Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CORONAVIRUS

Olcina constata que el calor y el descenso de la contaminación ayudan a reducir los contagios del coronavirus

El director del Laboratorio de Climatología advierte de que una movilidad más sostenible frenará la expansión del coronavirus

Jorge Olcina.

Jorge Olcina.

El director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, Jorge Olcina, considera que las buenas temperaturas que hemos disfrutado en la provincia de Alicante durante el pasado invierno y la actual primavera han servido para amortiguar la cifra de contagios y afectados por el covid-19. Para Olcina, el calor y la mejora de la calidad del aire son clave en la lucha contra la pandemia y advierte de que una relajación en los próximos meses en la reducción de la contaminación sería desastrosa. Olcina ofreció ayer una videoconferencia en el marco del ciclo cultural de la sede en la cuidad de la Universidad de Alicante. El catedrático de Geografía tiene claro, por otro lado, que los desplazamientos y masivos actos sociales durante los días previos al confinamiento favorecieron la expansión del coronavirus.

Olcina asegura que la pandemia que estamos viviendo hay que estudiarla en términos de análisis de «riesgo» para poderla comprender en su integridad. «Es un peligro biológico originado por el ser humano, que ha encontrado un grupo de elevada vulnerabilidad (personas mayores de 65 años) y un área de afección principal en las latitudes medias del hemisferio norte, que coincide con lugares de alta contaminación ambiental».

La conferencia abordó el dilema existente entre la atención a «lo inmediato», lo provocado por la pandemia y la necesidad de no descuidar «lo próximo». Es decir, las políticas de sostenibilidad ambiental y territorial condicionadas por el problema del cambio climático. Según Olcina, contemplando los mapas sobre la expansión del coronavirus, desde que se detectó el primer brote en Wuhan (China) hasta el momento actual, se percibe que este virus se ha transmitido por la acción humana, no por el movimiento del aire en la atmósfera. Tampoco hay una explicación climática que sea concluyente para explicar la mayor expansión del virus en unos países respecto a otros. «Si el tiempo atmosférico ha influido en la expansión del virus ha sido por el calor, anormal de febrero y de comienzos de marzo, que favoreció los desplazamientos desde zonas con contagios Lo principal ha sido la acción humana».

Viajes, desplazamientos, vida social, calles y plazas repletas, actividades multitudinarias en aquellas fechas. Ahí está la clave. Jorge Olcina detalló que el efecto del contagio cuenta con otra explicación principal para entender el mapa de los fallecimientos. La diversa distribución en el territorio del grupo de edad de personas mayores. «Durante el encierro se ha producido una momentánea mejora de la calidad del aire y del agua, pero también un nuevo record de presencia de CO2 en la atmósfera a nivel mundial debido al uso de derivados del petróleo.

Y en la fase que ahora comienza, «la mal llamada desescalada», se apuesta por el vehículo particular como medio más seguro. «Llevamos años reclamando el necesario cambio de modelo económico, la necesidad de ser creativos y eficaces en el proceso de adaptación al cambio climático. Debemos ir a una movilidad más sostenible», señaló.drático y añade que "Me sorprende la reflexión defendida por algunos estos días según la cual la salida de esta pandemia nos aboca a un mundo mejor, sin los errores del pasado. En efecto, nada será igual, será peor. No estamos preparados para ningún cambio salvo para los que nos imponen por ley. Volverá la contaminación, las emisiones masivas, la transformación intensa del territorio, la despreocupación general por el medio ambiente. Nuestro modelo de sociedad no contempla otro horizonte. No está preparado. Y seguimos sin recambio posible a corto plazo".

Catedrático de Análisis Geográfico Regional y responsable del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante. Ha orientado su investigación hacia las temáticas de riesgos naturales, climatología y ordenación del territorio. Es miembro de consejos de redacción de diversas revistas de temática geográfica y ambiental (Estudios Geográficos, Boletín de la Asociación de Geógrafos Españoles, Cuadernos Geográficos de la Universidad de Granada, Ciudad y Territorio-Estudios Territoriales, Documents de Anàlisi Geografica, Pirineos). Ha sido evaluador del 5º y, en la actualidad, del 6º informe de cambio climático del IPCC.

Compartir el artículo

stats