Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La patronal turística cifra en 1.200 millones de euros las pérdidas dejadas por el covid en la Comunidad Valenciana

El sector hotelero no espera una normalización de la actividad hasta finales del verano, conforme se vaya reactivando la movilidad internacional

Benidorm va a abriendo poco a poco hoteles pero sigue con el 50% de la planta cerrada este junio.

Benidorm va a abriendo poco a poco hoteles pero sigue con el 50% de la planta cerrada este junio.

Con unos datos aún muy alejados de la situación de 2019, el sector hotelero de la Comunidad Valenciana encara la temporada de verano con una perspectiva más optimista que la del pasado año pero aún bajo el signo de la prudencia, según ha advertido hoy en Valéncia la patronal Hosbec. El aumento de las reservas, y la apertura de establecimientos - se prevé una apertura general del  70% de la planta hotelera en julio, en la Costa Blanca y alcanzar el 100% de aperturas en Valencia y Castellón este verano - así como la posible relajación de medidas como el uso de la mascarilla o la implantación del pasaporte europeo auguran un verano algo mejor que el anterior, pero con una ocupación irregular, mucho mayor durante el fin de semana que entre semana. Según han asegurado los representantes de la patronal en rueda de prensa, la ocupación actual está al 50% respecto a 2019, año a cuyas cifras no está previsto acercarse hasta 2022.

Los hoteleros insisten en que el caso de Reino Unido es preocupante, tal y como han asegurado los representantes de la patronal, que esperan empezar a recibir visitantes británicos a finales del mes de julio en el mejor de los casos o, si la situación continuara complicada, en septiembre en las previsiones menos optimistas. El Gobierno británico tiene mucho miedo de las variantes y de la importación nueva de contagios, así que el sector espera que continúen las restricciones del semáforo de destinos hasta mediados del mes de julio. Están vigilando no sólo los datos de incidencia acumulada, sino también la secuenciación del genoma en los test que se realicen para tener la total trazabilidad de variantes y mutaciones del virus. El esfuerzo por lograr porcentajes importantes de vacunación en Reino Unido y en Europa va a aplazar entre 3 semanas y un mes la decisión de abrirse a los mercados internacionales.

Además, la Unión Europea está negociando con el Gobierno de Boris Johnson la equiparación bilateral del pasaporte sanitario: "tenemos algo de fe en el pasaporte sanitario europeo. A ver si la diplomacia consigue que los británicos se sumen y de esa manera facilitar los viajes” ha señalado Federico Fuster, vicepresidente de Hosbec.

 El sector hotelero atraviesa una situación realmente complicada, con pérdidas valoradas en más de 1.200 millones de euros y una pérdida media del 80% respecto a los ingresos razonables de las empresas. Es el que más empresas cerradas tiene en este momento: el 70% de los hoteles de la Comunidad Valenciana han estado cerrados durante los últimos 15 meses, y el 40% no ha ingresado ni un solo euro en este periodo. Además, según han señalado desde Hosbec, el periodo medio de apertura de los establecimientos ha sido de 84 días de los últimos 450.

 Sin acceso a ayudas

Uno de los puntos centrales de la intervención ha sido la falta de apoyo por parte de la Administración. “No hemos recibido ayudas”, ha asegurado Federico Fuster, vicepresidente de la patronal.  Hosbec denuncia que sector hotelero no han podido acceder a las ayudas del Plan Paréntesis, el Plan Resistir +, ni a los créditos del Instituto Valenciano de Finanzas por no ser pymes en una gran parte de los casos, al superar los 250 trabajadores. “Ante este panorama, hemos pedido a la Generalitat la dotación de un plan específico para el sector hotelero orientado a ayudar a las empresas a afrontar un futuro que no sabremos si podremos superar. Nuestro objetivo es que las empresas sigan siendo rentables, o al menos sobrevivan los próximos meses”, ha señalado Fuster.

La patronal ha reclamado también el apoyo de los ayuntamientos de los municipios turísticos más importantes de la Comunitat Valenciana: Alicante, Benidorm y València para hacer frente a las grandes pérdidas que afronta el sector.

Mientras Alicante y Benidorm sí que han hecho una propuesta de ayudas y han salido al rescate del sector, València no solo no ha dado ayudas sino que ha incrementado impuestos como el IBI y el IAE en 2021, que suponen costes significativos a los establecimientos. Literalmente los responsables de Valencia "han mirado hacia otro lado, sin importarles lo más mínimo la suerte que corran los establecimientos hoteleros de la ciudad". El ejemplo de estas ciudades como Alicante y Benidorm debería extenderse por el resto de municipios con planta hotelera importante, como Peñíscola o Benicassim en Castellón, la ciudad de Valencia o Gandía, y Denia, Calpe, Villajoyosa, Elche o Guardamar y Torrevieja por ejemplo. 

Desde Hosbec han valorado muy positivamente iniciativas como el Bono Viatge de la Comunitat Valenciana, “que ha sido un éxito tanto desde el punto de vista empresarial como del usuario”. Siguiendo esta línea, la patronal ha propuesto, a través de CEHAT, la creación de un Bono España que podría estructurarse con cargo a fondos europeos.

Asimismo, para cubrir el hueco que dejaría el IMSERSO, la patronal propone la creación de un Bono Viaje Senior aprovechando la infraestructura del Bono Viatge, que podría comercializar entre 100 y 200.000 paquetes durante la temporada de invierno.

“Los estudios nos dicen que la puesta en marcha de estos programas de estímulo de la demanda son muy rentables para las arcas públicas: por cada euro que se invierte en este tipo de programas se recuperan 1,5 euros en recaudación de impuestos, seguros sociales, prestaciones por desempleo que se dejan de pagar, además del movimiento económico que genera en las poblaciones beneficiarias del turismo”, ha asegurado la secretaria general de Hosbec, Nuria Montes.

 Por último, el nuevo sistema precios y tramos horarios para el energía eléctrica también va a tener un impacto muy importante en el sector. El nuevo marco tarifario aprobado por el gobierno va a suponer de media un incremento del 10% en la facturación anual de un establecimiento hotelero. Este incremento viene determinado sobre todo porque los periodos de mayor ocupación hotelera (fines de semana y agosto) con el sistema anterior se consideraban periodos valle y ahora dejan de tener esta calificación.  En agosto es cuando el gasto es mayor en cualquier establecimiento hotelero y cuando el consumo en climatización va a disparar la factura de electricidad el próximo verano.  El 15% de los gastos de explotación de un hotel corresponden a gasto energético entre los que el consumo de electricidad es el más importante. 

Compartir el artículo

stats