30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cierre del trasvase aumenta un 75% el uso de agua desalada para cubrir el abastecimiento

La Mancomunidad de Canales del Taibilla recibió 24 hm3 del Tajo en 2020, teniendo que comprar un 135% más de caudal en la planta de Torrevieja e incrementar la producción en sus desaladoras

Embalse de Bolarque, punto desde donde se bombea el agua para alimentar el trasvase.

Embalse de Bolarque, punto desde donde se bombea el agua para alimentar el trasvase.

La reducción de un 28% (24 hm3) de los aportes de agua del trasvase Tajo-Segura durante el pasado año hidrológico forzó a que la Mancomunidad de Canales del Taibilla tuviera que incrementar en un 75% el uso de agua desalada, bien comprándola en la macroplanta de Torrevieja (18 hm3) o aumentando la producción en las plantas propias de Aguamarga (61hm3), para garantizar el abastecimiento urbano. En total, la Mancomunidad utilizó 197 hm3, de los que 80 hm3 fueron agua desalada, 62 hm3 del trasvase del Tajo, 56 hm3 del río Taibilla. La Mancomunidad abastece de agua potable a 34 municipios de la provincia que, de momento, no han subido el recibo del agua pese a que el precio del caudal desalado es mas caro.

El balance de la Mancomunidad de Canales del Taibilla coincide con un nuevo dato espectacular en relación al aumento de las reservas en la cabecera del Tajo. Los embalses de Entrepeñas y Buendía almacenan estas semana un total de 854 hm3, 155 hm3 más que el pasado 1 de febrero por lo que el lunes, 1 de marzo, corresponderá aprobar, de nuevo, el trasvase máximo de 38 hm3. Cantidad que incrementará la deuda pendiente por el cierre por obras hasta los 136 hm3 de agua porque el trasvase sigue, de momento, cerrado.

En este sentido, la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) ha sacado a licitación por un importe de 138.360,58 euros, la redacción de cinco proyectos necesarios para la ejecución de las actuaciones de adecuación, reparación y mejora de ciertas infraestructuras del postrasvase Tajo-Segura.

El objeto de esta actuación es definir las actuaciones de reposición y mejora precisas en la infraestructura del canal del postrasvase, tras más de 40 años de funcionamiento, que permita continuar de una manera más eficaz y eficiente, con el suministro en alta tanto para el abastecimiento como para los regadíos de los volúmenes que les correspondan en función de los autorizados por el Ministerio para la Transición Ecológica en cada momento. La licitación se plantea por lotes. El primero para la estabilización y adecuación del vaso de la balsa de La Muela, el segundo la mejora y adecuación de la estación de bombeo del embalse de Algeciras, el tercero el acondicionamiento electromecánico general de la impulsión de Alhama, el cuarto la mejora de la capacidad de la rambla del Derramador y minimización de sus pérdidas, y el último para la implantación de un sistema de seguridad física y vigilancia de las presas del postrasvase.

El plazo de presentación ofertas finaliza el próximo 8 de marzo. La Confederación sostiene que es un objetivo estratégico optimizar desde todos los puntos de vista, la situación de las infraestructuras hidráulicas que gestiona, incrementando la partidas de conservación, mantenimiento, reposición y mejora.

Sin respuesta

Por otro lado, el Sindicato Central de Regantes del Trasvase Tajo-Segura espera desde el pasado verano la respuesta al informe remitido al Ministerio para la Transición Ecológica por el que reclamó que aplace, en principio hasta 2022, la intención de recortar el caudal que envía todos los meses a Alicante y Murcia, y espere a tener actualizados los planes hidrológicos del Tajo y el Segura (finales de 2021) para conocer exactamente la disponibilidad de agua, que en estos momentos es de total normalidad. Los regantes reaccionaron tras constatar la intención firme del Ministerio de modificar las reglas de explotación del trasvase para, según sus técnicos, garantizar que haya agua todo el año. Algo que, no obstante, recortaría en 50 hm3 el trasvase anual, lo que sería letal para la agricultura, que no puede pagar el agua desalada.

El informe de los agricultores analizó el comportamiento del sistema de explotación del trasvase, asumiendo los criterios marcados en la legislación vigente que regula la transferencia. En el fondo, los regantes del trasvase no ven otra intención en el Ejecutivo, que recortar el agua del Tajo que llega a la provincia y Murcia y sustituirla por la desalada en la planta de Torrevieja, siguiendo la hoja de ruta que en su día marcara la entonces ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona.

Casi 400 millones para mejorar la gestión y ahorrar energía

La Macomunidad tiene previsto invertir en los próximos 10 años un total de 380 millones de euros para reducir el gasto energético, digitalizar la red y evitar fugas de agua en sus canalizaciones. El objetivo es haber reducido en 2030 un 40% la emisiones de carbono a la atmósfera y evitar la emisión de gases de efecto invernadero. Para ello se va a incrementar la producción de energía fotovoltaica con nuevas estaciones solares en Alicante, San Vicente, en la Vega Baja y Murcia. El objetivo es ahorrar 44,3 millones de kilowatios/hora al año y evitar la emisión de 14,8 millones de kilos de CO2. Para financiar el conjunto de actuaciones se recurrirá a fondos propios, partidas de Bruselas y del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía.

Compartir el artículo

stats