Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La familia se realoja

Los juzgados para resolver pleitos de divorcios y custodias se trasladan a una nueva sede para acabar con el hacinamiento

Interior de las nuevas dependencias judiciales.

Interior de las nuevas dependencias judiciales.

Dos de los tres juzgados de Familia de Alicante cuentan desde esta semana con una nueva sede. Los juzgados de Primera Instancia 8 y 13 de Alicante se encuentran en un local que ha sido acondicionado por la Conselleria de Justicia y donde se han invertido 660.000 euros para su reforma. El tercero, Primera Instancia 9, permanecerá en la sede de la calle Los Doscientos. La situación a causa de la pandemia se había vuelto insostenible, ya que el local carecía de ventilación y el personal se quejaba de problemas de hacinamiento, antes incluso del covid.

Los tres juzgados, que se encargan de resolver pleitos de familia y las peticiones de incapacidades, han sido repartidos entre estas dos sedes, que se suman a las que se han tenido que alquilar fuera del Palacio de Justicia por la falta de espacio. Además de estos dos locales, hay otros alquilador para el juzgado de cláusulas suelo, el nuevo Mercantil y otros dos más dedicados a resolver pleitos civiles. La previsión es que la construcción del futuro edificio permitirá acabar con esa dispersión de sedes judiciales en locales arrendados por culpa de la falta de sitio.

El nuevo local cuenta con 642 metros cuadrados y alberga un total 24 funcionarios, jueces, letrados de la administración de justicia. La Conselleria considera que con estas obras se mejoran las dependencias para el trabajo de la plantilla de los dos órganos judiciales trasladados, así como los espacios comunes para atender al ciudadano y una sala de entrevistas. El juzgado de Primera Instancia 9 se queda en las dependencias que ocupaban los otros dos órganos, junto con el gabinete psicosocial, hasta ahora y con la duda de si no tendrán que albergar alguno de los nuevos órganos judiciales que se creen a partir de ahora.

Fachada de la nueva sede para dos de los juzgados de Familia. | PILAR CORTÉS

La atención al público se había disparado a raíz de la declaración del primer estado de alarma, la suspensión de los plazos judiciales con motivo del covid y las peticiones de las parejas separadas para modificar el régimen de visitas de los hijos. Tan limitados estaban los espacios que todas las personas que tenían citación debían esperar en la calle, hasta que fueran llamadas para entrar. Desde la Conselleria se insiste en que la anterior sede cumplía con la normativa sanitaria y cuenta con un plan específico en caso de cualquier contingencia.

Durante los dos últimos meses se ha estado trabajando en las obras para acondicionar el local a los nuevos juzgados. A lo largo de los últimos días se ha ido completando el traslado a la nueva sede y desde esta semana ya se están funcionando con normalidad. La sede cuenta con ventilación natural, al contrario de lo que ocurría en los locales anteriores.

Compartir el artículo

stats