Suscríbete desde 3,99€/mes

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alicante pierde 4.000 árboles y palmeras en los últimos cinco años

La Playa de San Juan y el Cabo, Ciudad Jardín, San Blas, Ciudad de la Luz y el interior del Cementerio es donde más ejemplares se han perdido. El Ayuntamiento afirma conocer las reposiciones pendientes y que están incluidas en el pliego de condiciones de la nueva contrata

Espacio en la calzada donde hubo árboles, ahora vacíos, en San Blas.

Espacio en la calzada donde hubo árboles, ahora vacíos, en San Blas.

Alicante ha perdido cerca de 4.000 árboles y palmeras en un periodo de cinco años, lo que la convierte en una ciudad con menor confort térmico. La Playa de San Juan, el Cabo de las Huertas, Ciudad Jardín, San Blas, Ciudad de la Luz, alrededores de la EUIPO y el interior del Cementerio son los lugares donde más ejemplares se han perdido en el último lustro por falta de agua, plagas y otros motivos.

Tantos árboles talados o que se han secado aparecen en la investigación realizada por un vecino de Alicante, Ventura Fernández, que ante el déficit de masa arbórea que progresivamente ha observado decidió contar uno por uno los alcorques vacíos. Esta tarea le llevó tres meses buscando calle por calle, y la ha recogido en un escrito que ha registrado en el Ayuntamiento con el que quiere poner de manifiesto «la carencia de arbolado en todos los barrios y playas». De paso pide que se repongan todos aquellos ejemplares que murieron o se cortaron. Desde el equipo de gobierno bipartito del Ayuntamiento de Alicante indicaron al respecto que Parques y Jardines conoce todas las reposiciones de arbolado pendientes en la ciudad, y que además se encuentran incluidas en el pliego de condiciones de la nueva contrata que está supeditado, para su adjudicación, a la resolución por el Tribunal de Recursos Contractuales de los recursos presentados por las empresas que concursaron. El equipo de gobierno espera llevarla a cabo «en breve».

Espacios en la calzada donde hubo árboles, ahora vacíos, en los barrios de San Blas, en las proximidades de la Ciudad de la Luz y en los alrededores del Cementerio. ALEX DOMÍNGUEZ

El ciudadano que ha contado los árboles muertos empezó con esta tarea a primeros de marzo, la interrumpió por la pandemia y la retomó en verano. «Todas las semanas cortan algún árbol», señala, los últimos que ha podido comprobar junto al centro de salud de la Florida y en las inmediaciones del polideportivo de Tómbola. Donde más le ha sorprendido la pérdida de masa arbórea es en Ciudad Jardín y en Ciudad de la Luz, así como en el interior del Cementerio Nuestra Señora Virgen del Remedio, la Universidad, los Castillos y las playas. También le llama la atención la pérdida de palmeras en Benito Pérez Galdós, en pleno centro de Alicante, con 20 alcorques vacíos. En la ciudad hay unas 18.000 palmeras.

Durante su recorrido a pie por Alicante ha descubierto una «gran suciedad» en los barrios de la Zona Norte, y en la parte de atrás del Castillo de Santa Bárbara, la menos visible. Lo mismo ocurre en la fortaleza de San Fernando, «está limpio en la zona cercana a los edificios y por la cafetería pero no el resto». El autor de la investigación cree que, si no se cuidan, en una década se perderá la mitad de los árboles que hay en Alicante. De ser así la sensación de calor se disparará. «Si se pierde arbolado, la ciudad tiene menos zonas de sombra, y empeora su confort térmico. En ciudades mediterráneas es imprescindible que haya arbolado para dar sombra y rebajar la sensación de calor en verano», afirma el director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante..Calles verdes

Por este motivo, la formación municipal de Compromís reclama la repoblación de arbolado para generar «calles verdes» en Alicante y luchar contra la emergencia climática. Esta medida, que ya se ha puesto en marcha en algunas otras ciudades, puede reducir la contaminación hasta un 30%.

Espacios en la calzada donde hubo árboles, ahora vacíos, en los barrios de San Blas, en las proximidades de la Ciudad de la Luz y en los alrededores del Cementerio. ALEX DOMÍNGUEZ

«La idea es generar calles verdes que sean sumideros naturales de carbono, con plantas autóctonas y adaptadas a nuestro clima. Esta medida es una de las principales para implantar en la ciudad un plan de choque verde, donde de calle a calle se planten árboles y arbustos, e incluso donde sea posible, muros de verde en fachadas o techados», explicó el concejal Rafael Mas. Este tipo de proyectos consideran que no solo ayudarán a revertir la desaparición de más de 4.000 árboles de las calles de la ciudad en los últimos cinco años, «sino que también es el primer paso para una ciudad más amable y sostenible». Esta actuación ha de incluir también «iniciativas para la peatonalización y dinamización de las futuras calles verdes de Alicante y son complementarias a la peatonalización, reducción del tráfico y transición ecológica con energías renovables».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats