Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanitarios bien cuidados

Empresas y particulares premian a los profesionales de hospitales y centros de salud: desde abogados que hacen la Renta a regalos de flores y dulces

Los pacientes de Torrevieja y Vinalopó disfrutan de un concierto virtual solidario de Álex de la Nuez.

Los pacientes de Torrevieja y Vinalopó disfrutan de un concierto virtual solidario de Álex de la Nuez.

Si algo bueno puede sacarse de esta gran crisis sanitaria es la respuesta del tejido social frente a un estado de alarma único en nuestra historia. Empresas y particulares muestran su lado más solidario para ayudar a los necesitados durante la pandemia colaborando con un personal sanitario que lleva casi dos meses realizando esfuerzos titánicos. Desde abogados que se han ofrecido a hacer la renta de forma gratuita (también a particulares sin recursos), a empresas que han donado todo un stock de materiales que podrían ser útiles en hospitales, pasando por aquellos que saben que por la pandemia nunca iban a poder sacar a la calle los productos perecederos que habían preparado con mimo para vender, como son dulces o flores. Los hospitales y su personal están recibiendo todo tipo de cesiones, donaciones y regalos, que incluyen hasta habitaciones de hotel o apartamentos para que los que han acabado contagiados pueden tener un refugio lejos de sus familias pero bien atendidos.

Los ejemplos se cuentan por decenas. Los hospitales del Vinalopó en Elche o el de Torrevieja señalaban hace unos días que habían superado un centenar de donaciones, incluyendo material informático y de ocio para hacer más amena la estancia y facilitar la comunicación de enfermos con sus familias al estar restringidas las visitas. Y ante tanta solidaridad, son muchos los hospitales que no han dudado en publicar en redes sociales los agradecimientos a entidades como a personas que han tejido toda una red para hacer llegar sus donaciones.

Es el caso de las aparadoras de toda la provincia, especialmente en Elche o Elda, núcleos industriales del calzado, que han realizado mascarillas, gorros y batas para donarla a los hospitales. También se ha tejido una red de usuarios que poseen impresoras 3D a través de internet para donar pantallas protectoras y piezas para mejorar la comodidad del personal que debe llevar una mascarilla en jornadas de hasta 24 horas.

«Te da la vida»

También son muchas las empresas que han llevado pizzas, algo que se agradece en momentos de asueto. «Cuando te enfrentas a una guardia de 24 horas con mucha tensión por estar tratando con pacientes con coronavirus, con el EPI, con el miedo a contagios... cuando recibimos un regalo así la verdad es que nos da la vida, te hace desconectar por unos instantes de la realidad y te das cuenta de que toda la sociedad está ayudando para superar esta crisis», señala una enfermera de un hospital alicantino.

«Me he podido mudar a 30 km de casa para poder proteger a mi padre»

«Me he podido mudar a 30 km de casa para poder proteger a mi padre»María Guzmán vive muy cerca del Hospital del Vinalopó, en Elche, donde trabaja. Sin embargo, desde hace dos semanas se ha trasladado hasta un apartamento en Guardamar del Segura cedido por una empresa al hospital. Su padre, con el que convive, tiene una afección pulmonar que lo sitúa como un paciente de riesgo ante una infección por coronavirus y ella trabaja en la planta donde están ingresados estos pacientes por lo que el riesgo de que se pueda contagiar y lo transmita es más alto.

«Ha sido duro, pero al final pones todo en una balanza y es la mejor decisión, agradezco mucho la posibilidad de tener una casa alternativa».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats