Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

Nueva libélula al sur de Alicante

Localizan en un humedal del Monte Coto de Pinoso una especie de odonato inusual en el sureste de la Península Ibérica

Nueva libélula al sur de Alicante

Nueva libélula al sur de Alicante

La libélula de vientre plano (Libellula depressa) ha trasladado su hábitat al sur de Alicante. Es la primera vez que se tiene constancia de su presencia en la comarca del Medio Vinalopó, y así lo constata el Banco de Datos de Biodiversidad de la Comunidad Valenciana.

La singular especie ha sido localizada en una fuente pilones y puntos de agua que fueron restaurados en 2018 por el Ayuntamiento de Pinoso a través de una subvención de la Diputación de Alicante. Del mantenimiento y conservación del enclave, que se halla próximo al Aula de la Naturaleza del Paraje Natural Monte Coto, se encarga el Voluntariado Ambiental.

Es, por el momento, la cita de libélula de vientre plano más septentrional de las registradas en las comarcas alicantinas. Suele ser una especie que coloniza los hábitats clareados o recién creados aunque no es nada común en el sureste de la Península Ibérica.

Las libélulas ni pican ni muerden ni son venenosas. Son completamente inofensivas y existen desde hace 300 millones de años. Su vuelo ha despertado un gran interés aeronáutico y robótico. Principalmente por las características de las alas, los músculos y la relación de éstos con la pared del tórax. La capacidad de estos insectos ha intrigado a los investigadores por sus propiedades acrobáticas al volar, que les permiten reproducirse y alimentarse. De hecho pueden volar hacia delante y hacia atrás, así como subir, bajar, detenerse de golpe y acelerar hasta 98 km/h.

Hay libélulas y caballitos del diablo que son exclusivos de aguas limpias y oxigenadas. «Desgraciadamente hay una gran insensibilidad, incomprensión e ignorancia sobre el funcionamiento de los humedales de interior. Y ello ha dado lugar a actuaciones de ingeniería de épocas pasadas que, sin embargo, poco tienen que ver con las Soluciones Basadas en la Naturaleza que han demostrado los beneficios de aplicarlas. Por eso es fundamental la recuperación y restauración ambiental de humedales, cauces e infraestructuras hídricas tradicionales, y más aun en las zonas mediterráneas de clima semiárido como es buena parte de la provincia», señala el biólogo José Carlos Monzó añadiendo que «cuando los espacios naturales protegidos dejan por un tiempo de ser parques temáticos y de dinamización, la biodiversidad se abre paso». Algo que ha sido posible por el confinamiento para frenar al coronavirus.

Los odonatos son indicadores de la calidad de aguas y del estado del ecosistema además de mostrarse como eficaces depuradores de mosquitos. Su desaparición es un aviso del desequilibrio ambiental de una zona que trae enfermedades y plagas.

Actualmente hay identificadas en Pinoso 30 especies de libélulas de las 47 registradas en el conjunto de la provincia de Alicante, las 65 de la Comunidad Valenciana y las 79 de España. Y el catálogo sigue creciendo.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats