30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Inseguridad, suciedad, okupas… Así son los barrios más pobres de la provincia de Alicante

La provincia de Alicante tiene el triste honor de contar con algunos de los barrios más desfavorecidos de toda España

Isabel Gallego, en la puerta  de su casa en el barrio de Colonia Requena, en Alicante.

Isabel Gallego, en la puerta de su casa en el barrio de Colonia Requena, en Alicante. RAFA ARJONES

Philip Alston, relator especial sobre la extrema pobreza y los derechos humanos de la ONU, dio un buen tirón de orejas al Gobierno de España tras permanecer doce días en nuestro país, recorriendo las zonas más pobres y hablando con quienes peor lo están pasando.

«En España hay familias que tienen un dilema: o poner la calefacción o comprar comida», fueron algunas de las declaraciones más contundentes de Alston, quien hizo hincapié en el sentimiento de abandono de las familias que más sufren la pobreza.

Un sentimiento que también predomina a pie de calle, en los barrios más pobres de Alicante. La provincia tiene el triste honor de contar con algunos de los barrios más pobres de toda España. Es el caso de Juan XXIII, en la ciudad de Alicante, donde las rentas medias anuales por habitante no sobrepasan los 6.000 euros, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). En este barrio hay personas que subsisten gracias a la ayuda de los vecinos «y otras que directamente buscan en los contenedores», lamenta Celia Campelo, presidenta de la asociación de vecinos de Juan XXIII. La ocupación ilegal de viviendas se ha convertido en un problema de dimensiones descomunales, lo mismo que la seguridad o la falta de limpieza. «Echas comida a las palomas y salen ratas de todos los rincones», lamenta una vecina, que prefiere mantener el anonimato.

Juan XXIII (Alicante), una de las zonas más pobres de España

Juan XXIII (Alicante), una de las zonas más pobres de España Rafa Arjones

Juan XXIII tiene el triste honor de ser uno de los barrios más pobres de España, con una renta media anual que apenas supera los 6.000 euros por persona. Nació como un barrio para trabajadores, en un lugar privilegiado de Alicante, con un diseño urbanístico innovador. Actualmente la basura campa a sus anchas, la ocupación ilegal de viviendas se ha convertido en un cáncer para el barrio y la inseguridad hace que muchos de sus vecinos vivan atemorizados. El comercio prácticamente ha desaparecido y hay un elevado grado de absentismo escolar.

En el vecino barrio de Colonia Requena la situación no es mejor, con ejemplos como el de Isabel Gallego, quien vive con su hijo, que está en paro, y una pensión de 600 euros. «Los servicios sociales no me dan ningún tipo de ayuda y eso que necesito arreglar el baño porque tengo cáncer de huesos y me he caídos dos veces». En la asociación de vecinos están acostumbrados a ayudar a los residentes más necesitados, pagándoles recibos o llevándoles comida.

En Elche, uno de los barrios más humildes es el de Los Palmerales. Se trata de una zona residencial que surgió en los años 80 con la construcción de 15 bloques de viviendas de promoción pública, de los que se derribaron varios hace unos años por su estado de conservación. Estas viviendas fueron destinadas en su momento a población con escasos recursos. Actualmente, el barrio lo sigue formando gente humilde, y desde 1988 fue declarado por la Generalitat Valenciana Barrio de Acción Preferente para su regeneración y para la promoción del bienestar social.

Los Palmerales (Elche), un barrio en plena remodelación

Los Palmerales (Elche) Antonio Amorós

El barrio de Los Palmerales fue declarado por la Generalitat en 1988 Barrio de Acción Preferente para su regeneración. Actualmente, buena parte de los bloques de viviendas está en plena remodelación. «Siempre hemos sido un barrio de gente muy humilde y trabajadora. La mala fama por el tráfico de drogas es un lastre que nos tenemos que quitar, pues ya no es así», señala Yolanda Simón. Con apenas comercios en la zona, hostelería y servicios, «hay mucho paro y la gente se dedica a vender en los mercados, al calzado o a pillar cualquier empleo que puedan, trabajar donde sea», dice otro vecino.

Algezares (Alcoy), edificios que se derrumban

En Alcoy, la zona de Algezares y el entorno de los nuevos juzgados es una de las más degradadas de Alcoy, junto a la plaza de Les Xiques y las calles adyacentes, y El Partidor. Todas ellas se encuentran en el casco antiguo de la ciudad y han sufrido durante el último temporal derrumbes de edificios. La gente que vive en ellas es principalmente mayor o en riesgo de exclusión social.

Algezares (Alcoy), edificios que se derrumban Juani Ruz

La zona de Algezares es una de las más degradadas de Alcoy y con las lluvias sufrió el año pasado varios derrumbes. Andrea Mayor es de las pocas jóvenes que residen en estos entornos y lamenta que «se haya llegado a esta situación». En su opinión, «ahora se está culpando al Ayuntamiento, pero no es cosa sólo de este gobierno, sino de todos los anteriores. Ninguno se ha dedicado a arreglar nada, sólo a poner mármol en las calles principales, por las que transcurren las fiestas». La situación que se vive en las citadas zonas es de «dejadez absoluta».

Edificio Playmon (Benidorm), tráfico de drogas y prostitución

El edificio Playmon se ha convertido en el principal foco de inseguridad en Benidorm. Los vecinos aseguran que han intentado hacer frente a los grupos organizados que trafican y ejercen la prostitución, «pero son muy agresivos y tememos por nuestra integridad».

La Policía, lamentan los residentes, actúa «cuando denunciamos y ante ciertos incidentes puntuales, pero eso no acaba con el problema de raíz». Además, los residentes están atemorizados y aseguran que si se enteran de que alguien ha denunciado o que los delata ante la prensa, puede haber represalias.

Edificio Playmon (Benidorm), tráfico de drogas y prostitución David Revenga

En Benidorm, la mayor zona de degradación se concentra en torno al edificio Playmon. El principal problema para sus vecinos es la inseguridad que se vive en este inmueble. «Aquí hay gente que vende droga y que ejerce la prostitución, se trata de grupos organizados que se dedican a estas actividades. Además, ocupan pisos en los que llevan a cabo estas prácticas». A algún vecino le han llegado a quemar la puerta o le han hecho pintadas.

La Tafalera (Elda), un viaje en el tiempo por la España más pobre

La Tafalera de Elda es el barrio más degradado y marginal del Medio Vinalopó. En sus viejas casas, asediadas por otras en plena ruina, viven unas cuarenta familias y el sentir general es que están «abandonados» por el Ayuntamiento. «Por el que hay ahora y por todos los que han pasado en los últimos veinte años», puntualiza el presidente de la Asociación Cultural Gitana de Elda, Luis Fernández Moreno. «Ningún gobernante nos hace caso y aquí vivimos sin luz en las calles, sin un parque infantil, con basura y suciedad por todas partes, el asfalto lleno de agujeros y con el peligro de los coches que pasan por el Paseo de las Moras donde juegan los niños», detalla el responsable del colectivo.

La Tafalera (Elda), un viaje en el tiempo por la España más pobre Áxel Álvarez

La Tafalera es el barrio más degradado y marginal del Medio Vinalopó. Transitar por sus deterioradas y sucias calles es retroceder varias décadas atrás. La droga y la delincuencia siguen presentes aunque su incidencia es mucho menor que en décadas pasadas. Desde los años 80 hasta la actualidad se han planteado planes urbanísticos para acometer una restauración integral. Algunos proyectos aspiraban, incluso, a recibir fondos de la UE. Pero nada se ha hecho y la estampa visual que ofrece La Tafalera se asemeja, cada vez más, a una favela brasileña.

El Poblao (Villena), huida de los antiguos vecinos

En Villena el barrio de San Francisco de Asís, conocido popularmente como «El Poblao», es uno de los más conflictivos de la provincia. Su deterioro urbanístico y social avanza al mismo tiempo que aumenta la inseguridad y la insalubridad.

Las operaciones antidroga son frecuentes, numerosos pisos han sido «okupados» para ocultar plantaciones de marihuana, los gallos de pelea se «entrenan» en las calles y las diferencias entre clanes han acabado en reyertas o se han dirimido a tiros. El otro gran problema es el absentismo escolar y la marginalidad.

El Poblao (Villena), huida de los antiguos vecinos Áxel Álvarez

En la barriada El Poblao de Villena viven unas 3.000 personas, la mayoría marroquíes, búlgaros y españoles de etnia gitana, y los antiguos vecinos han abandonado sus casas para desplazarse a otras zonas de la población ante la creciente degradación del barrio. Se trata de una de las zonas más conflictivas de la provincia y los intentos del Ayuntamiento desde hace más de un década por mejorar la convivencia vecinal, combatir la delincuencia y las conductas incívicas tampoco están teniendo el resultado deseado.

Pisos Rojos (Torrevieja), marginalidad a escasos metros de la playa

En Torrevieja, los conocidos popularmente como «pisos rojos» fueron levantados en la década de los noventa por el Ayuntamiento como una promoción de vivienda pública. Están ubicados a escasos doscientos metros de la bahía de Torrevieja y la playa, donde menos podría esperarse un problema de marginalidad. Bautizados con el nombre del entonces alcalde «Pedro Hernández Mateo» tres décadas después la degradación de algunas viviendas, en especial las todavía consagradas al alquiler social, ha obligado al Ayuntamiento a tapiar pisos para evitar ocupaciones. Algo que afecta una pequeña parte del total de los pisos habitados pero que condiciona el día a día del resto del barrio.

El bajo nivel de renta de las familias residentes, el paro y la proliferación de actividades de economía sumergida también han favorecido esa situación pese a que el objetivo inicial era el de resolver el problema de acceso a la vivienda de muchas familias.

Pisos Rojos (Torrevieja), marginalidad a escasos metros de la playa

Pisos Rojos (Torrevieja), marginalidad a escasos metros de la playa D.P.

Los conocidos como «pisos rojos» de Torrevieja son en su mayor parte una barriada residencial sin problemas de seguridad -rodeada de promociones de viviendas turísticas de los años 80, impulsadas por su cercanía a la playa del Acequión-. Pero el uso de algunos pisos como puntos de venta de droga ha provocado en los últimos años intervenciones policiales y una mayor presencia de fuerzas de seguridad y conflictividad. Todo pese a que la demanda de estas viviendas de titularidad pública tiene una lista de espera de 200 familias.

El Rabaloche (Orihuela), de barrio emblemático al abandono total

En Orihuela, el Rabaloche tiene el dudoso honor de ser el barrio más degradado. El aumento de la delincuencia es uno de los problemas que más preocupa a los vecinos. La higiene deja mucho que desear en algunas zonas de este degradado barrio donde es habitual ver por sus esquinas el trapicheo con las drogas. «Algunos jóvenes no encuentran trabajo y se tienen que buscar la vida de alguna forma», justifica un vecino que prefiere no dar su nombre. La tasa de paro crece casi al ritmo que la delincuencia y la ocupación de viviendas.

El Rabaloche (Orihuela), de barrio emblemático al abandono total Tony Sevilla

Es el barrio más emblemático de Orihuela; sin embargo, el Rabaloche de Orihuela hace mucho tiempo que dejó de ser conocido por ser el primer arrabal que tuvo la ciudad, el Raval Roig (de ahí lo de Rabaloche), a conocerse por su degradación y su, cada vez más evidente, abandono. El Ayuntamiento de Orihuela, a través de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (EDUSI), va a invertir. en los próximos dos años, un total de 632.000 para la integración social y laboral de colectivos discriminados o desfavorecidos.

Un tercio de la población de Alicante, en riesgo de pobreza

En la provincia de Alicante, un tercio de la población está en riesgo de pobreza, entre ellos 113.000 menores de 16 años, según los últimos datos recogidos por entidades sociales como la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social. Todo pese a que llevamos unos años de cierto respiro económico y cuando parece que llama a nuestra puerta una nueva recesión económica.

¿Por qué se mantienen estas elevadas cifras de pobreza pese a la recuperación económica de los últimos años?

Para el sociólogo Daniel la Parra la respuesta está en la debilidad del mercado laboral en nuestro país. «El trabajo es el principal mecanismo para salir de la crisis y nos encontramos con que los trabajadores pobres sigue existiendo, como antes de la crisis, e incluso su número es superior al de hace unos años, con salarios muy bajos y pocas horas de cotización». La Parra recuerda además que España parte de unos niveles de exclusión social muy elevados que son endémicos. «Antes de la crisis España ya era un país desigual y con unos niveles de pobreza muy altos en comparación con países europeos de nuestro entorno». La crisis en este sentido no ha hecho más que «agudizar algo que ya existía y la recuperación económica sólo nos ha hecho acercarnos a una situación anterior a la crisis».

Fachada de una casa en el barrio del Cementerio en Alicante Pilar Cortés

En este contexto de pobreza, las ayudas que ofrece el Gobierno son escasas, como alertó el relator de la ONU y como dejan patentes los datos en la Comunidad Valenciana. La renta valenciana de inclusión sólo beneficia al 3,1% de la población bajo el umbral de la pobreza, como se desprende de un informe elaborado por la Asociación estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales. En este sentido, la Comunidad Valenciana es la tercera por la cola en cobertura de este tipo de ayudas. Sólo están peor Andalucía (1,8%) y Castilla La Mancha (1,6%). Con un mercado laboral raquítico y una débil red de ayudas, la pobreza se cronifica. «La tragedia es que muchas personas están en un proceso de exclusión porque llevan tiempo sin empleo y tampoco lo encuentran por la edad. Esto supone una cronificación de la pobreza, ya que su única expectativa es sólo cobrar la pensión, que además suelen ser muy bajas, cerca de las no contributivas», afirma La Parra.

Información elaborada por Pino Alberola, Carlos Mora, Rubén Míguez, Pérez Gil, Iván J. Iniesta, Cristina Serrano y David Pamies.

Compartir el artículo

stats