Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los profesores son reacios a dar juntas Matemáticas y Biología en segundo de ESO

Educación detecta buenos resultado este año en primero de Secundaria y ofrece respaldo a los que sigan enseñando por áreas el curso próximo - Los docentes dicen que se pierde calidad

Una clase de Matemáticas en uno de los institutos de la provincia. | JOSE NAVARRO

Una clase de Matemáticas en uno de los institutos de la provincia. | JOSE NAVARRO

La decisión de Educación de ampliar a segundo de ESO la innovación pedagógica de impartir varias asignaturas por el mismo profesor genera un amplio rechazo entre los docentes de Matemáticas consultados por este diario.

Aunque la implantación de la enseñanza unificada de asignaturas en primero de ESO, de forma pionera este curso en la Comunidad, ha conseguido un respaldo prácticamente unánime por parte del profesorado, su continuidad en segundo de Secundaria no lo ven con tan buenos ojos. Perciben que se pierde calidad y profundidad en la enseñanza. «Nunca podré enseñar Biología como el especialista, y viceversa», subraya Feliciano Soto desde el IES Babel.

Aunque admiten que el nuevo método exige un mayor esfuerzo, porque implica que el especialista de Matemáticas imparta al mismo tiempo Biología o Tecnología, a elección de cada centro, perciben que los alumnos de primero de ESO están respondiendo bien y que en general han mejorado, pero de cara al segundo curso ya no le ven ventajas.

La metodología se implantó con el propósito de que el alumnado que procede de sexto curso de Primaria no perciba un cambio tan brusco al incorporarse al instituto. Desde Educación recalcan que no implica «infantilizar» la enseñanza sino de continuar con el trabajo que llega de Primaria a nivel interdisciplinar, con proyectos y de forma globalizada. «Es una forma de trabajar la enseñanza menos compartimentada y está dando muy buenos resultados en primero» aseguran desde el departamento que dirige el conseller Vicent Marzà. «Por eso hemos propuesto mantenerlo y acompañar y respaldar a los que quieran ampliar el modelo a segundo de ESO», insisten.

«Es volver al sistema de enseñanza tradicional. Me gustaría ver las estadísticas de los resultados para sacar conclusiones más razonables» insiste Soto. Añade que hay «contenidos imprescindibles y si no los incorporas no los puedes recuperar en ninguna situación».

En su mismo instituto, la jefa de departamento, Noelia Armengol, admite que no puede abarcar las Matemáticas como le gustaría, aunque le ha gustado el método con los alumnos de primero «intentando que unan contenidos. No es fácil pero lo intentamos, y a los alumnos les gusta», opina. Las dudas sobre Biología aprovecha para resolverlas cada semana con la propia especialista ante los alumnos en el aula.

Sin embargo, en segundo curso «ya no lo veo», añade esta docente. «¿Física y Química con Matemáticas?, eso debería impartirlo cada especialista, que para eso lo somos», puntualiza.

A Pau González, en el Instituto Jorge Juan de Alicante, también le ha gustado aplicar esta enseñanza innovadora en primer curso, aunque considera que hace falta más rodaje. «Se trabajan competencias y los alumnos están contentos», reconoce. En su centro han unido Matemáticas y Tecnología y han creado un jardín vertical, diseñado un logo, incluyendo el stock, el IVA y los porcentajes, que entran en el temario.

«Suaviza el paso del colegio al instituto», abunda, pero también recela de prorrogarlo en segundo curso, «habría que verlo, parece un poco precipitado, hay que seguir evolucionando el proyecto para mejorarlo aunque tampoco me parece una locura», admite.

Otro profesor en San Vicente del Raspeig resume que se controla mejor a los alumnos y en primero es «positivo», pero que si ampliarlo a segundo es voluntario «lo más probable es que no lo hagamos. No te puedes permitir cierta pérdida de calidad a medida que avanzamos de curso», sostiene.

Desde Educación concluyen que «no se desatiende ningún contenido porque están integrados, no fragmentados por áreas, el trabajo interdisciplinario. Las tareas se basan en contextos reales -añaden-, y aumenta la motivación del alumnado porque tiene un sentido». Y enfatizan que no todas las materias se organizan por ámbitos de aprendizaje, «de hecho, el currículo actual permite continuar con proyectos interdisciplinarios en todos los niveles de ESO».

Compartir el artículo

stats