30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

¿Quién pregunta a quién?

Hubo un momento ayer, durante el interrogatorio de los fiscales Felipe Briones y Pablo Romero a los socios del bufete Salvetti Javier Gutiérrez y José Luis Castedo, que no se sabía quién preguntaba a quién. Más que una declaración judicial al uso, lo que ayer se presenció en la tercera sesión del juicio por los presuntos amaños del PGOU de Alicante fue un combate. Como si unos y otros, los dos fiscales y los dos abogados acusados de revelación de información privilegiada, cohecho y tráfico de influencias, se tuvieran ganas y ayer por fin habían llegado el día de verse las caras para decirse cuatro cosas.

Ni quince minutos habían transcurrido cuando saltaron las primeras chispas entre Briones y Gutiérrez. «¿Por qué su empresa firmó un contrato con el equipo redactor del PGOU días después del anuncio del concurso de la redacción del plan?», preguntó Briones. «Usted sabe que eso es falso», le lanzó directo a la mandíbula el exedil socialista. A lo que el fiscal, sin perder la compostura, le respondió con un «¿usted cree que le preguntaría algo que fuera falso?». «Después de diez años me lo creo todo. Ese contrato nunca se firmó», zanjó Gutiérrez instantes antes de que la presidenta del tribunal, Montserrat Navarro, entrara en acción para conminarles a que siguieran y se abstuvieran de montar un guirigay.

No fue el único encontronazo. Poco después, y enzarzados en esta ocasión por las alegaciones, fue Gutiérrez quien puso en práctica aquello de si preguntar es ofender. «Señor fiscal, ¿tiene usted claro cuál es el procedimiento de tramitación de las alegaciones?».

Tampoco su socio y hermano de la exalcaldesa anduvo a la zaga en su face tu face con el otro acusador público, quien se encargó de interrogarle. «Yo le contesto lo que me pregunta le guste o no le guste», le espetó en un momento de la declaración, lo que provocó de nuevo la intervención de la magistrada. «El fiscal pregunta y usted responde», le recordó a Castedo Y así toda la mañana. Lo dicho, un pugilato a cara de perro.

Compartir el artículo

stats