las pruebas PCR que ahora escasean. En cuanto a su rapidez de detección estarían a medio camino entre los test rápidos y los PCR. «El tiempo que vamos a tardar en desarrollarlo depende de si la primera estrategia que destruiría las células con láser funciona o tenemos que ir a la segunda, que es realizar un marcaje sin destruirlas», explica. Es la primera vez que se emplearía la citometría de flujo para el coronavirus pero la tecnología ya funciona en otros virus.

También han sido aprobados tres proyectos, que se desarrollarán de manera conjunta, relacionados con la aplicación de la Inteligencia Artificial a Rayos X y tomografías para la detección precoz de la enfermedad y de sus posibles complicaciones. Estas pruebas se realizan en todos los hospitales cuando un paciente acude con síntomas. Son datos que se facilitarán a los expertos de manera anonimizada. Estos tres proyectos han sido presentados por Fisabio, el Grupo de Investigación Biomédica en Imagen del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe y la empresa Quibim.

Otro proyecto, presentado por la empresa valenciana Lumensia Sensors SL, es un test que puede dar resultados en 15 minutos mediante una plataforma fotónica, lo cual ayudará en el diagnóstico rápido del virus.

Asimismo, ha sido aprobado el proyecto Anticor, presentado por el Instituto de Biología Integrativa de Sistemas (UV-CSIC). Se trata de una plataforma de alto rendimiento para el cribado de antivirales y anticuerpos contra SARS-CoVID-2. Esta plataforma no sólo identifica los antivirales, sino que sirve también para evaluar las tasas de infección a nivel poblacional mediante pruebas serológicas rápidas.

La conselleria de Innovación anunció ayer que ha aumentado el presupuesto a 3.250.000 euros, un millón más de lo previsto inicialmente, para esta convocatoria científica ante la cantidad y calidad de los proyectos recibidos. Los siete primeros se repartirán un total de 562. 818 euros.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats